Tras el sonado Wannacry y lo que nos dejó