Un sector que mueve $78 billones al año

US$100 millones en negocios se esperan de Expoconstrucción

La feria sectorial que pretende reunir unos 60.000 asistentes, 600 expositores, 200 compradores internacionales.

Archivo.

El negocio de la construcción, a pesar de la desaceleración económica que vive el país, sigue edificando con fuerza. “Para que la construcción produzca $78 billones anuales en el país, se demandan $33,9 billones en insumos, materiales y servicios. Esta cifra, desde la pasada edición de la feria, ha crecido en cerca de 17 %, unos $5 billones”.

La frase, que más que lanzar unos cuantos datos se podría entender como un adecuado análisis del sector, es de Sandra Forero Ramírez, presidenta ejecutiva de Camacol, el gremio de la construcción en el país y quien estuvo detrás de la instalación de Expoconstrucción y Expodiseño 2017, la feria sectorial que pretende reunir unos 60.000 asistentes, 600 expositores, 200 compradores internacionales, concretar 1.500 citas y, con todo esto, firmar negocios por más de US$100 millones.

Y aunque algunos de los temas que allí se van a discutir están enfocados en la construcción sostenible –porque, de acuerdo con las proyecciones, en siete años, una de cada cinco nuevas edificaciones en Colombia debe certificar el 20 % de ahorro en agua, energía y energía incorporada en materiales de construcción–, los que más apuestan por ese negocio son precisamente los sectores que resultan beneficiados con toda esta tendencia constructora del país.

Y el cemento es el primero en la taquilla. El Grupo Argos, por ejemplo, que acaba de reportar sus utilidades, informó sobre su crecimiento del 14 % en primer trimestre de 2017. Su principal negocio, el de cemento, tuvo un “crecimiento del 11,5 % en los despachos a nivel consolidado”, detalló la organización. Los sectores del acero, productos de caucho, plástico, madera, maquinaria y suministro eléctricos, intermediación financiera, minerales no metálicos, muebles, sustancias y productos químicos, maquinaria y equipos relacionados, construcción, reparación y arrendamiento, servicios de transporte terrestre, productos de la refinación del petróleo y otros manufacturados, aparecen en la lista.

Por eso Forero le lanzó varios mensajes con carácter de urgencia al Gobierno. Mensajes que también le han enviado, en repetidas ocasiones, líderes de otros importantes gremios, como la Andi. “El país requiere de una política industrial y productiva que permita mejorar la competitividad de nuestras empresas, pero que además de promover instrumentos que ayuden a superar brechas de productividad de cada sector, permitan agilizar procesos que hoy en día se convierten en un gran cuello de botella para muchas ramas industriales asociadas a la actividad. Aspectos ambientales, logísticos, aduaneros, laborales y de formalización empresarial deben ser parte integral de la política de fortalecimiento industrial”, detalló Forero en el marco de la feria sectorial.