Los bancos aumentan sus ganancias y los colombianos, sus deudas