Colombianos obligados a botar sus camisetas en el Monumental