Tras crisis por aftosa, Gobierno confía recuperar el estatus sanitario en 90 días

Se formará una zona geográfica de contención, para que el resto del país pueda volver a ser libre de la enfermedad por vacunación.

En junio pasado se presentaron los primeros casos de aftosa, en Tame (Arauca). / Bloomberg

La Organización Internacional de Sanidad Animal (OIE) dio vía libre a la propuesta técnica que presentó el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) para que el país recupere el estatus de libre de aftosa con vacunación antes de que termine el año. Así lo informó el Ministerio de Agricultura, que tuvo la semana pasada una reunión con la Comisión Científica de la OIE, presidida por Monique Eloit.

La OIE aún no ha hecho ninguna publicación en su página oficial, diferente de la noticia de la reunión entre Eloit y el jefe de la cartera agropecuaria, Aurelio Iragorri. Sin embargo, el ministro calificó como “buena noticia” el hecho de que la organización reconociera que el brote concluyó en Colombia. El brote y los focos de la enfermedad, desde junio, se registraron en el país en Tame (Arauca), Yacopí y Tibacuy (Cundinamarca) y en una zona rural de Cúcuta, a 300 metros de la frontera con Venezuela.

Según el Ministerio, “se inicia el proceso de recertificación, que consiste en establecer una zona de contención”, es decir, un área geográfica delimitada, en donde se agrupan todos los casos observados. En esta zona, que tendrá máximo un año de duración, estarían Boyacá, Cundinamarca, Arauca y Santander, aunque esa información no ha sido confirmada de manera oficial. 

El Gobierno confía en que la recuperación del estatus tome alrededor de 90 días, luego de establecer dicha zona. “El ICA desarrollará los procesos pertinentes en esta zona y enviará la respectiva documentación, la cual será revisada prontamente para aprobación de la misma, logrando así la restitución del estatus como libre de fiebre aftosa con vacunación”, agregó la cartera.

Asimismo, el Ministerio informó que el ICA reforzará las actividades de control sanitario en fronteras, en acción conjunta con el Invima, la Fuerza Pública, la DIAN, la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa), entre otras entidades. Esto, en vísperas del segundo ciclo de vacunación del año contra la fiebre aftosa, que se iniciará el 27 de octubre y concluirá el 10 de diciembre de 2017.

Óscar Cubillos, coordinador de la oficina de planeación de Fedegán, expresó que no hay que olvidar que este es apenas el plan que presenta el Gobierno y que, al término de los 90 días, puede que se abra la posibilidad de recuperar el estatus, como puede que no. “Es diferente tener el plan que tener la recuperación”, dijo. Fedegán, en repetidas ocasiones, se ha mostrado escéptica, debido a que países como Uruguay y Paraguay, que tienen menores áreas, han superado el revés en dos a tres años.

De otro lado señaló que el riesgo sanitario que presenta Venezuela difícilmente desaparecerá mientras continúe la crisis política y económica en la que se encuentra el país vecino. “Mientras la institucionalidad venezolana siga con la debilidad que ha mostrado, no habrá un trabajo en contra de una enfermedad como la aftosa. Si no se arregla la situación allá, que no ocurrirá a corto ni a mediano plazo, el asunto sanitario y el contrabando seguirán generando problemas en Colombia”.

Ricardo Sánchez, presidente de la Unión Nacional de Asociaciones Ganaderas (Unaga), expresó que: “Si ocurre así (como dice el Ministerio), en cinco meses y medio luego de que apareció el brote tendremos la posibilidad de que parte del país esté libre de aftosa con vacunación. Eso recuperará la confianza de los mercados internacionales”, afirmó. Unaga calcula que en la zona de contención se concentra apenas el 14 % del sacrificio nacional y una baja proporción de lo que se exporta. Sin embargo, puede haber un impacto en la provisión hacia otras zonas de Colombia que pueden ser exportadoras, explicó Sánchez.