El 'derbi' de Londres se pintó de azul