Uber responde a polémica de supuesto acoso a usuaria

La compañía afirma que no está permitido que conductores y usuarios se contacten después de un viaje.

Este domingo, una de las principales discusiones en las redes sociales en Colombia fue el caso, denunciado a través de Twitter, de supuesto acoso a una usuaria por parte de un conductor que trabaja con la aplicación Uber y que le prestó un servicio a la joven en la noche del sábado. (Lea: Polémica por supuesto acoso a usuaria a través de aplicación Uber).

De inmediato, la plataforma respondió en su cuenta advirtiendo que impondría al conductor las sanciones que procedan. Posteriormente, voceros de Uber afirmaron: "Lo descrito por esta usuaria es inaceptable y es contrario a los términos y condiciones de uso de Uber. Estamos investigando el caso y el conductor será desactivado de nuestra plataforma".

Uber, que intermedia un servicio de transporte que no ha sido autorizado por el Gobierno y las entidades competentes, recordó que tanto para los usuarios como para los conductores existen unas políticas que se aceptan al momento de acceder a la plataforma. “Para este caso ni los conductores ni los usuarios pueden contactarse posteriormente a un viaje”, expresaron los voceros de Uber.

El caso en Colombia coincidió con otro hecho que, a nivel global, no favorece a la empresa, cuyo ambiente laboral se encuentra actualmente bajo el escrutinio en Estados Unidos. El domingo, el presidente Jeff Jones renunció después de sólo seis meses en la empresa, convirtiéndose en el último ejecutivo en dejar la startup más valiosa del mundo.

"Queremos agradecer a Jeff por sus seis meses en la compañía y le deseamos todo lo mejor", escribió Uber en una declaración por correo electrónico, de acuerdo con Bloomberg News.

A finales del mes pasado, la compañía pidió la renuncia del ejecutivo de ingeniería Amit Singhal por no haber revelado que tenía una acusación pendiente por acoso sexual en su anterior empleo, en Alphabet Inc. de Google. Durante la misma semana, Ed Baker, vicepresidente de Uber, y Charlie Miller, investigador de seguridad de la compañía, también dejaron sus cargos.