No cesa polémica por filme 'La dama de hierro'

El jefe del gobierno lo considera una ofensa a la labor de una de las políticas conservadoras más influyentes de los años recientes.

El primer ministro del Reino Unido, David Cameron, criticó duramente el filme ‘La dama de hierro’, sobre la vida de Margaret Thatcher, estrenado el fin de semana.

Para algunos conservadores resulta incómoda. Para algunos laboristas, complaciente. En el fondo quizá existan filiaciones ideológicas, pero la película cumplió su estreno este fin de semana y recaudó algo más de dos millones de libras esterlinas en el Reino Unido. El título no requiere de excesiva presentación: ‘La dama de hierro’, el apelativo que se ganó la primera ministra, Margaret Thatcher (1979 – 1990) por su determinación para responder militarmente en el conflicto contra Argentina, en busca de la soberanía en las Islas Malvinas.

Es una película sobre la vida de la exmandataria que en su primer fin de semana ha pasado de ser un asunto baladí para convertirse en una controversia que incluso llega al gobierno. Al primer ministro David Cameron no le resultó un buen filme, tal vez no por el rodaje sino por el contenido: “Es una película más acerca del envejecimiento y elementos de demencia sobre una primera ministra estupenda”, fue su crítica.

La observación del conservador Cameron es la misma que identifica a la generalidad de su facción política. Margaret Thatcher fue mucho más que una mujer que hoy pasa sus días solitaria, sumida en una demencia senil que borró de su cerebro las gestas políticas libradas en otros tiempos. Quizá ella haya sido la gobernante que mayor claridad mostró en su rechazo al proyecto soviético, además de haberse convertido a pulso en la primera mujer en encabezar el gobierno británico en un entorno y en una época machistas.

'La Dama de Hierro' ahora tiene 86 años y está enferma, una realidad que merece cierto respeto en opinión del actual primer ministro: “Uno no puede dejar de preguntarse, ¿Por qué tenemos que tener esta película ahora?”, se preguntó Cameron públicamente, quien dejaba en el aire palabras como burla y caricatura. La película es una “basura”, sentenció Lord Bell, uno de los antiguos asesores de Thatcher.

Las críticas del jefe del gobierno británico y de los conservadores no han recibido muchas respuestas políticas de los laboristas, sus adversarios políticos de siempre, para quienes habría resultado más llamativo que se hiciera más énfasis es sus desatinos en el gobierno. Es posible que disfruten cuando en la película un hombre le grita “monstruo” a Thatcher, en medio de la polémica desatada por su iniciativa del 'poll tax', un impuesto que pretendía hacer contribuyentes iguales a todos los ciudadanos, sin importar sus recursos y zonas de residencia. Los disturbios de allí surgidos fueron los principales aceleradores del fin de su mandato.

Quien sí respondió a los ataques fue la actriz protagonista Meryl Streep, quien curiosamente se llevó elogios de Cameron por su interpretación magistral. Para Streep, la película se encuentra en un punto de equilibrio que en ningún momento desconoce el papel histórico de Margaret Thatcher, pero que trata de la vida real de la exmandataria y en la vida real las personas se enferman, incluso de demencia. La actriz sólo sugirió: “Además, si Cameron juzga irrespetuosa la película, me pregunto qué diría ella si lo escucha decir en una radio que por qué no esperar y hacer la película cuando ella ya haya muerto”.

Temas relacionados