Publicidad
Cine 19 Feb 2013 - 10:16 am

Entrevista con el director Pablo Berger

"Me sentí como en el carnaval de Río": Pablo Berger

La cinta Blancanieves fue la gran ganadora en los premios Goya. La película competirá en la sección oficial en el Festival de Cine de Cartagena que comienza el próximo 21 de febrero.

Por: El País y Redacción Cultura
  • 3Compartido
    http://www.elespectador.com/entretenimiento/agenda/cine/me-senti-el-carnaval-de-rio-pablo-berger-articulo-405675
    http://tinyurl.com/lzpau6q
  • 0
insertar
Pablo Berger dando su discurso de agradecimiento después de haber recibido el premio a Mejor Película por “ Blancanieves”. /AFP

Ha dormido poco. Porque pocas veces se ganan diez goyas (y en concreto tres para él como productor, guionista y autor de la canción original). Un cansado Pablo Berger (Bilbao, 1963) recuerda los mejores momentos de la noche del domingo, la que fue casi casi su noche.

Su película Blancanieves, está hecha en blanco y negro y es muda, aunque no silente, ya que está acompañada por una expresiva banda sonora.

La cinta se empezó a rodar al mismo tiempo que se revelaba la participación de “The Artist” en Cannes. Una película que apelaba al mismo concepto, una película muda para el gran público.

Según la sinopsis de la cinta, no se trata de una actualización del cuento de los hermanos Grimm, ni de una adaptación al ambiente de la España de los años veinte en que se sitúa la acción. Hay mucho de cuento en la película.

Durante los años 20 en Andalucía, la película narra la historia de la hija de un torero encerrado por cuenta de una mujer perversa que tortura y persigue a la inocente niña. Los elementos de la fábula de Grimm como los enanos o el espejo aparecen pero de manera distinta. El proyecto de Berger ha suscitado el beneplácito de la crítica por ser un proyecto arriesgado, diferente que no sólo está pensando para un nicho sino para una audiencia mucho más amplia.

La 27ª edición de los Goya sonó a relevo generacional. ¿Lo vivió así?


Me sentí como si estuviese en el carnaval de Río y fuese una bailarina exhibiéndome [risas]. En serio, sí es cierto que había muchos actores jóvenes que apenas conocía pero que reconocía, nuevos directores... Hay un cambio generacional y yo soy un caso atípico. Por edad pertenezco a la generación de Enrique Urbizu o Alex de la Iglesia. Pero salté tarde al largometraje y habiendo pasado tanto tiempo entre Torremolinos 73 (2003) y Blancanieves (2012) coincido con Bayona, Alberto Rodríguez o Nacho Vigalondo.

El domingo había pocos representantes de nuestros mayores, como Fernando Trueba o José Sacristán, como gran actor aún sin Goya. Sin embargo los directores no tenemos fecha de caducidad. Shohei Imamura fue rompedor hasta sus últimos días. Aún así yo me gano la vida dando talleres de cine y me encuentro gente joven que pisa fuerte y no tiene complejos. No les asusta coproducir o el idioma. Es el cine sin fronteras.

¿Qué sintió al oír el nombre de Bayona en el Goya a mejor dirección?

Mentiría si dijera que no tuve una sorpresa, porque lo quería. Estaba sentado al lado de Maribel Verdú y ella me había avisado: 'Pablo, prepárate para las sorpresas, y piensa en otro nombre cuando lean los nominados'. Desgraciadamente no le hice caso [risas]. En seguida se me pasó porque rápidamente llegó el último, el Goya a la mejor película, que es el galardón comodín, el que agrupa a todos. Y me llevé el de guion... que confieso que era el que realmente quería.

De lo dicho en la gala, ¿firmaría el 100%, el 80%...?

Lo que dijo Maribel es lo que yo pienso. Habló de manera clara, concisa y con mucha seguridad. Lo llevaba muy bien preparado. Cada ganador en su minuto de gloria tiene derecho a decir lo que quiera: como si quiere bailar una jota o nombrar a todos sus primos. A pesar de ser larga, la gala dio para un poco de todo: risas, reivindicaciones, lloros... Y al final me queda el sabor de que ha sido un buen año de cine español.

Tiene alma de director de gran público, mainstream, pero la vida le lleva por la etiqueta de cineasta de culto. ¿Es una lucha interior o contra la realidad?

Cuando charlamos en El País los cuatro directores candidatos, Fernando Trueba recordó que antes no se decía de autor o popular, sino que ibas a ver una de Hitchcock, una de Bergman. Se hablaba de cine.

Tengo vocación comercial, quiero llegar al mayor número de gente. Hago los filmes para mí, pero me gusta todo tipo de largometrajes. Sé que mi cine, de forma inconsciente, es un cine de autor abierto, y lo puede disfrutar desde un crítico hasta un ama de casa. Lo de ser de culto me halaga, queda muy bien en las revistas de tendencias, pero ya me gustaría tener algunos de los millones de espectadores de Lo imposible, y a lo mejor a Bayona le apetece alguno de mis premios. Podríamos hacer un intercambio.

Si la gala de los Goya fue su momento de gloria, ¿el peor trago llegó cuando le avisaron desde Cannes que existía The artist?

El mejor momento fue el del domingo. Salimos por la puerta grande, si vale el símil taurino. Sin embargo el peor fue cuando vimos que no llegábamos al presupuesto para arrancar la película. Durante unas semanas cedí a rodar una doble versión: una muda para cine y otra sonora para que las televisiones la comprasen. Afortunadamente nadie mordió el anzuelo.

Creo en el destino, todo pasa porque tiene que pasar, y tendría que agradecer a los productores y a las televisiones que entonces no entraron, porque volvimos al plan original. Aunque la salida de The artist dolió, porque tenía el mismo concepto que nosotros: películas mudas para gran público. Y yo rodaba en pocas semanas cuando se estrenó en Cannes. Nos pisaron.

¿Habrá que esperar otros ocho años para su nuevo filme?

No tengo esa vocación. El sistema financiero me ha empujado a ello. Yo la haría cada tres años: escribo, produjo y dirijo, y ese es el tiempo perfecto. Y sí, mi siguiente marcianada también será a contracorriente.

Relacionados

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 1
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Victoria aplastante de los Gigantes de San Francisco en Pittsburgh
  • Cuadrangular de Brandon Crawford en la victoria de los Gigantes

Lo más compartido

  • Salud Sep 26 - 2:15 pm

    Jugos que no son jugos

    Jugos que no son jugos
  • Con hongos cultivados devuelven color a ríos contaminados de Colombia
1
Opinión

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

azucarpimientaysal

Mar, 02/19/2013 - 14:05
Bueno .. el pequeño desatino de entregar inicialmente un premio a quienes no correpondia no nublo para nada una ceremonia, tan elegante, tan perfecta, donde brillo la originalidad, personalidad, elegancia, buen gusto, sencillez, glamour. Encantados todos con tan esculturales cuerpos de las mujeres en especial la modelo de la rosa grande roja y de Maia Salamanca, que mujer tan espectacular. Todo perfecto. Ojala algun dia en Colombia aprendieran a distinguir entre los taparrabos bordados en oro de dineros de dudosisima procedencia que todo lo enlodan, compran y prostituyen que se cren dueños del arte, de los artistas, de las personas y nos han impuesto una cultura de odios, venganzas, narco-terrorismo-guerrillas, politica corrupta, desfaklcos, violaciones, crimenes crimens y mas crimens de toda indole,,, etc cuando hay tantos temas tan bien tratados pos los verdaderos cineastas, por esos genios, esos magos del cine, Felicitaciones a todos: artistas, directores, musicos, compositores, escritores, guionistas, fotografos, etc, etc, Todos buenisimos, y con un profesionalismo sin igual.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio