Publicidad
Otros Deportes 10 Feb 2013 - 9:00 pm

Un nuevo deporte en Colombia

Los pioneros del pádel

Esta disciplina tiene características similares al tenis y la única cancha en el país está en La Estrella, Antioquia.

Por: Juan Diego Ramírez / Medellín
  • 13Compartido
    http://www.elespectador.com/deportes/otrosdeportes/los-pioneros-del-padel-articulo-404051
    http://tinyurl.com/a4l7dbp
  • 0
Algunos clubes en España tienen más de 30 pistas de pádel. / anieto2k-Flickr

Héctor Delgado era el entrenador de unos 75 niños en la cancha pública de tenis del municipio La Estrella, a unos 20 minutos de Medellín. Cuando la Alcaldía local decidió no renovarle el contrato, un inversionista antioqueño, que regresaba al país luego de vivir ocho años en España, le preguntó si conocía algo del pádel. Delgado, casualmente, había leído días antes un artículo sobre ese deporte que es tan común en Argentina y, justamente, en España, y decidió aceptar la propuesta de dirigir una academia de tenis y de pádel en una finca de verano junto al Parque Nacional El Romeral, también en La Estrella. Se propusieron, entonces, construir la primera cancha de pádel en el país.

***

El pádel, dicen, surgió en 1890 en los sótanos de un navío inglés. Los marineros se lanzaban una bola con los remos de los botes y al no haber espacios suficientes para moverse permitían rebotar la pelota contra las paredes. En 1924, el norteamericano Frank Beal llevó este pasatiempo a los parques de Nueva York y lo bautizó paddle tennis, debido a que se jugaba con remos cortos. En 1928 comenzaron a jugar en parejas —como actualmente se disputa— y luego se inventaron las pistas de madera.

La industrialización como tal se le atribuye al millonario mexicano Enrique Corcuera, quien en 1960 perfeccionó las condiciones e inventó las reglas actualmente vigentes. Luego le mostró su deporte a un amigo suyo, el español Alfonso de Hohenlohe, y éste creó las dos primeras pistas de España en el Marbella Club, en 1974. El mismo Manolo Santana, extenista ibérico, se encargó de organizar torneos en ese país.

Por ese mismo tiempo el millonario argentino Julio Menditegui, amigo de Hohenlohe, decidió importar el deporte a su país. Y fue allí donde se organizaron los primeros torneos, en 1987. En 1991 el pádel logró posicionarse como el segundo deporte más popular en Argentina luego del fútbol, pues de hecho logró ese año superar a éste en ventas de artículos. El primer campeonato del mundo se disputó en Madrid, en 1992, con la participación de ocho países y desde entonces se realiza el evento cada dos años. En 2012 fue la última edición en Cancún, ganada, en ambas ramas, por Argentina, que es la delegación con más triunfos, ocho títulos.

***

En mayo pasado se abrieron las puertas del Romeral Tenis Club en La Estrella, Antioquia. La idea era montar una cancha de tenis y que en ésta entrenaran muchos de los niños que trajera Héctor Delgado (ya llevó a unos 60). De este modo, poder sostener la cancha de pádel, la que construyeron donde había antes un terreno de fútbol, ubicada entre el balcón de la finca (que solía ser de verano) y la vista de Medellín a lo lejos.

Las canchas de pádel tienen cierta similitud con las de tenis. Ésta, por lo general, mide 10 metros de ancho y 20 de largo, encerrada por dos muros (de concreto o vidrio) de tres metros de alto, para que allí rebote la bola. La construcción de la cancha en La Estrella costó unos $20 millones y actualmente hay unos 12 jugadores practicando el deporte, entre ellos el chileno Bernardo Muñoz, que antes de ser el ingeniero ambiental que ahora vive por estas tierras, era jugador profesional; también el inversionista español y Héctor Delgado, que se debate entre las clases de tenis y unas pocas de pádel.

La indumentaria para que todos jugaran fue traída de España: las palas (no raquetas), que cuestan unos $200 mil; las bolas, que son más comprimidas que las de tenis, y los zapatos especiales, que tienen líneas en las suelas para deslizar en superficie sintética. Una pala, en términos ilustrativos, puede tener cuerpo de raqueta de ping-pong y cabeza de una de tenis. No tiene cuerdas sino 64 huecos que conforman el núcleo que debe golpear la pelota. A diferencia del tenis y el ping-pong, éste tiene un sólo agarre para golpear con slice y así crear un efecto tal que rebote menos en el muro del rival. La puntuación es igual a la del tenis, pero en lugar de tie-breaks, alargan un set hasta que haya diferencia de dos juegos.

Estos soñadores se ilusionan con construir una cancha más este año y tal vez rodearla de vidrio en lugar de concreto. También aspiran a organizar, en menos de un mes, el primer torneo nacional de pádel en el país. Y quisieran ser recordados, eso sí, como los pioneros en Colombia.

  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Rafael Ramirez, de zar petrólero a canciller de Venezuela

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio