La feria del sector, IFLS+EICI, será entre el 9 y el 11 de agosto

“Hay que multiplicar el esfuerzo aduanero”: gremio industrial de calzado, cuero y marroquinería

Luis Gustavo Flórez, presidente de Acicam, habla sobre la reaparición de importaciones a precios anormalmente bajos. Reconoce los retos de sostenibilidad ambiental que tienen las curtiembres.

Luis Gustavo Flórez, presidente ejecutivo de Acicam, afirma que, aun con dificultades, el sector está abastecido de materia prima. / Óscar Pérez - El Espectador

¿Por qué el primer semestre ha sido tan difícil para el gremio?

Mientras que el 2016 terminó en forma positiva, hasta mayo de este año los indicadores de las variables fundamentales han sido negativos. El referente de la producción real de toda la industria para lo corrido del año está en -1,3 %. En nuestros sectores, la producción de calzado se ha reducido 0,1 %, la curtiembre decrece 16,7 %, el calzado aumenta apenas 0,1 % y marroquinería (artículos de viaje y similares en cuero), -26,4 % (ver recuadro para los otros indicadores). La coyuntura económica en general ha tenido una gran debilidad. Nuestro termómetro básico es el consumo de los hogares. Las ventas del comercio a mayo han caído casi 10 %. Hemos venido con una inflación y altas tasas de interés que afortunadamente se están reduciendo y el impacto de la reforma tributaria se ha dado sobre todo por el IVA, que afecta muy fuerte al consumidor, que es el que jalona la cadena. Para el segundo semestre estamos optimistas, pues hay un cambio en la tendencia.

¿Cómo ve la incidencia del contrabando y la subfacturación?

Hay preocupación por el contrabando y la incorporación de productos con precios anormalmente bajos. Los decretos que el Gobierno expidió, el 1744 y el 1745, han sido positivos, porque el gran volumen de calzado que estaba entrando a precios de ruina se ha reducido. Pero vemos con preocupación que eso retoma un impulso.

¿Los decretos han funcionado?

Parcialmente. En cuanto a subfacturación de calzado entre enero y mayo, en 2016 se importó un total de 17,9 millones de pares de calzado. Este año han sido 12,4 millones. Es un primer efecto que tiene dos causas combinadas: la coyuntura económica y las disposiciones gubernamentales. Preocupa que el calzado a menos de un dólar antes sumaba 5,3 millones de pares. Hoy son 600.000, pero nos parece insólito, porque en los primeros meses del año fueron 90.000 pares, más o menos. Ahora va en ascenso. Importaciones con precios menores a los umbrales de los decretos 1744 y 1745 ya tenemos más de 5,8 millones y 1,1 millones, que están eludiendo la medida gubernamental. Algo está pasando en el control aduanero. Cuando se tienen precios así, el perfilamiento de riesgo debe dictar la necesidad de abrir el contenedor y revisarlo. El sector de confección también está amparado por esos decretos. Ellos creen que se debe cambiar a un arancel mixto y no descartamos esa posibilidad. Pero si el control aduanero no es rígido y no se reconoce que estos sectores son importantes para el país, cualquier medida es espuria. Ha habido colaboración de las aduanas y de la Polfa, pero necesitamos que se multiplique para tener una competencia leal.

¿La ley anticontrabando ha funcionado?

En casos específicos se han detectado importaciones anómalas, ha habido un procesamiento y se ha llevado incluso al terreno penal. Se han encontrado operaciones de contrabando, posiblemente que comportan lavado, y ha habido detenciones, empresas enjuiciadas.

¿Qué ha pasado con la preocupación de su sector respecto a la exportación de materia prima?

Eso ha sido difícil de controlar, porque hay un mercado irregular de piel cruda, a nuestro juicio. Las exportaciones de cuero curtido se han caído, así como la producción. Hoy, todo el sector está impactado. Las exportaciones de toda la cadena han caído 17,6 % y la mayoría de las exportaciones son de cuero con bajo contenido de valor agregado.

¿Para ustedes es positivo que se hayan caído esas exportaciones?

Si hay abastecimiento a nivel nacional y es posible exportar, está bien. El problema que surgió, por el que se expidió el decreto 586 de 2016, estuvo dado por la especulación interna, que se llevó cuero al exterior y aquí tuvimos precios muy altos de esa materia prima.

¿Hoy están abastecidos?

Hay disponibilidad, con mayores precios, pero la hay.

¿Ha habido repercusión en el sector de la coyuntura que viven los ganaderos, como la aplicación del decreto 1500 o el brote de aftosa?

No conozco que haya un impacto en la disponibilidad de cuero. Tengo pendiente una conversación con Fedegán, pero hasta ahora las curtiembres no se han manifestado en ese aspecto. Incluso, se ha aumentado el sacrificio.

Es frecuente escuchar sobre sanciones a curtiembres por malas prácticas. ¿Cómo trabaja el gremio para la sostenibilidad medioambiental del sector?

En la curtiembre tenemos un problema delicado. Hay centros en San Benito (en Bogotá), Villapinzón y Chocontá. En Villapinzón ha habido inversiones en las curtiembres, pero es necesario avanzar. Desde Acicam hemos estado trabajando a través de una alianza con el centro de innovación Inescop, de España. Desarrollamos con ellos un proyecto para curtiembres de Villapinzón. Se entregaron las recomendaciones para las medidas que hay que tomar en las unidades productivas y para saber qué hacer con los efluentes. Hay empresas que han avanzado, pero muchas aún no tienen los permisos. La Gobernación de Cundinamarca ha ayudado en la situación. Hay incluso un centro inédito, un laboratorio, en Villapinzón, ayudando a las curtiembres. San Benito es mucho más difícil. Son empresas pequeñas que tienen enormes dificultades para encontrar soluciones tecnológicas. La Secretaría de Desarrollo Económico está ayudando. Y acabamos de firmar un acuerdo en el ámbito del programa AL Invest 5.0, de la Comunidad Europea. Concursamos con Brasil (los gremios Acicam y Assintecal) con una propuesta para mejorar la productividad de las pymes, y uno de los segmentos que se intervendrán en ese proyecto son las curtiembres. Presentaremos las mejores prácticas de producción en ese tema y también las alternativas para seguir trabajando con los empresarios. Nos adjudicaron el proyecto, que viene acompañado de recursos. 

Temas relacionados