Fernando Gaviria ganó su tercera etapa en el Giro

“Mi hermano está haciendo sus sueños realidad”:Juliana Gaviria

La paisa, también ciclista, y esposa de Fabián Puerta, nos cuenta cómo celebra la familia las victorias del antioqueño en Italia.

Fabián Puerta, Juliana Gaviria, Fernando y sus padres, María del Carmen Rendón y José Hernando Gaviria. / Cortesía

El ciclista antioqueño Fernando Gaviria sigue haciendo historia. Este jueves, de manera magistral, conquistó su tercer triunfo de etapa en el Giro de Italia, su primera gran carrera, y se convirtió en el primer colombiano en conseguirlo en una misma edición.

Con su llegada a Reggio Emilia, el ciclismo colombiano igualó a Holanda en el número de victorias parciales en la ronda italiana. Los pedalistas nacionales han sumado 25 triunfos de etapa en la centenaria historia del Giro desde que Cochise Rodríguez consiguiera la primera en 1973.

En la presente edición, además de las tres de Gaviria, Nairo Quintana se impuso en el alto del Blockhaus, en el macizo de Majella (Apeninos, centro), en la novena etapa, con lo que el ciclismo colombiano ha igualado los cuatro triunfos parciales de 2014.

Ese año, no obstante, la primera victoria parcial, una crono ganada por Rigoberto Urán, llegó en la 12ª etapa, mientras que en la presente edición los cuatro triunfos han llegado en las 12 primeras etapas y con la mitad de la carrera aún por disputar.

Gaviria continúa con la camiseta de la clasificación por puntos y tiene en este Giro la inyección de su familia, que viajó a acompañarlo. Están con él sus padres, María del Carmen Rendón y José Hernando, su hermana, la también ciclista Juliana, y su esposo Fabián Puerta, igualmente pedalista.

El Espectador dialogó con su hermana después del histórico triunfo de Fernando.

¿Qué significa esta nueva victoria para la carrera de Fernando?

Es algo muy importante, ya que él desde pequeño soñaba con correr una de las grandes competencias en bicicleta, y hoy lo está haciendo realidad, y más ganando etapas y portando una camisa (la morada, por ser líder en la clasificación por puntos), que es algo histórico para el país. Es magnífico. Un paso muy grande en su carrera.

¿Cómo celebraron el triunfo de esta etapa?

En el último kilómetro se nos fue la señal del televisor donde estábamos, y cuando vimos que pasó de primero la línea de meta salimos corriendo detrás de él a abrazarlo y felicitarlo. Es una alegría inmensa para él estar acompañado de mis padres.

¿Qué les dijo Fernando luego de la victoria? Porque se convierte en el primer colombiano en ganar tres etapas en una de las pruebas grandes.

Está muy contento, porque es una etapa más, una victoria más en su palmarés. Le agradeció 100 % al equipo, sobre todo a Maximiliano Richeze, pedalista argentino, quien fue el último embalador (lanzador) que le quedó y lo llevó hasta la meta. Está muy feliz. Es un triunfo para todo el equipo, porque se lo merecen por todo el trabajo que han hecho en esta edición del centenario del Giro de Italia.

¿Qué le dijo antes de esta etapa? ¿Veía posible ganarla?

No quisimos hablar nada de la etapa para dejar que se concentrara. Sólo lo saludamos y le dijimos que muchos éxitos. No nos gusta preguntarle cómo preparó la etapa o la estrategia que va a usar. Nosotros tenemos el libro de las etapas, sabemos que son muy largas y por eso no le preguntamos nada.

¿Cómo se han vivido en Italia los diferentes triunfos de Fernando?

Son alegrías y emociones muy diferentes, y cada etapa se vive de una manera distinta. Hoy (este jueves) hay más colombianos acá en Reggio Emilia, y eso es muy bonito. En cada fracción nos hemos encontrado con mucha fanaticada y nos emociona, porque eso significa que el ciclismo en Colombia ha dado pasos agigantados.

¿Antes de venir para el Giro creyó que iba a conseguir tantos triunfos?

Él viajó a Italia con la convicción de hacer cosas grandes y venía con muchos sueños. Creo que los está logrando. En la cabeza tiene varias metas, las cuales ha ido cosechando y alcanzando paso a paso.

¿Cómo se preparó para esta edición centenario del Giro?

Muy fuerte. Fue una temporada muy ardua, con entrenamientos duros y más con la mentalidad que él tenía: hacer una presentación bonita en esta edición centenaria del Giro de Italia.

¿Cómo empezó el amor de los dos por este deporte?

A él siempre le ha gustado mucho la bicicleta. De niño amaba montarla y lo apasionaba ver las carreras, y yo lo acompañaba. A mí no era que me trasnochara tanto el tema, pero luego el deporte de las dos ruedas fue llamando mi atención. Éramos patinadores y decidimos cambiarnos a los pedales, donde nos une una pasión diferente, y luchar los dos por los distintos sueños que tenemos es muy bonito.

¿Cuál es su mayor desafío en el ciclismo de pista?

Ganar o tener una buena presentación en los Campeonatos del Mundo y Olímpicos.

¿Y el de su hermano?

Es este gran momento histórico en Italia con el Giro. En el futuro, ganar o tener una buena participación en el Campeonato de Ruta y hacer cosas valiosas en las carreras grandes, como la Vuelta a España y el Tour de Francia, y ganar las clásicas.

¿Cómo es la relación de los dos?

Muy buena. Somos unidos, siempre tratamos de estar en contacto, sobre todo cuando estamos compitiendo en alguna prueba. Nos estamos animando mutuamente en competencia.

¿Cómo ha sido su apoyo a Fernando?

Muy grande para él. Siempre he tratado de darle mucho ánimo y en las etapas que no son tan buenas trato de mejorarle el ánimo y no preguntarle nada de esa jornada. Le digo: ¡Vamos, que eres muy bueno! ¡Hoy fue un día difícil, pero mañana vienen nuevos retos!