El más joven en el Club Colombia Championship

“Sólo intentaré divertirme”: Esteban Jaramillo

Este jueves comienza en el Country Club de Bogotá el torneo de golf más importante de Latinoamérica. El argentino Ángel “El Pato” Cabrera es el gran favorito al título.

Esteban Jaramillo jugará en el club en el que aprendió a jugar golf a los cuatro años. / Óscar Pérez

Esteban Jaramillo se convirtió el año pasado en el jugador más joven en la historia en disputar un torneo del Web.com Tour —segundo escalón del golf estadounidense— al participar en el Club Colombia Championship que se jugó en el Country Club de Bogotá. Con 14 años y 11 meses, el bogotano estuvo presente en los dos primeros días de competencia, pero no superó el corte. No obstante, esa ha sido la experiencia más enriquecedora que ha tenido y ahora, un año después, regresa a este torneo con la motivación de mejorar su resultado y seguir creciendo como golfista. Este jueves, desde la 1:15 p.m., saldrá por el tee del hoyo 10 junto al estadounidense Bo Andrews y el colombiano Camilo Kalozdi. El gran favorito a quedarse con el título de este evento que terminará el domingo, es el argentino Ángel Cabrera, ganador del Masters de Augusta en 2009.

“Me siento mejor ahora. He evolucionado en mi juego, estoy pegándole más largo y creo que eso me va a ayudar para poder tener un mejor resultado. No tengo presión, sólo intentaré divertirme”, le dijo Esteban a El Espectador. A pesar de que su cara sigue siendo de niño, su madurez llama la atención. “En los últimos años ha tenido un trabajo muy fuerte, no sólo en su preparación física sino mental. Eso es una clave en el golf y él ha sabido aplicar muy bien la teoría”, asegura Robert Herrera, su profesor de toda la vida en el Country Club de Bogotá y quien por segundo año consecutivo será quien le lleve la talega de golf en este torneo.

Cerca de cumplir 16 años, Esteban sigue estudiando en el Colegio Nueva Granada de Bogotá. Su rutina diaria sigue siendo levantarse muy temprano para ir a estudiar y acostarse muy tarde tras un largo día de entrenamiento. Lina y Mario, sus padres, así como su hermana Sofía, son un apoyo constante para él. “Yo lo acompaño porque es su pasión. Es una tarea grande estar a su lado, porque vivimos en La Pradera de Potosí, en La Calera, y hay que hacer largos trayectos. Pero eso hace parte del papel de uno como padre”, destaca Mario, quien con orgullo cuenta que su hijo ha evolucionado mucho en su juego y también como persona.

“La experiencia del año pasado se juntó con un tema de maduración de su juego. Durante muchos años venía luchándola, pero en el fondo no se le estaban dando los grandes resultados. Internacionalmente no le iba tan bien, pero esa madurez que le dio el participar en el Colombia Championship fue impresionante”, destaca Mario.

En esos dos días vivió experiencias nuevas, como jugar ante una gran cantidad de gente mirándolo, así como compartir con profesionales. A los ocho días participó en un torneo en el Club Militar y ganó sobrado. Luego, en Brasil, participó en uno de los eventos de la Faldo Series, competición en la que juegan menores de 21 años. En su categoría quedó de primero y en el total fue segundo. Unos meses más tarde viajó a Inglaterra para participar en otro evento de la Faldo Series y allí, en condiciones climáticas extremas, se metió en el top 10.

A finales de 2016 estuvo en el Doral Junior y en el Honda Classic Junior, con un sexto y un tercer lugar respectivamente. “Esos resultados seguramente le darán confianza para sentirse más cómodo en este torneo del Web.com Tour”, destaca su entrenador, Robert Herrera.

“Mi sueño sigue siendo ser un jugador profesional, pero no me pongo presión yo mismo. Sólo quiero preocuparme por disfrutar cada oportunidad que tengo de jugar golf y sé que si sigo haciendo las cosas de la manera que las he hecho, los resultados llegarán”, comenta Esteban, siempre prudente y tranquilo.

De hecho, no le pone mucha atención a la oportunidad que tiene de compartir con legendarios del deporte en Latinoamérica, como el Pato Cabrera, pues eso lo podría distraer. “Es muy emocionante tenerlo al lado, verlo de cerca y aprender. Pero no debo pensar mucho en eso sino centrarme en mi juego”, dijo Jaramillo el día de la presentación del torneo, en referencia al argentino, a quien vio por televisión cuando era pequeño y hacía swings de práctica con palos de plástico.

Su cupo para jugar en el Club Colombia Championship 2017 lo ganó sin mucho sufrimiento. Era algo con lo que venía soñando desde hace mucho tiempo y por eso con dos rondas de siete golpes bajo par quedó en el primer lugar del clasificatorio, a 10 golpes de ventaja del segundo. “Este campo del Country lo conocemos muy bien, pero a este nivel se pone mucho más difícil. Los rough los dejan más altos. Además, a diferencia del año pasado, en Bogotá ha hecho sol y eso hace que los greens estén muy rápidos. Hemos trabajado mucho en eso y esperemos que los resultados se den”, comentó un emocionado Robert Herrera, quien recuerda que en 2002 le cargó los palos a su hermano, Eduardo Herrera, cuando hizo parte del PGA Tour, y hacerlo varios años después con su alumno estrella “es algo muy lindo”.

A Esteban aún le faltan dos años para graduarse del colegio, pero su sueño es ir a una universidad de Estados Unidos en la que lo puedan becar por su golf y luego conseguir la tarjeta profesional que le permita comenzar a escalar para llegar a su gran objetivo: el PGA Tour, máximo circuito del golf mundial, en el que se encuentran los colombianos Camilo Villegas y Juan Sebastián Muñoz, ganador del Club Colombia Championship el año pasado.