AngloGold Ashanti suspende operaciones en La Colosa: cerca de 400 trabajadores serán liquidados

Representantes del comité ambiental del No a la minería celebran la decisión de la multinacional y esperan que sea definitiva.

El pasado 26 de marzo los habitantes de Cajamarca le dijeron No a los proyectos mineros en su territorio. / Óscar Pérez

“La decisión de AngloGold Ashanti de detener todas las actividades en el proyecto minero La Colosa, en Cajamarca, Tolima, es una buena señal para la democracia”, aseguró Renzo García, representante del comité ambiental por la defensa del agua y promotor del No a la minería en la consulta popular del pasado 26 de marzo.

A pesar de que el 97 % de los habitantes del municipio decidieron que no querían ningún proyecto minero en su territorio y de que la Ley 134 y la Ley 1757 establece que los resultados de este tipo de mecanismos de participación ciudadana, si superan el umbral necesario, son obligatorios y vinculantes, el retiro de AngloGold no parecía tan fácil.

Incluso, el comunicado, emitido por la compañía en la tarde de ayer, en el que reconoce y acepta la posición expresada por la comunidad y se va, por ahora, del proyecto, tomó por sorpresa a varios de los promotores de la consulta. “Esta es la primera victoria de los campesinos que resistieron durante más de 13 años y que creen en la posibilidad de un proyecto de desarrollo económico distinto”, sostuvo una de las promotoras del No a la minería, que pidió no citar su nombre por seguridad. “Reconocemos la voluntad de la empresa, pero no hay que bajar la guardia, si ellos se retiran es para buscar garantías por parte del Gobierno y volver con más fuerza”, añadió.

Sin embargo, un artículo de la revista Mundo Minero asegura que la decisión de AngloGold Ashanti tiene implicaciones inmediatas. “No se realizarán nuevas inversiones en los trabajos de estudio y exploración, los gastos operativos serán reducidos al mínimo y más de 400 trabajadores de las áreas de operación, administración y logística, asentados en la zona, serán liquidados e indemnizados”. De acuerdo con el artículo, la orden fue impartida por el nuevo presidente de la compañía para Colombia, Felipe Márquez, quien dirige la empresa hace dos semanas.

El reciente comunicado de AngloGold es contundente: “Tras 14 años de presencia de AngloGold Ashanti Colombia en Tolima, el proyecto minero La Colosa, sin estar aún en etapa de explotación, lleva varios años sin avances concretos. Diversas razones que van desde lo institucional, lo político, y particularmente lo social con la reciente consulta, nos obligan a tomar la desafortunada decisión de detener todas las actividades en el proyecto y con ello el empleo y la inversión, mientras se le da certeza a la actividad minera en el país y en Tolima”.

La compañía, además, lamenta tener que detener “la generación de empleo en la región, el impulso a los proyectos de fortalecimiento agrícola, ganadero y comercial en Cajamarca. Las inversiones de AngloGold Ashanti, avaluadas en US$360 millones, buscaban explotar más de 30 millones de onzas de oro que se estima hay en La Colosa.

La decisión de la compañía es inesperada y sorprendente si se tiene en cuenta que una vez se conocieron los resultados, el Ministerio de Minas y Energía, en cabeza de Germán Arce, manifestó que la consulta era una decisión política que no tenía la capacidad de cambiar la ley. Todo parecía indicar que el Gobierno Nacional desconocería la decisión de más de 6.000 votantes y apoyaría la permanencia de la empresa.

Sin embargo, Carlos Hernando Encizo, gerente de Territorio y Gobernabilidad de AngloGold, afirmó que se retira de manera voluntaria y que apoya la decisión de su compañía. “En Colombia hay mucha desinformación con respecto a los proyectos mineros, pero esperamos que cuando este debate se supere sin fanatismo, con tolerancia y veracidad se pueda avanzar en un país que requiere desarrollo”.

Para Renzo García, el pronunciamiento de AngloGold va en línea con la Constitución Política y abre nuevos retos para el municipio de Cajamarca. “Ahora es nuestra responsabilidad demostrar que la agricultura y el ecoturismo son una posibilidad real para generar riqueza y buen vivir en el territorio. Es nuestro deber potencializar los procesos de organización campesina, promover un uso adecuado de la tierra, abogar el consumo de alimentos sanos y generar empleo para toda la población cajamarcuna. Ahora somos un referente de esperanza para Colombia. Esperamos que la decisión de AngloGold sea definitiva".

Temas relacionados