Jordan Spieth gana su tercer major: es el campeón del Abierto Británico

Con doce golpes bajo par y, como es habitual, dando una exhibición en el green, el joven de 23 años sigue haciendo historia.

AFP

El genio del putt lo volvió a hacer. El que el jueves cumple 24 años, el joven texano que deslumbra en el green, el poseedor de un talento con el que puede romper la historia, ganó su tercer major. Jordan Spieth es el campeón del Abierto Británico.

El estadounidense, ganador del Masters de Augusta y el US Open en 2015, se impuso este domingo con doce golpes bajo el par del campo del Royal Birkdale Golf Club, en Southport, Lancanshire, Inglaterra.

Spieth dio una exhibición y buscará completar el Grand Slam del golf yendo por el triunfo, dentro de dos semanas, del PGA Champinship, último torneo major de la temporada.

"Desde niño quería jugar en grandes y competir con los mejores del mundo. Las cosas han pasado muy rápido", dijo el golfista de 23 años, segundo del ránking mundial con su victoria en el Open Británico.

Spieth (-12) tropezó en los primeros compases de su última ronda, en la que llegó a ponerse por detrás de su compatriota Matt Kuchar (-9). Cinco bogeys iniciales le iban alejando de la jarra de clarete.

El torneo, que había dominado en los primeros días, parecía escapársele de las manos, pero el joven golfista texano se levantó, se sacudió el polvo acumulado en la búsqueda de tiros errantes y metió tres prodigiosos birdies y un eagle en los últimos hoyos.

"Es uno de los mejores jugadores del mundo", ha dicho de él su caddie, Michael Greller, ex maestro de escuela e ingrediente fundamental del aplomo, la disciplina y la madurez de Jordan Spieth, que ha tenido palabras de agradecimiento para Mike al recibir la jarra de clarete.

Con su victoria en el Open Británico, el joven golfista texano, ganador del Masters de Augusta y el Abierto de Estados Unidos de 2015, repite la hazaña histórica de Jack Nicklaus ganando tres de los cuatro grandes antes de los 24 años, que cumplirá la próxima semana.

En su hazaña de esta semana, Spieth ha sido ser el único por debajo del par durante los cuatro días (65-69-65-69) en Royal Birkdale, bajo el viento del jueves, las tormentas del viernes, el sol del sábado y las dificilísimas posiciones de bandera del domingo.

Desde el año 2000, es la décima vez que un estadounidense gana el Abierto Británico, un torneo inalcanzable desde hace 25 años para los ingleses, que no han amenazado en ningún momento el liderato de la competición en Royal Birkdale.

Con su 12 bajo el par, el mejor resultado de la historia del Open Británico en Royal Birkdale, Spieth ha acabado por delante de Kuchar (-9) y Haotong Li (-6), joven promesa del golf chino.

Después de un estreno en el Abierto de Estados Unidos con 22 traumáticos golpes sobre el par, en su segundo grande a los 20 años de edad, Li se ha anotado una última ronda de 63 golpes, un golpe por encima del récord de mejor ronda en un major marcado en la jornada anterior por el sudafricano Branden Grace.

En esta 146 edición del Abierto Británico se han roto otros récords, como la mayor cifra de asistencia de público fuera de Escocia, con 235.000 espectadores, y los diez millones de dólares de la bolsa de premios, casi un 20 por ciento más que en 2016, de los que Spieth se embolsa casi dos millones. 

Temas relacionados