Luis Fernando López, el primer colombiano en el podio de un Mundial de Atletismo

Luis Fernando López, atleta colombiano de 38 años. / EFE

Luis Fernando López, el marchista más grande de la historia de Colombia, le pondrá fin a su carrera como profesional este domingo, luego de la prueba de 50 kilómetros del Mundial de Atletismo en Londres 2017. Tras conquistar la medalla de oro en los 20 km del Mundial de Daegu-2011, el atleta de 38 años busca ahora un final feliz en su adiós a la competición.

En Corea 2011, el nariñense había ganado inicialmente la medalla de bronce, pero en marzo de 2016 los rusos Valeri Borchin, quien había ganado el oro, y Vladimir Kanaikin, plata, fueron descalificados por dopaje, pasando el título al colombiano.

Fue así como López le dio a Colombia la primera medalla dorada en un Mundial. Después llegaron los dos oros de Caterine Ibargüen en Moscú-2013 y Pekín-2015. La saltadora de triple antioqueña tiene además un bronce en Daegu-2011 y una plata en Londres-2017.

“Un buen resultado me permitiría sentirme completamente realizado y todo pasa por un buen registro, ya que después de Río decidí intentarlo una vez más en 50 km y luego, sea cual sea el resultado, decirle adiós a mi carrera deportiva como atleta de alto rendimiento”, afirmó Luis Fernando López a la agencia AFP.

“Las expectativas son hacer un buen Mundial en 50 km, donde pueda conseguir una marca que me deje satisfecho por el resto de mi vida”, añade.

Este será el séptimo Mundial para el nariñense, después de haber sido duodécimo en Helsinki-2005, vigesimosegundo en Osaka 2007, cuarto en Berlín 2009, primero en Daegu 2011 y no terminar en Moscú 2013.

En Pekín 2015 logró la casilla número 20 en los 50 kilómetros marcha.

También disputó cuatro Juegos Olímpicos, comenzando su participación en Atenas 2004, en donde terminó 14. En Pekín 2008 fue noveno. En Londres 2012 fue descalificado a cuatro kilómetros de la meta y en Río 2016 ocupó el puesto 29.

Al llegar a Bogotá, Luis Fernando regresará a sus actividades como agente de la Policía Nacional de Colombia, institución que siempre lo ha apoyado y de la que se siente orgulloso.