Nieto más joven del fundador de Standard Oil

El legado de David Rockefeller

David Rockefeller, el banquero estadounidense, filántropo, consejero presidencial y heredero de una de las fortunas más legendarias de la historia, ha muerto. A los 101 años, era el multimillonario más antiguo del mundo.

David Rockefeller murió el lunes en su casa en Pocantico Hills, Nueva York, según una declaración enviada por correo electrónico de Fraser P. Seitel, un portavoz de la familia. La causa fue insuficiencia cardíaca congestiva.

Rockefeller era el nieto más joven y sobreviviente del fundador de Standard Oil John D. Rockefeller, el primer multimillonario en EE. UU. Fue el único de los cinco hijos de John D. Rockefeller Jr. que pasó toda su carrera profesional en el mundo corporativo, ascendiendo a máximo ejecutivo de Chase Manhattan Bank durante sus 35 años en la compañía.

Fue también confidente de líderes mundiales, desde Deng Xiaoping en China hasta Nelson Mandela en Sudáfrica, desde el sha de Irán hasta Henry Kissinger. Rockefeller pidió al presidente Jimmy Carter que dejara que el depuesto sha llegara a los EE. UU. para recibir tratamiento médico, lo que condujo a la toma de rehenes estadounidenses en Teherán de 1979 a 1981.

Rockefeller era igualmente conocido por su filantropía. En 2006 cedió US$225 millones al Rockefeller Brothers Fund, que él y sus hermanos fundaron en 1940 para promover el cambio social en todo el mundo. El año anterior donó US$100 millones a dos instituciones de Nueva York: el Museo de Arte Moderno, cofundado por su madre, y la Universidad Rockefeller, una escuela de investigación médica iniciada por su abuelo.

En 2008 donó US$100 millones a su alma mater, la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts.

“La gama de negocios de David Rockefeller y sus conexiones filantrópicas y políticas son, quizás, sin igual”, dijo Ron Chernow, El autor de Titan, una biografía de de John D. Rockefeller publicada en 1998.

La muerte de David Rockefeller cierra un capítulo en la historia de la familia. Conocidos simplemente como “Los hermanos”, David, Laurance, John, Nelson y Winthrop atravesaron los mundos que se cruzaban entre los negocios, la política, la filantropía y las artes, como ninguna otra familia estadounidense lo había hecho.

Los hermanos

Laurance, quien murió en 2004, fue un capitalista de riesgo, ecologista y asesoró en conservación a cinco presidentes estadounidenses. Nelson, quien murió en 1979, fue gobernador de Nueva York por cuatro períodos y vicepresidente estadounidense bajo el presidente Gerald Ford. John D. Rockefeller III, el hermano mayor que murió en un accidente automovilístico de 1978, dirigió el esfuerzo de recaudación de fondos para desarrollar el Lincoln Center for the Performing Arts de Nueva York. Winthrop, quien murió en 1973, fue gobernador de Arkansas. Su hermana Abby Rockefeller Mauze, cofundadora del MOMA, conocida como “Babs”, murió en 1976.

La familia que una vez fue la más rica de la nación, los Rockefeller, hoy palidecen en comparación con los magnates del siglo XXI, como Bill Gates, cofundador de Microsoft Corp, o el inversorionista Warren Buffett.

Rockefeller bromeó una vez que era el único Rockefeller de su generación que tenía que "trabajar para ganarse la vida." Él fue presidente, CEO de Chase de 1957 a 1981, creó una institución financiera global, viajando a 103 países y reuniéndose con decenas de presidentes, reyes y primeros ministros. Él acumuló cerca de 150.000 nombres en un Rolodex electrónico.