15 Dic 2012 - 9:00 pm

La decana de las secretarias en el país falleció el miércoles

Mireyita, el alma de 'Semana'

Durante tres décadas fue la mano derecha de Felipe López en la consolidación de una de las empresas periodísticas más influyentes del país.

Por: Élber Gutiérrez Roa
  • 28Compartido
    http://www.elespectador.com/empresas-periodisticas/mireyita-el-alma-de-semana-articulo-392601
    http://tinyurl.com/cyndyrm
  • 0
insertar
Mireyita, como era conocida en los medios de comunicación, falleció el miércoles. / Semana

Cuando Felipe López la vio por primera vez, hace ya casi treinta años, ni siquiera se mostró sorprendido, porque la muchacha llegara a la entrevista laboral apurada y en jeans. La atendió con una sola pregunta y ante el desparpajo y la personalidad arrolladora con la que ella le respondió, optó por contratarla como su secretaria aquel día, 16 de abril de 1985.

Esa fue la fecha en la que Mireya Durán empezó a hacer historia en Semana, la revista a la que le dedicó su vida y en la que se le recuerda con especial gratitud, tras su fallecimiento como consecuencia de un cáncer, ocurrido el miércoles pasado.

Más que la secretaria del director, Mireyita, como todos le decían, era una asesora de primera línea para temas periodísticos y en no pocas veces ayudó a su jefe a salir de apuros o a definir enfoques temáticos para la publicación.

Así como ella repetía que López era el mejor periodista de Colombia, él le guardó especial estima y ante todo respeto por su claridad para analizar el país. Y cómo no hacerlo, si Mireyita tenía, además del olfato para leer lo que había detrás de los grandes debates nacionales, esa sinceridad de santandereana (de El Socoro, para más señas) para decirle lo que pensaba. A él y a quien fuera. Desde los periodistas que pasaron por la redacción de Semana hasta dirigentes políticos y líderes de las más grandes compañías.

Hace apenas seis años a Mireyita se le dio por postularse al Congreso. Germán Vargas Lleras la convenció de ingresar a la lista de Cambio Radical para la Cámara de Representantes por Bogotá. “Preséntese, pero ni se le ocurra ganar”, le dijo López con el humor negro que lo caracteriza.

A ella le faltaron votos y a él le sobró alegría por seguir contando con su apoyo en la revista, a la que un par de veces Mireyita pensó dejar por eventuales diferencias con el jefe.

López siempre se las ingeniaba para contentarla. Un arreglo floral podría ser la fórmula si había que persuadirla de volver. Y en la redacción de Semana, se recuerdan varios episodios en los que hubo que ordenar ramos para ella. Al día siguiente, la veían de nuevo en su escritorio despachando a visitantes no invitados, atendiendo llamadas de ministros y buscando regalos para alguna reunión social de López.

Tuvo todo el poder y la confianza, pero siempre se mantuvo en su lugar. No presumía de importante ni se permitía asomos de arrogancia. Además, quienes la conocieron dan fe de su transparencia como persona. Sin caer en la imprudencia, le decía de frente a los gobernantes del país lo que pensaba de ellos y le sobraba carácter para admitir equivocaciones.

No podía ser de otra forma si a su sangre del Socorro se le suman cinco años de formación en Londres, en donde alguna vez se casó y divorció sin tener hijos.

Altiva y sencilla en la mirada. Concreta y, si era el caso cortante, en la conversación, la mujer delgada que sabía al detalle todo lo que ocurría en la revista no estará más allí para resolver problemas o alegrarle la vida a sus compañeros. Le dieron el último adiós el viernes, en una concurrida ceremonia que más parecía la de un sepelio presidencial.

Dejó, eso sí, un legado inolvidable, como la contundente respuesta que le dio a Felipe López en aquella entrevista de trabajo a la que concurrió de prisa, porque se iba de vacaciones a El Socorro.

“¿Que si soy ordenada? ¡Por supuesto que sí!”.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 3
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Descubren 12 pistolas ocultas en un compresor
  • Nacional Oct 22 - 12:17 am

    La vida a los 69

    La vida a los 69

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Cargar el celular al lado de la cama mientras se está durmiendo engorda
  • Atlas científico de relaciones sexuales
3
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

fionas

Dom, 12/16/2012 - 12:33
Personas como la sra MIREYA permanecera siempre en los recuerdos bonitos de la historia de la revista Semana. A proposito de los diminutivos que se emplean para llamar a una persona generalmente utilizado en Bogotá , en otras ciudades suena peyorativo y no es comun porque da la sensacion al escucharlo que es fingido , llamar a la persona por su nombre le da la connotacion que merece esa persona y sin necesidad del diminutivo
Opinión por:

josa

Dom, 12/16/2012 - 09:11
Nos abrzamos a las demostraciones de pésame a la revista semana y semana.com, donde aprendimos a conocer la verdad del país, de seguro la Sra. Nireyita, fue eje fundmental para que ese medio nos mostrara a los colombianos los actos oficiales de los gobieronos llenos de corrupción, politiquería y criminalidad de estado, sus consecuencias se vieron ahora cuando semana se encuentra en el primer lugar, sus jefes, sus periodistas y sus columnistas valientes reciben el más sentido pésame por la muerte de esta pieza clave, paz en su tumba......
Opinión por:

OPITA PREOCUPADO

Dom, 12/16/2012 - 09:10
PAZ EN SU TUMBA....... Y EN NUESTRA VIDA EL RECUERDO DE UNA PERSONA QUE DEJO MUCHAS ENSEÑANZAS.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio