Publicidad
Darío Acevedo Carmona 19 Ago 2013 - 12:01 am

¿Es razonable el miedo a la paz santista?

Darío Acevedo Carmona

Las Farc no se han bajado de una retórica que exige al estado colombiano realizar las reivindicaciones sociales y las transformaciones políticas y estructurales por las que ellos dicen estar luchando hace 50 años. Su retórica y sus hechos se convierten en auténticos mazazos a las expectativas de las gentes que en principio se animaron en altísimo porcentaje con el ensayo pacifista.

Por: Darío Acevedo Carmona
  • 123Compartido
    http://www.elespectador.com/deportes/razonable-el-miedo-paz-santista-columna-440878
    http://tinyurl.com/mrjtcfc
  • 0

Esa es una de las fuentes del miedo colectivo, sentimiento al que alude el presidente Santos como estorbo para la paz. Otra está relacionada con la posibilidad de que la guerrilla fariana, hábil y astuta, repita la dosis de convertirse en árbitro de la elección presidencial, cobrando un protagonismo y un poder que no se compadece con su debilidad estratégica. Se piensa que Santos, prisionero de los plazos, podría firmar un acuerdo con otorgamiento de curules, impunidad y sin dejación de armas, mientras se adelanta la campaña electoral para congreso y presidencia.

El texto “La transición en Colombia” del Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, cerebro de esta política, presentado en evento realizado en la Universidad Externado de Bogotá (9/05/2013) que nos remite al fundamento de la “política de paz”, nos puede ayudar a entender el justo temor de los colombianos.

Jaramillo parte de reconocer que “Colombia lleva casi 50 años en guerra y esa es una situación inaceptable”. No me detendré en la consideración de si esto es una guerra, un conflicto armado de baja intensidad o una amenaza terrorista, acepción esta última con la que él comulgaba cuando fue viceministro de Defensa del gobierno Uribe. La tesis no es producto de un balance crítico de la “Seguridad Democrática”, estrategia sobre la que no se dice una sola palabra. Tampoco es el resultado de un análisis del estado del problema que sustente el viraje. Es un documento de carácter metodológico, a la manera como se arma un aparato, invención de un funcionario público que compromete al gobierno y al estado colombiano y pretende dar cuenta de un sentimiento nacional de hartazgo con la guerra. No se preocupa por demostrarnos que la guerrilla sienta lo mismo.

Se me ocurre que si estamos en una guerra lo peor que le puede suceder al gobierno, responsable de la defensa de la legalidad y la institucionalidad frente a un enemigo calificado de terrorista, la expresión “mamados con la guerra” que hemos escuchado al mismo jefe de estado revela una actitud de claudicación frente al deber constitucional. La claudicación comenzó cuando este gobierno les otorgó estatus de contraparte a las guerrillas.

Lo más desconcertante en la política ideada por Jaramillo tiene que ver con la idea de paz.

Según el Alto Comisionado “una cosa es firmar un acuerdo que formalmente ponga fin al conflicto, y otra es la fase posterior de construcción de paz”, y aclara el alcance de esta tesis al afirmar que en este proceso con las Farc hay un “núcleo duro de problemas que hay que resolver para hacer posible la paz”. Por lo visto, el gobierno acoge en su integridad el dogma de la guerrilla en el sentido de que este conflicto tiene causas objetivas y por tanto es un conflicto social y armado, cediendo de esta forma la razón moral y asumiendo la culpa del levantamiento armado. Jaramillo hace suyo y por tanto del gobierno, diagnósticos generosos de sectores de la academia y de la izquierda comunista, sin tomarse la molestia de analizar el devenir de las guerrillas, de sus crímenes, de sus nexos con el narcotráfico, de su fracaso político y militar y de la casi nula recepción de sus proyectos entre la población.
Lo que sigue es aún más desconcertante, veamos: “En sentido estricto, en La Habana no estamos negociando estos puntos (los 5 del Acta de inicio) estamos construyendo acuerdos que establezcan las condiciones y las tareas que cada quien tendrá que cumplir para hacer posible la construcción de la paz”.

Esto quiere decir, ni más ni menos, que la paz no es un pacto fruto de una negociación sino un proceso, que él llama de “transición”, durante el cual el estado colombiano no puede funcionar en la “normalidad” sino que “tenemos que… echar mano de todo tipo de medidas y mecanismos de excepción: medidas jurídicas, recursos extraordinarios, instituciones nuevas… para lograr las metas de la transición”.
La paz deja de significar el silenciamiento de las armas que se produce con la firma de un documento, para llenarla de adjetivos, concediendo la razón a quienes confunden conflicto social con lucha armada. Y cuando habla de “medidas y mecanismos de excepción” uno no puede dejar de pensar que ese es el camino de la arbitrariedad y de la dictadura que se puede llevar por la borda las instituciones y la democracia so pretexto de cumplir lo acordado en La Habana.

Ya vamos entendiendo una serie de movidas adelantadas por el presidente y sus asesores, como por ejemplo, el nombramiento de un Fiscal General agradecido con su postulante que se ha desbordado en sus funciones y dislocado sobre el sentido de la justicia transicional para validar una postura de impunidad.

Son muy poderosas las razones para sospechar que cualquier barrabasada de documento puede ser firmado en La Habana, pues de acuerdo con el pensamiento de Jaramillo, “Ese es el verdadero comienzo del proceso de paz, no el fin”. El perdón es asunto de cada quien según “su conciencia y su corazón” no una política que obligue a las guerrillas. Y cuando vemos el auge de las protestas y movilizaciones populares, a las que llamó Márquez desde Oslo, para apoyar el “proceso de paz”, causa sorpresa maluca encontrar el siguiente párrafo en el texto de Jaramillo: “De lo que se trata entonces es de lograr una verdadera movilización de la sociedad alrededor de la paz en una fase de transición”.

Al referirse a la temporalidad como uno de los factores de la “transición”, afirma sin pudor “Pongámonos una meta en el tiempo –una meta de diez años por ejemplo-”. Una especie de periodo de prueba que las Farc procurará extender a 20 o más años. Si en casi diez meses de conversaciones el país se encuentra en este estado de anarquía, imaginemos qué no podría ocurrir en ese túnel de la “transición” hacia la paz en que nos quieren meter.

 

* Darío Acevedo Carmona

  • Darío Acevedo Carmona | Elespectador.com

  • 0
  • 20
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Reciente encuesta otorga ventaja al "no" sobre independencia de Escocia
  • Fallece trabajador en rodaje de la serie "Falling Skies"
  • Uribe quiere tender una cortina de humo y falta a la verdad: MinInterior

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
20
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

pelanga

Lun, 08/19/2013 - 18:11
el historiador contempla en la distancia los orígenes, transformaciones y posibilidades de un proceso. Acevedo no es un historiador, es un panegirista de AUV, y construye sofismas para enmascarar su militancia. Ojalá tuviera valor para sustentar sus flojas hipótesis en un foro serio
Opinión por:

Toribioa

Lun, 08/19/2013 - 16:39
"La claudicación comenzó cuando este gobierno les otorgó estatus de contraparte a las guerrillas."Y es que el hecho de haber acordado con las Farc que se iba a dialogar en medio de la guerra no los autoriza a cometer crímenes de lesa humanidad alegando que esa es su forma de hacer la guerra. No, señor. Y si lo hacen se les debería detener en La Habana por criminales secuestradores.
Opinión por:

Margarito Cedeño

Lun, 08/19/2013 - 14:34
Pero a quién le puede importar ya (....), si está máss quemado que puerco en zona prohibida. Yo aquí en Londres, de pasito, consulté y por primera vez todos los colombianos de un restaurante colombiano rechazan a (...). como un monstruo que los engañó con una Colombia sin las Farc, osea que pensaban en el exterminio como salida, y con un poder dictatorial como el de Gadafi, que risa. Y con super-economistas (.....s), tener una Colombia rica sin madejas o hambrunas. La famosa guerra de los 30 años nos puede servir de referencia histórica, y consiliadadora de mequetrefes en el poder.
Opinión por:

aralquin

Lun, 08/19/2013 - 14:21
Puras y fisicas especulaciones maniqueas del Uribismo recalcitrante!!!JUAAAAAAA!!!! Y ojo que el paro agrario esta infiltrado por los narcoparauribistas intentando crear la Primavera Chibcha!!!!!.Tan bueno que tamos jugando cierto Uriberto?????
Opinión por:

CARV

Lun, 08/19/2013 - 13:51
Es de la más perversa 'mala fe' que alguien se atreva a decir y a afirmar que entre el actual gobierno colombiano y la Insurgencia, en La Habana, hay componendas, negociados y entregas. Por una parte, si bien el Presidente es el directo responsable y director de las conversaciones, nadie niega que algo tan importante y complejo ha de tener todo un competente equipo al tanto y pendiente del delicado asunto. Por otra parte, nadie que sepa de dónde viene y quién es Juan Manuel Santos podría pensar que éste es alguien proclive a entregarse a los 'de Izquierda'. Además, recordemos que la mayoría de los 'delegados' del Gobierno en La Habana son muy caracterizados personajes de la dura Derecha, con dos ex generales a bordo. Pero -finalmente- lo que se logre en Cuba habrá de ser socializado.
Opinión por:

capitanpurpura

Lun, 08/19/2013 - 12:35
La critica suya a la posicion del Gobierno no tiene sentido para mi, seria ilogico que estuvieran prometiendo la "paz" inmediata al firmar el tratado. Si le"Causa sorpresa maluca" ver una movilizacion popular entonces es obvio que Ud. confunde paz con represion y silencio. La paz no es otra cosa que establecer de comun acuerdo los medios para continuar la guerra sin la necesidad de acudir a la violencia, es decir, la Democracia. Creo que es a eso a lo que Ud. le teme, a que las familias de siempre pierdan la garantia del control del poder polittico y a que el pueblo obtenga canales mas efectivos de expresion
Opinión por:

flecha veloz 1943

Lun, 08/19/2013 - 12:08
"Tú tienes los ojos negros,querida" y el gracioso responde; "Querida, tus ojos los tenés negros". Así estamos en Colombia. Unos argumentan de una forma tan traída de los cabellos que moverían a risa sino fuera que estuviera de por medio la vida de los colombianos, que poco o nada les importa. Más guerra, aúllan los unos, los que viven de ese negocio y hasta se hacen traer su gaseosa light,¡ en pleno combate ! utilizando un aparato hecho para la guerra. Los otros se gastan millonadas en pagar periodistas , escritores y publicistas para que digan que esto anda divininamente; también los hay a quienes les pagan para recitar libretos salidos de las entrañas de la intransigencia y de la mano negra (Fedeganes et al, AUC et al, etc etc). En suma, la indelicadeza y la mediocridad supinas. Vgr.
Opinión por:

flecha veloz 1943

Lun, 08/19/2013 - 12:32
Desarticular cualquier avance, por mínimo que sea, para lograr una paz negociada y consensuada ha sido el objetivo de los amigos de la guerra. Para lograrlo hacen uso de los medios de comunicación ( que ironías ¿ verdad Acevedo? usted que escribió un libro al respecto...): la radio, la TV, el cine, la prensa, la escuela, las universidades. Aíslan, atomizan, desideologizan, despolitizan, construyen guetos,, dividen, descalifican, manipulan, promueven formas de pensamiento anticientífico, reaccionario y para concluir enlodan, demonizan, pintan de negro a sus "enemigos" para darles el tiro de gracia.... y que siga la guerra, que caray...¡cualquier cosa con tal de divertirse!. Los muertos los ponen otros. Viva la guerra.
Opinión por:

carlos hugo

Lun, 08/19/2013 - 11:50
A medida que la ciudadanía se entera de las despreciables componendas que el gobierno ha concertado con los terroristas de las Farc en La Habana aumenta su miedo y su desazón. La labor que hacen periodistas como Darío Carmona, de mantener informados a los colombianos de la perfidia comunista-gobierno Santos, es verdaderamente patriótica. Gracias.
Opinión por:

CARV

Lun, 08/19/2013 - 11:05
El columnista es uno de los que creen (?) que la Paz es algo milagroso e instantáneo, que se logra mediante una simple firma y un 'abracadabrazo'. También insiste en la trillada y desprestigiada tesis (¿estrategia psicológica y mediática?) de afirmar que la Insurgencia no tiene (o, si la tuvo, la perdió) motivación social y política, por lo que al Establecimiento (el columnista homologa la 'dirigencia' de este país con su pueblo) no tiene por qué 'pararle bolas' a los reclamos, las reivindicaciones y las propuestas que tengan que ver con los crónicos y agudos problemas sociales, económicos y políticos que subyacen tras el conflicto (el columnista prefiere evitar este término). Así, es casi evidente que -con esta clase de 'pensadores', la Paz (la verdadera) tiene muy poco chance.
Opinión por:

jolgutir

Lun, 08/19/2013 - 09:05
es apenas logico que la solucion de un problema pasa por la solucion de sus causas y aplicando esto a la violencia fariana vemos ahora que ni siquiera estos salvajes estan interesados en colaborar sinceramente en aliviar la problematica social. Envalentonados por los vecinos pretenden que el estado les endose lo que no han podido lograr con su ideologia ya derrotada cantidad de veces por la historia. Pero tampoco podemos descalificar un gobierno por sondear esta posibilidad, que nuevamente se ahogará en mas sangre aportada por las clases mas pobres. ¿Ironia?
Opinión por:

Alitheia

Lun, 08/19/2013 - 21:19
Sr. CARV: La unión Soviética estuvo en el poder por 63 años. ¿Le faltó tiempo? ¿Tiempo para mostrar que? Compare las dos Coreas; una boyante y desarrollada, con un nivel de vida muy alto. En la otra la gente se muere de hambre. Pero eso si: Tienen misiles y un semidios: el regordete Kim Jong Un.
Opinión por:

CARV

Lun, 08/19/2013 - 11:23
Si la ideología (de Izquierda) ha sido 'derrotada cantidad de veces por la historia', no parece serio si alguien se atreve a decir que su contraparte -la ideología y la más cruda práctica- 'de Derecha' sí ha sido ejemplo de éxito, de eficacia, de eficiencia y .... de justicia. Por otra parte, ni siquiera en la Unión Soviética la teoría político-económica 'de Izquierda' tuvo condiciones de tiempo y tranquilidad para mostrar todo su potencial; así y todo, fue y es innegable que en muy corto tiempo (y bajo aterradoras dificultades y zancadillas) logró muy altas y envidiables realizaciones. Ahhh..., recordemos (¿alguien lo sabía?) que Corea del Norte, antes del brutal bloqueo, tuvo crecimientos económicos (sin hablar de los sociales) del orden del 13% anual. Aun, hoy, con el bloqueo, ahí va.
Opinión por:

Margarito Cedeño

Lun, 08/19/2013 - 08:38
Me atrevería a decir, que si los de la mesa de la Habana fueran bonitos o bellos según Platón, la paz sería duradera, pero como son feos como Marquez, y pare de contar, será corta.
Opinión por:

Alitheia

Lun, 08/19/2013 - 08:19
Difícil llegar al proceso de paz, pues los inamovibles planteados por Far son insalvables. Estos pretenden cogobernar y que los ideales por los que han luchado se logren. Ese comunismo por el que luchan está enterrado en todo el mundo salvo, 2 dinosaurios: Corea del N y Cuba. De resto son modelos capitalistas con matices socialdemócratas. Además las democracias en el mundo continúan imponiéndose. Si se analizan las clasificaciones como PNUD o los mas altos salarios; no aparece por ninguna parte entre lo 50 primeros estos "países modelos" que plantea la guerrilla. Santos puede firmar cualquier cosa; el problema es si el pueblo colombiano avala estos acuerdos. La guerrilla goza de un rechazo superior al 80%, bajo esas condiciones son ellos los que tienen que bajar la cabeza ante la sociedad.
Opinión por:

paperez50

Lun, 08/19/2013 - 07:42
Un atenebrosa pero cierta radiografía de la locura de Santos y su paz personal... Recientemente el gobierno viene hablando del post-conflicto y se habla de reducir las FFAA y de adecuarse a esa transición... pero y las FARC-hp qué hacen, reforzar sus fuerzas, aumentar la intensidad del conflicto, asesinar militares y civiles, incrementar su actividad narcotraficante ¿estarán pensando las FARC-hp en la paz o en fortalecerse para asumir el poder que este criminal de Santos les piensa entregar?
Opinión por:

Boyancio

Lun, 08/19/2013 - 06:31
SANTOS: Vea, Uribe, si le arde mi gobierno, y el que viene, más le arderá cuando le traiga a sus más enconados enemigos y se los ponga a hablar de tú a tú en el parlamento para que dejen de morir soldados, que a la larga, como me he dado de cuenta, son de los nuestros como los mismos muchachos desempelados que se meten a la guerrilla. Saludes a Lina, y a sus hijitos.
Opinión por:

dalilo

Lun, 08/19/2013 - 05:17
Este raton amaestrado por el enano lo unico que promulga es el desangre y la mala leche.
Opinión por:

aralquin

Lun, 08/19/2013 - 14:27
Morenazo te falta calcular los muertos producidos por la derecha que no son pocos!!!! JUAAAAAAAA!!!
Opinión por:

morenoelesceptico

Lun, 08/19/2013 - 05:24
Los terroristas de la Izquierda no promulgan sino que ejecutan el desangre matando 30 mil colombianos cada año.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio