Publicidad
Cine 14 Mar 2013 - 9:51 pm

Cine

Oz, el poderoso

Entrevista con James Franco, quien interpreta a un mago de poca monta en la última gran producción de Disney, que muestra el pasado de este fantástico personaje.

Por: Oficina de comunicaciones de Disney
  • 6Compartido
    http://www.elespectador.com/entretenimiento/agenda/cine/oz-el-poderoso-articulo-410337
    http://tinyurl.com/kkbkrpl
  • 0
Oz, el poderoso/ Cortesía

En Oz, el poderoso, de Disney, el actor nominado al Oscar, James Franco (127 horas, El hombre araña), se reúne con el director Sam Raimi para concretar su cuarto proyecto juntos. “Este es mi cuarto trabajo con Sam Raimi”, afirma el talentoso actor. “Él se ha convertido en un buen amigo. Sam es genial para muchas cosas pero yo diría que es excelente, que es un maestro en el uso de efectos especiales en historias humanas.

“Además, él es un tipo grandioso y es muy bueno tenerlo cerca; eso no es poca cosa. Llevo trabajando 16 años ya, he dirigido mis propias películas, y puedo decir que una de las cuestiones principales que tomo de Sam es lo divertido que es estar cerca de él, lo felices que nos hace sentir a todos en el set cuando dirige. Eso es realmente importante cuando estás haciendo una película”, agrega Franco.

Esta vez, Raimi dirige a Franco en el papel de Oscar “Oz” Diggs, un mago de poca monta que trabaja en un circo ambulante y que, súbitamente, se encuentra en una tierra fantástica donde es anunciado como el hechicero de una antigua profecía. Franco describe a Oz como “un mago muy bueno, que siente que no ha logrado nada de lo que desea en la vida y que, quizás, está buscando en sitios equivocados. Él quiere ser una figura famosa en todo el mundo. También es un gran seductor. Tiene muchas novias en el circo, aunque tiene un verdadero amor en Kansas, con el que no puede comprometerse. Hasta que llega un horrible tornado y él es arrojado a un mundo mágico llamado Oz”.

Hay dos razones por las cuales Franco deseaba interpretar el papel de Oz. “En primer lugar, me encantaban los libros de la saga “Oz” cuando era pequeño”, explica el actor. “Los leí todos desde una edad muy temprana. Pensé que era un mundo mágico y un lugar al que me encantaría viajar. En segundo término, cuando leí el guión, realmente me gustó cómo habían encarado a mi personaje, Oz, quien es una suerte de emisario de la Tierra de Oz y es un poco charlatán también; es un poco canalla y un poco tonto. Me encantó eso. Es un personaje que reacciona ante este hermoso y fantástico mundo, aunque de maneras divertidas e inesperadas. Era la combinación perfecta y la forma adecuada de llevar a Oz a la pantalla grande en la actualidad”.

Oz el poderoso, es la precuela cinematográfica del clásico libro de L. Frank Baum “El maravilloso mago de Oz”. La historia imagina los orígenes del adorado personaje del hechicero, cuyo pasado nunca se reveló por completo en ninguno de los 14 libros de la saga de la Tierra de Oz.

Franco cree que hay muchas razones por las cuales la gente sigue amando las historias de la Tierra de Oz. “Es un mundo completamente desarrollado, al cual Baum volvió muchas veces en sus libros y creó con enorme detalle”, comenta Franco. “Creo que la gente puede ser transportada a una tierra donde siente que hay reglas muy claras, sitios geográficos y está todo muy bien diseñado; es agradable visitar un lugar creado con tanta autoridad. Pero también, la Tierra de Oz, en otro sentido, es un universo paralelo no sólo para mi personaje sino para todos, donde la gente puede ir, vivir y trabajar sus propios conflictos psicológicos de manera disfrutable, porque es un lugar tan fantástico y colorido”.

Cuando Oz viaja a través de la Tierra de Oz, se encuentra a tres brujas diferentes: Evanora, la regente de la Ciudad Esmeranda; Theodora, su inocente y vulnerable hermana, y Glinda, la Bruja Buena. Ellas son interpretadas por Rachel Weisz, Mila Kunis y Michelle Williams, respectivamente. Franco disfrutó de trabajar con el talentoso trío de actrices. De Rachel Weisz, comenta: “Rachel es una de las mejores actrices en este momento. Ella es muy trabajadora. No tuve muchas escenas con ella pero sé que le gusta explorar todas las formas posibles de realizar una escena. Como actor, eso es muy divertido. Es toda una aventura bucear en cada escena”.

Trabajar con Mila Kunis fue una experiencia confortable para Franco, quien ya trabajó con la actriz anteriormente. “He trabajado con Mila en muchos proyectos ya”, relata, “Puedo decir que ella es mi actriz favorita para trabajar. Es tranquila, lista, tiene un gran instinto y creo que tenemos buena química. Por todo eso, trabajar con ella en esta película fue más placentero de lo que uno creería”.

De Michelle Williams, quien interpreta a la bondadosa Glinda, Franco afirma: “Michelle es una actriz súper trabajadora y muy cuidadosa de sus personajes. Creo que su objetivo central, o uno de sus objetivos principales con este personaje, fue ser leal a la concepción clásica de éste, añadiendo nueva vida y un espíritu renovado a Glinda para que no fuese solamente un personaje de cuento de hadas”.

Uno de los personajes con los cuales el Oz de James Franco mantiene una relación especial en la película es Finley, el mono alado (cuya voz –en la versión original, en inglés- es del actor Zach Braff), con quien Oz se encuentra en su viaje a través de la Tierra de Oz. Acerca de esta relación, Franco comenta: “Se necesitaba una cierta dinámica entre Oz y Finley, que es una relación antagónica y muy divertida. La veo semejante a la de Laurel y Hardy, o a una especie de vodevil antiguo. Zach fue la persona indicada para desarrollar esa relación”.

Pese a que Franco no necesitó entrenamiento para escenas de riesgo en Oz el poderoso, sí debió aprender a hacer trucos de magia. “Me pidieron que llegara aquí dos semanas antes de comenzar el rodaje para trabajar con el gran Lance Burton, uno de los más famosos –sino el más- magos de Las Vegas”, relata Franco. “Trabajamos juntos cada día en ciertos trucos; sacando palomas de la nada, creando fuego de mi mano y convirtiéndolo en un pájaro. ¡Trucos muy avanzados!”.

Por todo ello, no sorprende cuando Franco admite que su escena favorita del film fue el espectáculo de magia en Kansas. “Fue un gran equilibrio entre una tontería y un show entretenido”, apunta el actor. “Todos pusieron mucho esfuerzo para crear lo que hubiese sido un acto de magia en el año 1900. Fue divertido ir al pasado y hacer eso”.

Cuando el público vea Oz el poderoso, Franco cree que “reirá y pasará un muy buen momento. La película será en 3D, por lo tanto el público será transportado a otro mundo”.

Finalmente, el actor agrega: “En este film, Oz es un mago. Es una suerte de ilusionista. Es la analogía perfecta, o la metáfora ideal de lo que Sam y todos los realizadores de esta película han hecho. Crearon una gran ilusión para llevar a la audiencia hacia otro mundo”.

Por favor, describe a Oscar ‘Oz’ Diggs, tu personaje

Oscar ‘Oz’ Diggs es un mago en un circo ambulante. En realidad él es un mago muy bueno, aunque siente que no ha logrado nada de lo que desea en la vida, quizás porque está buscando en sitios equivocados. Él quiere ser una figura famosa en todo el mundo. También es un gran seductor. Tiene muchas novias en el circo, aunque tiene un verdadero amor en Kansas, con el que no puede comprometerse. Hasta que llega un horrible tornado y él es arrojado a un mundo mágico llamado Oz

La gente en este nuevo mundo cree que Oz es un hechicero real, con poderes verdaderos. Pero él no lo es; es simplemente un mago que utiliza un juego de manos para crear la ilusión. Oz finge ser un verdadero hechicero porque le han prometido mucho oro y el trono del reino. Le han prometido que se convertirá en el regente del reino si él es quien todos piensan. Por eso él se suma a esa farsa que lo mete en un montón de problemas porque se enfrenta con criaturas realmente mágicas y situaciones que requieren de magia, que por supuesto él no puede realizar. Todo eso lo sumerge en la aventura, el humor y muchas otras cosas sorprendentes.

¿Por qué quisiste ser parte de este proyecto?

Hubo dos razones por las cuales quise hacer esta película. En primer lugar, me encantaban los libros de la saga “Oz” cuando era pequeño. Los leí todos desde una edad muy temprana. Pensé que era un mundo mágico y un lugar al que me encantaría viajar. En segundo término, cuando leí el guión, realmente me gustó cómo habían encarado a mi personaje, Oz, quien es una suerte de emisario de la Tierra de Oz y es un poco charlatán también; es un poco canalla y un poco tonto. Me encantó eso. Es un personaje que reacciona ante este hermoso y fantástico mundo, aunque de maneras divertidas e inesperadas. Era la combinación perfecta y la forma adecuada de llevar a Oz a la pantalla grande en la actualidad.

¿Cómo llegaron a ti los libros de L. Frank Baum?

De niño, me encantaba la fantasía. Uno de los primeros libros que mi padre me leyó fue “El Hobbit”; eso me llevó a seguir leyendo más por mi cuenta, hasta que llegaron los libros de “Oz”, creados por L. Frank Baum. Las aproximadamente catorce obras que él escribió fueron los primeros libros que leí por mi cuenta; fueron muy importantes para mí, influyeron en mi desarrollo y mi gusto por los libros y la literatura.

¿Te identificas con tu personaje? ¿Cómo?

Me puedo identificar con mi personaje en la forma en que me identifico con todos los personajes que interpreto. Mi biografía y la historia de Oz tienen paralelismos; ambos somos artistas. Él quiere ser un gran inventor; creo que yo ambiciono hacer películas que me enorgullezcan. En ese sentido, pienso que ambos queremos formar parte de cosas interesantes.

¿Qué ocurre cuando Oscar queda atrapado en el tornado?

Oscar trata de escapar del circo porque un marido celoso lo está buscando. Hay una persecución y él escapa en un globo aerostático. Allí es cuando lo absorbe el tornado.

¿Quién lo recibe cuando llega a la Tierra de Oz?

Cuando mi personaje llega a la Tierra de Oz lo recibe una joven bruja llamada Theodora, que interpreta Mila Kunis. Resulta que hay una profecía que narra que un salvador llegará al lugar, llevando el nombre de la tierra, y que caerá del cielo. Él es quien salvará al lugar de un reinado tirano. Por eso, la joven Theodora piensa que yo soy el salvador profetizado.

Cuando Oscar llega a la Ciudad Esmeralda y conoce a Evanora, ¿qué ocurre?

Llegamos a la Ciudad Esmeralda y nos recibe otra bruja, Evanora, la hermana de Theodora. Ella ha gobernado Ciudad Esmeralda mientras todos esperan que llegue el hombre de la profecía. Cuando Oz arriba, Evanora está algo escéptica porque mi personaje es un poco tonto, no es el hechicero que todos esperan. Entonces, Evanora trata de socavar la suposición de que el trono le pertenece y lo envía a una misión en la cual, cree, lo matarán.

¿Cuál es esa misión?

Todos en la Tierra de Oz creen que Glinda es, en verdad, la bruja mala. Por eso las hermanas, Theodora y Evanora, envían a mi personaje a destruir a Glinda robándole su varita mágica. Oz conoce a Glinda y se produce un malentendido. Él piensa que ella es malvada pero, en realidad, no lo es. Además, Glinda le recuerda a Annie, su amor de Kansas. Hay un momento de conexión pero luego Glinda comprende que Oz no es el gran mago que han esperado y entiende que ambos están en problemas y necesitan escapar. Aun cuando sabe que quizás él no sea el hechicero que esperaban, su gente no tiene idea de esto y eso le permitirá a Oz hacerse pasar por el gran mago de todas formas, para darle esperanza al pueblo y darle fuerzas para vencer a la bruja malvada.

¿Cómo planea Oz atacar a las brujas malvadas y devolverle a Glinda la Ciudad Esmeralda?

Oz tiene un gran plan. Él vencerá los globos aerostáticos de las brujas con un poco de ilusión y un toque de engaño. Hay un campo de amapolas que hace dormir a la gente, justo en las afueras de la Ciudad Esmeralda. Por ello, si él puede atraer los globos hacia ese campo, los hará dormir. Luego, a tono con las habilidades de Oz como artista e ilusionista, él crea un dispositivo similar a una cámara, que puede proyectar su rostro deformado para que las brujas y la gente de Oz se asuste y crea que es un ser súper humano, alguien sobrenatural.

¿Por qué a Oz le gustan tanto las cajas de música?

Oz es un gran seductor. La forma en la cual seduce a una mujer es fabricando una caja de música, que finge haber recibido de su abuela. Le da a cada una de sus conquistas una de estas cajas, para seducirlas.

Mila Kunis encarna a Theodora. ¿Cómo es trabajar con ella?

Trabajé con Mila Kunis en muchos proyectos ya. Ambos hicimos Una noche fuera de serie. Hicimos sketches de comedia para “Funny or Die”. Ella actuó en el film Tar, realizado por estudiantes de NYU. Trabajamos juntos en un extraño video de vampiros y en muchas otras cosas. Puedo decir que ella es mi actriz favorita para trabajar. Es tranquila, lista, tiene un gran instinto y creo que tenemos buena química. Por todo eso, trabajar con ella en esta película fue más placentero de lo que uno creería.

Michelle Williams interpreta a Glinda. ¿Cómo fue actuar con ella?

Michelle es una actriz súper trabajadora y muy cuidadosa de sus personajes. Creo que su objetivo central, o uno de sus objetivos principales con este personaje, fue ser leal a la concepción clásica de éste, añadiendo nueva vida y un espíritu renovado a Glinda para que no fuese solamente un personaje de cuento de hadas.

Rachel Weisz da vida a Evanora. ¿Cómo fue la experiencia con ella?

Rachel es una de las mejores actrices en este momento. Ella es muy trabajadora. No tuve muchas escenas con ella pero sé que le gusta explorar todas las formas posibles de realizar una escena. Como actor, eso es muy divertido. Es toda una aventura bucear en cada escena

Zach Braff le da voz a Finley, el mono alado. ¿Disfrutaste de trabajar con él?

No conocía a Zach pero él había trabajado con mi hermano, quien estuvo en “Scrubs”, el programa de Zach, durante un tiempo. Mi hermano sólo tenía elogios hacia él. Cuando comenzamos a trabajar juntos todo salió fácil desde el comienzo. Nos llevamos increíblemente bien. Era necesaria esa dinámica entre Oz y Finley, que tienen una relación antagónica pero muy divertida a la vez. La veo semejante a la de Laurel y Hardy, o a una especie de vodevil antiguo. Zach fue la persona indicada para desarrollar esa relación.

¿Crees que Oz comprende que la gente en blanco y negro, al comienzo del film, están con él en la Tierra de Oz?

Hay actores que encarnan personajes en Kansas, como Zach Braff, Michelle Williams y Joey King, que después también aparecen como personajes en la Tierra de Oz. Así, Zach comienza como el asistente de Oz en Kansas. Michelle Williams interpreta a una mujer llamada Annie, el amor verdadero de Oz, y Joey King es una niña en silla de ruedas. Cuando mi personaje llega a la Tierra de Oz, estas otras figuras tienen una especie de correlato con sus encarnaciones previas. Creo que él establece cierta conexión entre ellos; quizás de un modo más emocional que mental, al estilo ‘Hey, tú eres Annie’.

¿Tienes alguna escena preferida en la película?

Me encantó hacer el espectáculo de magia en Kansas. Fue un gran equilibrio entre una tontería y un show entretenido. Todos pusieron mucho esfuerzo para crear lo que hubiese sido un acto de magia en el año 1900. Fue divertido ir al pasado y hacer eso.

¿Qué entrenamiento debiste hacer para filmar esta película?

No tuve que entrenarme para hacer escenas de riesgo pero sí para hacer trucos de magia. Me pidieron que llegara aquí dos semanas antes de comenzar el rodaje para trabajar con el gran Lance Burton, uno de los más famosos –sino el más- magos de Las Vegas. Trabajamos juntos cada día en ciertos trucos; sacando palomas de la nada, creando fuego de mi mano y convirtiéndolo en un pájaro. ¡Trucos muy avanzados!

Cuéntanos acerca de los nuevos personajes presentados en el film

En la Tierra de Oz hay muchas criaturas diferentes. Están los Quadlings, que lucen como humanos pero tienen un físico muy extraño. Curvan sus cejas y tienen vello facial muy raro; tienen un vestuario que los hace parecer niños vestidos de tomates. Son gente muy feliz; son fieles a Glinda y sonríen todo el tiempo.

Están también los Tinkers. Son una raza de caballeros ancianos. No hay un sólo joven entre ellos. Son todos mayores y muy buenos con las cosas mecánicas. Son los mecánicos e ingenieros de Oz.

Están los Munchkins. Todos los conocen; son también bastante alegres. Son muy buenos para la danza y el canto.

Y en nuestra versión de “Oz” hay tres brujas. Dos hermanas, Theodora y Evanora, quienes están en la frontera entre el bien y el mal y pueden ir para cualquier lado. Ambas tienen sus propias batallas internas con eso. Y también está Glinda, quien es la bruja buena, aunque eso no queda claro al comienzo de la historia. Mi personaje, Oz, tampoco está seguro de ello. Cuando se conocen, Glinda le recuerda a Oz al amor de su vida, en Kansas; así que hay un toque de romance entre ellos también.

¿Cómo conoce Oz a la Niña de Porcelana y a Finley?

Creo que son dos personajes muy frescos en este film. La Niña de Porcelana es interpretada por Joey King, y el mono alado –un muy buen mono alado llamado Finley- es interpretado por Zach Braff. Yo encuentro a estos dos personajes en el Camino Amarillo. Ellos son dos bichos raros, como cualquiera esperaría en la Tierra de Oz. Ambos ayudan al Hechicero, de diferentes formas. Creo que la Niña de Porcelana es la conciencia del mago y siempre lo lleva por la buena senda. Finley es su compañero en el sentido de esos grandes compañeros de aventuras, como Laurel y Hardy, o Abbott y Costello.

¿Cómo creció tu relación con Sam Raimi después de haber hecho varios films juntos?

Esta es mi cuarta película con Sam Raimi. Él es el director con quien más he trabajado. Lo conozco hace 10 o 12 años. Se ha convertido en un muy buen amigo. Sam es muy bueno para muchas cosas pero, yo diría que donde supera todas las expectativas es en el uso de los grandes efectos fantásticos dentro de historias muy humanas.

Si miras sus películas, verás algunos de los mejores efectos especiales y de las mejores criaturas fantásticas. Sin embargo, todo eso no está por delante de la historia humana. Creo que él logra eso otorgándole el mismo tiempo y cuidado a cada departamento. Sam sabía que necesitaba crear un mundo fantástico en Oz, el poderoso, pero pasó el mismo tiempo con cada actor, desarrollando cada personaje, asegurándose de que todos estaban conformes con sus diálogos.

Cuéntanos qué aportó el diseñador de producción Robert Stromberg al film

A causa de la tecnología, la habilidad de los realizadores para crear otros mundos está alcanzando una nueva dimensión. El diseñador de producción en esta película, Robert Stromberg, diseñó los sets prácticos pero también estuvo a cargo de crear el mundo generado por computadora que fue necesario para capturar el mundo de Oz tal como la audiencia esperaba.

Robert trabajó en Avatar, con la cual ganó su primer Oscar, y en Alicia en el país de las maravillas, con la que ganó su segunda estatuilla. Así que tiene muy buenas referencias. Hasta donde sé, después de haber charlado con él, combinó su amor por los clásicos de Disney –la estética y los mundos que él vio en las primeras animaciones de Disney- y las maximizó, empleando todas las capacidades de la tecnología de hoy. Creó una Tierra de Oz que llevará a los espectadores en una aventura hacia un nuevo sitio.

¿Qué sentiste al llegar al set?

Fue una buena combinación de platós prácticos y entornos generados por computadora. De ese modo, los actores no tuvimos que lidiar sólo con un montón de cosas azules sino que tuvimos platós enteros en el estudio, algo que nos ayudó a zambullirnos en este mundo, pese a que es un mundo de fantasía. El castillo de Glinda estaba casi creado por completo y había dos bosques con flores que uno jamás encontraría en la Tierra.

¿Cuál piensas que es el gran atractivo de Oz el poderoso para la audiencia?

Es una buena pregunta. Nunca pensé realmente en eso pero ahora creo que uno de los mayores atractivos, en general, es que se trata de un mundo fantástico que resulta atractivo para ambos sexos. Hay tantos personajes femeninos como masculinos en la Tierra de Oz. Uno no siempre logra eso en libros o películas de fantasía. Creo que esa es una de las cuestiones clave de nuestra película; no sólo hay una bruja sino tres, y ésa es una cuestión especial de este mundo fantástico, entre muchas otras.

¿Cómo esperas que el público reaccione ante la película?

Creo que se reirán y se divertirán. El film será en 3D así que, creo, la audiencia será transportada a otro mundo. En este film, Oz es un mago. Es una suerte de ilusionista. Es la analogía perfecta, o la metáfora ideal de lo que Sam y todos los realizadores de esta película han hecho. Crearon una gran ilusión para llevar a la audiencia hacia otro mundo. Mi anhelo es que el público se sienta transportado.

¿Por qué piensas que el público ama las historias de la Tierra de Oz y qué crees que hace tan personal a esta película?

Creo que hay muchas razones por las cuales la gente ama la saga de la Tierra de Oz. Oz es un mundo completamente desarrollado, que Baum retomó en muchos de sus libros y creó con mucho detalle. Creo que la gente puede ser transportada a una tierra donde siente que hay reglas muy claras, sitios geográficos y está todo muy bien diseñado; es agradable visitar un lugar creado con tanta autoridad. Pero también, la Tierra de Oz, en otro sentido, es un universo paralelo no sólo para mi personaje sino para todos, donde la gente puede ir, vivir y trabajar sus propios conflictos psicológicos de manera disfrutable, porque es un lugar tan fantástico y colorido.

¿Cuál es tu recuerdo más feliz de la filmación?

Creo que el momento cumbre, para mí y probablemente para la mayoría de los que estuvimos en el proyecto, fue trabajar con Sam. La experiencia de hacer una película está muy influida por el director, que es quien marca las pautas y crea un buen ambiente de trabajo. Estar cerca de Sam es divertido. A su vez, hace que todos los demás sean amables y que sea lindo estar cerca de ellos. 

  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • "Que nuestro Teatro Colón perdure por siempre": Santos
  • Industria avícola en Santander en riesgo por fenómeno de El Niño
  • El Centro Democrático ya es un partido

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio