Un año clave para Juan Carlos Osorio

El técnico colombiano de la selección mexicana espera que Rusia, en la Copa Confederaciones y el Mundial, sea escenario de su consagración definitiva.

Juan Carlos Osorio lleva 25 partidos al frente de la selección de México, con un rendimiento del 78,6 %. / AFP

Con 17 años de experiencia en los banquillos técnicos, 11 de ellos como entrenador principal, nadie se atreve a poner en duda la capacidad de Juan Carlos Osorio como estratega. Su estilo, sin embargo, no deja de ser cuestionado, así los resultados respalden su gestión.

Ha dejado huella en todos los equipos por los que ha pasado: Millonarios, Chicago Fire, New York Red Bulls, Once Caldas, Puebla, Nacional y São Paulo, aunque asumió su mayor reto en octubre de 2015, cuando se hizo cargo de la selección mexicana.

En un país extremadamente nacionalista, en el que a duras penas habían aceptado a entrenadores argentinos y brasileños, la designación de un colombiano no cayó bien.

Sin embargo, en 25 partidos dirigidos, tiene un rendimiento del 78,6 %, con 18 triunfos, cinco empates y solamente dos derrotas. Eso sí, una de sus caídas por poco le cuesta el puesto. Fue 7-0 ante Chile, en la Copa América del Centenario, en Estados Unidos 2016.

De la mano de Osorio, México lidera el hexagonal final de la Concacaf rumbo al Mundial de Rusia 2018, con 14 puntos de 18 posibles. Pero, más allá de las frías estadísticas, el timonel ha logrado que por lo menos sus jugadores estén muy a gusto con él, le crean y tiren para el mismo lado.

Osorio cuenta con una generación cuya base tiene entre 28 y 29 años, una edad ideal en los aspectos físico y mental. Además, la mayoría son jugadores importantes en equipos de Europa.

“Necesitamos este tipo de torneos para demostrar nuestro verdadero potencial. Jugar contra rivales suramericanos y europeos nos permitirá ver realmente en qué nivel estamos”, asegura el estratega pereirano, de 56 años, que se formó como asistente técnico en el Metro Stars de Nueva York y luego en el Manchester City.

Osorio es un entrenador extremadamente metódico y disciplinado. Es flexible con respecto al estilo de juego, aunque prefiere el ataque por las bandas, los jugadores polifuncionales y el fútbol vertical. Sin embargo, una de sus principales características es la rotación. Difícilmente repite formaciones e incluso utiliza muchas variantes de un partido a otro, así sea en períodos cortos.

Ese estilo a veces no gusta, pero ha resultado muy efectivo. En Millonarios no les gustó a los directivos. En Nacional se demoró en comenzar a dar resultados. Y en México ha sido el caballito de batalla para sus detractores, entre ellos nada menos que Hugo Sánchez, uno de los ídolos históricos, fabuloso goleador, pero sin éxitos como técnico.

Osorio, cuyo equipo empató 2-2 con Portugal, el campeón de Europa, en su estreno en la Copa de las Confederaciones, sabe perfectamente que en Rusia está su consagración definitiva. Una buena presentación en este torneo, pero sobre todo el año entrante en la Copa del Mundo, significará su mayor logro y una inmejorable carta de presentación para dirigir uno de los clubes grandes del Viejo Continente, que es uno de sus objetivos.

“Tuvimos el 61 % de la posesión ante Portugal. Esto es muy meritorio frente al campeón de Europa. El primer disparo lo recibimos en el minuto 17 y el primer gol en el 34. Esto muestra nuestro buen trabajo frente a atacantes del nivel de Cristiano Ronaldo, Ricardo Quaresma y Nani”, señaló el colombiano luego de su estreno en la Confederaciones.

“Estuvimos dignos. Nos queda progresar en la finalización, porque nos faltó eficacia en el último tercio del terreno”, agregó Osorio, cuyo equipo volverá a jugar el miércoles con Nueva Zelanda, que viene de perder 2-0 ante el seleccionado anfitrión.

Hoy, desde las 10:00 a.m., Australia y Alemania se estrenan en el grupo B del torneo, que reúne a los mejores equipos de cada continente y al campeón mundial.