Brad Pitt, el camaleón