Deportes 10 Ago 2012 - 7:47 pm

Dice Pajón, la única medalla de oro en Londres 2012

Mariana Pajón: En la pista soy como un animal

Sonriente, tranquila y paciente. Mariana Pajón volvió a su estado natural afuera de las pistas.

Por: Del enviado especial
  • 217Compartido
    http://www.elespectador.com/deportes/mariana-pajon-pista-soy-un-animal-articulo-366664
    http://tinyurl.com/cxjew7l
  • 0
insertar
El momento en el que Mariana Pajón llegó a la meta, luego de recorrer los 440 metros de largo de la pista. / AFP

Acababa de ganar la medalla de oro del bicicrós olímpico y a pesar de su felicidad no perdió el control. La misma clase que tuvo para aplastar a sus rivales en la pista de 440 metros, la mostró ante los medios de comunicación y durante toda la celebración.

Emocionada, miraba seguido su medalla, la de oro que le faltaba al país. La besaba y acariciaba, porque ahora es su mejor amiga. Y tal vez aún sin comprender la dimensión de su hazaña, habló con El Espectador e intentó explicar sus sentimientos.

Habrían podido disputar diez carreras hoy y las ganaba…
Claro, todavía me puedo subir al partidor y seguir, puedo correr otra final y sé que la voy a ganar.

Confirmó que es una fiera en la pista...
La verdad, sí. Soy toda una mujer, pero en la pista me transformo, soy como un animal. Puedo competir contra los hombres y les gano. Pero después vuelvo a ser niña otra vez.

¿Cómo manejó la ansiedad antes de la final?
Pensaba en disfrutar esta experiencia, en que eran mis primeros Olímpicos y en que me había ganado el derecho a estar acá. Quería ganar por Colombia, pero estaba tranquila porque me había preparado muy bien, mucho tiempo, con una parte final excelente en Francia. Tenía una confianza enorme en una pista que siento como mía, en la que me sentí muy bien desde que la conocí, un recorrido rápido, técnico, hecho a mi medida.

¿Cómo se siente ahora?
Todavía no me la creo. Voy a dormirme con mi medalla y mañana me daré cuenta de que este sueño es realidad.

Ganó cuatro carreras seguidas, todas con autoridad...
Sí, en todas salí con el corazón, el de todos los colombianos, con toda la energía que me han mandado. Las eliminatorias me confirmaron que estaba bien, que la pista estaba hecha a mi medida, siempre me sentí muy cómoda. Y en la final no salí en un buen carril, pero si tomaba la punta rápido, podría hacer bien la recta.

¿Y en el resto de la prueba?
Pensaba en no cometer errores, estaba muy concentrada en lo que tenía que hacer y en darle duro hasta el final.

Hasta que lloró la fiera...
Muchísimo, estaba en shock, no creía que ya lo había conseguido. Cuando sonó el Himno, también me conmoví demasiado, fue el momento más bonito.

¿Cómo vio a sus rivales?
Muy duras, con la misma ilusión, pero siempre he dicho que mi rival soy yo, que debo tratar siempre de superarme para triunfar. Y si mejoraba mis tiempos, sería la ganadora.

¿Valió la pena esperar cuatro años? No pudo estar en Pekín porque era muy joven...
Claro que sí: este era el momento. Igual me llegó muy rápido, pero está bien. Espero muchos más triunfos y alegrías.

¿Ya piensa en 2016?
Primero voy a disfrutar esto, a gozarme la victoria. Vienen muchas más competencias y debo prepararme cada vez mejor, pero seguro que tengo muchos más años de carrera por delante.

Se puso a la par con María Isabel Urrutia...
Y eso para mí es un gran orgullo. No recuerdo bien cuando ella ganó en Sídney, pero recientemente vi muchos videos de su actuación, quería ser como ella, era mi heroína. Debe tener las orejas rojas por todo lo que he hablado de ella.

¿Qué le dijeron sus papás?
Están igual que yo. Todavía no lo creen. Hemos hablado poco, pero dicen que están orgullosos. Este éxito es de ellos, de mucha gente. Es un grupo muy grande el que me ayudó a llegar aquí.

¿Sintió la presión del país?
La verdad es que sí, que pesaba el hecho de saber que Colombia entera creía en mí, sobre todo porque en el bicicrós cualquier cosa puede pasar y uno se puede caer o tener una mala carrera. Sin embargo, mentalmente me sentía fuerte y sabía que iba a aprovechar esta oportunidad.

¿Cómo va a celebrar?
No sé todavía, eso va a tomar varios días, pero será al lado de la gente que más quiero.

¿La noche del jueves soñó esto?
Soñé con esto muchas veces, me acostaba cada noche pensando en que quería ser campeona olímpica, en que lo iba a lograr, en que iba a ser un momento lindo para mí y para Colombia.

¿Cuando comenzó a montar en bicicleta creía que algún día llegaría a esto?
Primero practiqué gimnasia y karts. Me metí en el bicicrós por mi hermano Carlos Mario y mi papá, pero no era deporte olímpico, así que los objetivos eran otros. Por fortuna lo volvieron olímpico y se dio esta felicidad.

¿Qué le pareció la medalla de Carlos Mario Oquendo?
Muy importante, entrenamos juntos y sé todo el esfuerzo que ha hecho. Estar los dos en el podio es lo más lindo.

¿Qué mensaje le manda a la gente en Colombia?
Quiero darles las gracias por todo su apoyo, por la energía positiva, por confiar en mí, pero también pedirles que apoyemos a nuestros deportistas, que creamos en la juventud y que sigamos trabajando para lograr más éxitos como este. Yo pude, pero hay muchos más compañeros míos que también tienen talento para hacerlo.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 26
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • La maravillosa sorpresa de Marcelo Bielsa con un fanático

Lo más compartido

  • La mejor inventora del mundo es colombiana
  • Atlas científico de relaciones sexuales
  • El llanerito que conquistó al país con su 'Como no voy a decir'
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio