Publicidad
Fútbol internacional 24 Feb 2013 - 11:26 pm

Entrevista con Juan Fernando Caicedo

"Soy un jugador potente"

El colombiano, nuevo jugador de Independiente, confía en que con sus cualidades ayudará a que el equipo no descienda.

Por: Daniel Avellaneda/ Corresponsal, Buenos Aires
  • 47Compartido
    http://www.elespectador.com/deportes/futbolinternacional/soy-un-jugador-potente-articulo-406687
    http://tinyurl.com/d8hobzw
  • 0
insertar
Juan Fernando Caicedo posa para la lente de El Espectador. / Santiago Amorós

La historia de Juan Fernando Caicedo es inversa a la que escribió Kobe Bryant, la estrella de Los Ángeles Lakers que creció en Italia y soñó con ser futbolista del Milan AC. Fanático del baloncesto, este chocoano que se crió en Antioquia pudo ser una figura con la pelota anaranjada. De hecho, jugó como aficionado en el Club Las Panteras. Sin embargo, de Chigorodó viajó a Cali. Y en la Academia Boca Juniors comenzó su historia en el fútbol.
El destino ha querido entonces que hoy se lo vincule con otro astro, colombiano como su corazón, que vistió la camiseta de Independiente en tiempos mucho más felices que los actuales. Se trata de Albeiro Usuriaga, nada menos. Y no son pocos los que observan en El Niño, apodo que recibió cuando llegó a Armenia a pesar de esa voz de barítono, un legado de El Palomo.

“No tuve la suerte de conocerlo, pero escuché mucho de él cuando llegué a Cali. De pronto me parezco por la potencia que él tenía y ese deseo de ir siempre al frente. De pequeñitico decían que me asemejaba mucho a Faustino Asprilla. Pero yo no quiero que me comparen con nadie. Lo que anhelo es dejar mi huella con esta camiseta”, le dice Caicedo a El Espectador en el predio Santo Domingo de Villa Domínico, una barriada ubicada en el conurbano bonaerense. Habla bajo un cielo plomizo que parece estar a punto de venirse encima y mientras un grupo de hinchas grita del otro lado del alambrado. Le piden un autógrafo. También, la gorra colorada con el logo de las Grandes Ligas norteamericanas. Porque este portentoso atacante, además del basquetbol, es fanático del béisbol y del reguetón.

No le gusta que lo comparen con Usuriaga. ¿Entonces?

No, no digo eso. El Palomo fue un notable delantero. Y aquí, en Independiente, siempre quedará un buen recuerdo. Fue un referente, tuvo una historia muy bonita con esta camiseta. Lamentablemente, no tuve la suerte de conocerlo. Falleció y la noticia fue muy triste. Que Dios lo tenga en la gloria. Lo que tengo claro es que debo ganarme mi propio lugar en este club. Y para eso, tengo que trabajar muy duro.

Cuando era pequeño, ¿solía mirar algún video de Usuriaga?

Observé mucho fútbol argentino. Miraba a River Plate, a Boca Juniors, también a Independiente. Esta es una de las mejores ligas del continente y es un orgullo poder formar parte de ella.

A Marco Pérez no le fue tan bien...

Marco es un excelente jugador. De pronto no tuvo suerte. Espero poder dar una buena imagen. Ese es mi objetivo.

¿Su máximo referente es Radamel Falcao, como dice la mayoría de los delanteros de Colombia?

Falcao, claro. Y Jackson Martínez. Ellos han marcado a nivel mundial y han dejado el nombre de nuestro país en lo más alto. Para nosotros es algo muy importante, porque nos abre el camino a un fútbol tan competitivo como el que se juega en Europa.

Su llegada de Quindío a Independiente tuvo un paso por Danubio de Uruguay, donde hizo la pretemporada. Se habló mucho de su polémica salida. ¿Ya quedó todo aclarado?

No hay ningún problema. En su momento manifesté cuáles eran los inconvenientes que había tenido con mi familia. Pero Independiente negoció con Quindío y está todo en regla. Es una institución que me dio una gran posibilidad y estoy muy agradecido. Y sé que algún día voy a volver.

¿Y qué le puede aportar a Independiente?

Soy un jugador potente, con buena definición. Soy consciente de que Independiente se juega la vida en cada fecha, por eso tengo que poner todo de mí para salir adelante en esta situación.

La situación de Independiente es atípica frente a esa historia que lo consagró como el “Rey de Copas”. Hoy pelea para salir de la zona baja de los promedios. ¿Cómo se afronta este momento?

Hay que asumir la responsabilidad de la mejor manera, pensando en salir adelante. Si jugamos con la actitud de los últimos partidos, seguramente sacaremos al equipo de este problema. Independiente es un club grande y no merece irse al descenso.

Pero usted llegó y dijo que vino con la ilusión de luchar por el campeonato. ¿Es posible aspirar a la vuelta olímpica bajo esta coyuntura?

Hay que ir paso a paso. Si sumamos los puntos que necesitamos para salir de abajo, sin darnos cuenta nos vamos a encontrar peleando el título. Hay que estar tranquilos y no desesperarse. Es la única forma de evitar que el equipo tenga problemas con el promedio.

¿Imaginaba al fútbol argentino tan pasional como cuando veía los partidos a través de la televisión?

La verdad, me sorprendió el afecto de la gente; son muy cariñosos. Pero sí, era tal cual lo imaginaba. Allá, en Colombia, el fútbol argentino tiene muchos admiradores y para mí jugar aquí es un paso muy importante en mi carrera.

¿Es importante tener a un compatriota como Fabián Vargas en el equipo? ¿Qué fue lo primero que le dijo cuando se incorporó a Independiente?

La verdad, es fantástico. Tener un compañero de la misma tierra, poder cenar comida colombiana junto con él, es maravilloso. Fabián es un hombre extraordinario. Él me anticipó todo lo que iba a vivir desde que llegara a Argentina. Me dijo también que tenía que tomar todo con tranquilidad.

Pero no es fácil estar sereno con la situación complicada que vive Independiente, ¿no?

Sabía que íbamos a jugar con presión. Pero, bueno, para eso estamos, para jugar y demostrar todo lo que valemos.

¿Le va a ganar el puesto a Ernesto Farías, el 9 titular? Porque el técnico, Américo Gallego, suele apelar a un esquema en el que juega un solo delantero.

La titularidad se gana trabajando, dejando hasta la última gota de sudor en cada partido. Lo importante es que el profesor Gallego me ha utilizado en estos partidos. Y eso es muy bueno para ir ganando confianza. Entonces, aunque entre en el segundo tiempo y juegue algunos minutos, hay que hacerlo con responsabilidad para que al equipo le vaya bien. Así, ya vendrán los frutos.
 

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • El Espectador.com te invita a un torneo de artes marciales mixtas
  • Consejo Gremial de Bolívar preocupado por el Túnel de Crespo
  • Policía rescata a niña raptada

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Cargar el celular al lado de la cama mientras se está durmiendo engorda
  • Atlas científico de relaciones sexuales
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio