Miguel Calero, "el show" 1971 - 2012

Semblanza de una leyenda de los tres palos, "El Show", "El Cóndor" o simplemente Miguel, permanecerá en la memoria de sus hinchas.

Este martes 4 de diciembre terminó la historia de uno de los grandes arqueros del fútbol colombiano. Paz en su tumba.
Este martes 4 de diciembre terminó la historia de uno de los grandes arqueros del fútbol colombiano. Paz en su tumba.

El exportero colombiano Miguel Calero, fallecido este martes en un hospital de Ciudad de México, es recordado como un ‘Show’ como un 'Cóndor' por sus espectaculares atajadas en el fútbol de los dos países, en los que se coronó multicampeón con Deportivo Cali, Atlético Nacional y Pachuca.

Calero sufría muerte cerebral desde este lunes en horas de la noche, luego de ser ingresado al hospital hace una semana con una embolia.

Nacido el 14 de Abril de 1971 en el municipio de Ginebra, Valle del Cauca, Calero debutó en el fútbol profesional colombiano en el desaparecido club Sporting de Barranquilla en 1990.

Con 1,89 mts de altura y un peso promedio de 82 kilos, Calero se caracterizó desde sus comienzos por sus salidas fuera de su área, al estilo del también colombiano René Higuita, a quien reemplazaría años después en el arco del Atlético Nacional de Medellín.

A su osadía en el campo de juego se sumaban fantásticas estiradas que recordaban a los viejos porteros, y a ello mezclaba un fuerte carácter, dentro y fuera del estadio, que sin embargo no era obstáculo para demostrar un buen sentido del humor. Todo ello le valió para ganar la etiqueta de hombre 'show'.

En el segundo semestre de 1991 Calero asumió la titular del Deportivo Cali en reemplazo del seleccionado boliviano, Carlos Trucco.

El equipo azucarero se convirtió en la verdadera escuela del portero colombiano, quien un lustro después y gracias a su destacada figuración, logró llevar al Cali al campeonato tras 22 años de sequía, fue en 1996 cuando “El Show” gritó campeón por primera vez en el fútbol colombiano defendiendo los colores del Deportivo Cali.

En 1998 es el Atlético Nacional, uno de los clubes más importantes de Colombia y campeón de la Copa Libertadores-1989, el que realiza la más grande transacción en la historia entre equipos locales adquiriendo el pase de Calero por 1,3 millones de dólares.

Rápidamente sus cualidades bajo los tres palos y fuera de ellos enamoraron a la hinchada nacionalista que lo convirtió en ídolo al reemplazar al entonces inigualable René Higuita.

Sus seguidores vieron recompensada esa pasión casi de inmediato con el título de la primera Copa Merconorte, en la que se impuso en la final a su antiguo club: el Deportivo Cali.

Un año después y tras una sequía de cinco, Nacional llegó a la disputa de la final del Torneo local frente al América de Cali y consiguió su séptima estrella. Sin embargo, el portero colombiano no pudo estar en el partido de vuelta, al tener que pagar una fecha por expulsión.

Seleccionado en varias ocasiones para el equipo nacional, Calero disputó seis Copas América y se coronó campeón en la que Colombia disputó como local en 1991, aunque el portero fue suplente, al igual que en la Copa del Mundo-Francia 1998.

En 2000 Calero fue fichado por el Pachuca de México, con el que jugó hasta 2011 cuando se retiró definitivamente del fútbol profesional y asumió como entrenador de porteros del club azteca.

Con Pachuca el portero colombiano, que se nacionalizó mexicano, disputó 495 partidos y alcanzó 10 títulos, cuatro de ellos del torneo local y seis internacionales, entre ellos cuatro de zona de Concacaf, una Copa Sudamericana y una Superliga en Estados Unidos.