Lady Gaga, la diva cruel

Una exempleada denuncia a la cantante por explotación.

"Bad Romance" (Mal romance) es el título de uno de los singles de más éxito de la cantante Lady Gaga. Puede ser, además, el título de la historia de su relación contractual con la asistente que la acompañó alrededor del mundo durante 17 largos meses y que ahora la ha demandado en los juzgados de Nueva York por 380.000 dólares (291.000 euros), acusándola de ser una diva cruel y con arrebatos esclavistas.

Jennifer O'Neill, de 41 años, da detalles de esa tormentosa relación en la demanda que consiguió recientemente el diario The New York Post. Gaga le exigía estar disponible las 24 horas del día, desde 'la primera hora de la madrugada a la mitad de la noche'. Debía estar con ella en 'estadios, aviones privados, suites en hoteles de lujo, yates, ferris, trenes y autobuses'.

El pago de todos esos servicios fue de 75.000 dólares (57.000 euros) al año. La asistente cubrió, sobre todo, la temporada en que Gaga recorrió el mundo en su gira Monster Ball, de 2010, que la llevó a cuatro continentes. Ahora, O'Neill le reclama a la diva 7.168 horas extras impagadas, de ahí lo abultado del importe de la demanda.

Asegura O'Neill que entre sus obligaciones entraba hacer de todo, desde 'facilitar toallas después de una ducha' a ser 'un despertador personal'. Añade que no se le permitía disponer de horas libres durante la jornada laboral para comer o 'a veces, dormir'. Y tenía que asegurarse, además, de que los vestidos de la cantante estaban siempre listos. (No parece tarea fácil, dado que Gaga ha lucido diseños tan curiosos como un traje hecho de carne de vacuno).

Parece que la artista es fiel a su extravagancia dentro y fuera del escenario. O que tiene mal criterio para elegir asistentes. Otra en la lista, Angela Ciemny, ha declarado recientemente a la escritora Maureen Callahan, autora del libro Poker Face: el imparable ascenso de Lady Gaga, que la diva la hacía dormir con ella por temor a quedarse sola por la noche. En otras ocasiones, añade, se metían en la ducha juntas.

Esas denuncias no han podido ser contrastadas, dado que la diva no ha respondido a ninguna de ellas. Todas parecen alimentar, de hecho, la fama de persona extravagante y dada a los excesos que Gaga ha construido de forma tan laboriosa, con sus vestidos desmesurados y sus vIdeos exagerados. O puede que, como todo en su vida, sea parte del mito.