Murió Roberto de Vicenzo, leyenda del golf argentino

Ganador de un Abierto Británico y famoso por perder el Masters de Augusta 1968 tras un insólito error fuera del campo, el exdeportista falleció este jueves a la edad de 94 años.

El argentino Roberto de Vicenzo, en 2006.AFP

El legendario golfista Roberto de Vicenzo, una de las glorias del deporte argentino, murió este jueves a los 94 años en Buenos Aires, informó su hijo, Eduardo de Vicenzo.

"Mi papá es de todos los argentinos y un poco del mundo también. Ahora sí se transformó en leyenda", dijo el hijo del campeón de golf en declaraciones al canal Todo Noticias.

De Vicenzo, que se inició como caddie en 1932, con apenas 9 años, llegó a ganar 230 torneos alrededor del mundo, incluidos 4 torneos del PGA Tour (el principal circuito estadounidense de golf profesional masculino), y el Abierto Británico, superando a rivales de la talla de Jack Nicklaus y Gary Playe.

En el torneo de golf más prestigioso del planeta, el Masters de Augusta, un error de su compañero de línea, el estadounidense Tommy Aaron, le costó el título. Aaaron le anotó a De Vicenzo cuatro golpes en el hoyo 17, y el argentino había hecho tres para un birdie. Roberto firmó la tarjeta con ese impacto de más. La reglamentación dice que se acepta el registro firmado por el golfista, por lo que, pese al empate en el campo de juego, Bob Goalby se quedó con el Grand Slam.

Luego del hecho, el caballeroso y honesto De Vicenzo manifestó: “Qué estúpido que soy”. Nunca culpó a Aaaron, ni a la organización del torneo. Aceptó la insólita derrota como el grande que fue. 

También tuvo destacadas actuaciones en el Senior PGA Tour, en el que ganó tres veces el Liberty Mutual Legends Of Golf, y el primer US Senior Open en 1980. Obtuvo el PGA Seniors Championship de 1974.

Representó a Argentina 17 veces en la Copa Canadá y la Copa Mundial de Golf, que obtuvo en 1953. (Tiger Woods fue encontrado dormido al volante antes de ser arrestado)

El eximio deportista, que había acuñado la frase "cuanto más entreno, más suerte tengo", había sufrido una quebradura de cadera hace unos meses que afectó fuertemente su salud.

"Hasta los 90 años, mi papá estaba bien, después tuvo un decaímiento anímico. Hace unos meses tuvo un accidente doméstico y se quebró la cadera. Ese fue el desencadenante. Nunca más se levantó y empezó el deterioro neurológico", precisó Eduardo de Vicenzo.

Los restos del golfista serán cremados e inhumados en un cementerio a 60 km al sur de Buenos Aires, para permitir que quienes quieran vayan a despedirlo, apuntó.