Julio Cortázar y la música

Un documental que reúne la voz de los amigos y conocidos del escritor argentino, muestra la pasión del literato por el jazz al cumplirse 100 años de su nacimiento.

Karina Wroblewski y Silvia Vegierski unieron fuerzas con el director de documentales Ariel Ludin para sacar a la luz un largometraje emblemático. Se trata del documental ‘“Esto lo estoy tocando mañana” Julio Cortázar y la música’, que explora la profunda pasión del escritor argentino por la música clásica, el tango y sobre todo el jazz.

Wroblewski es la fundadora y directora de la Audiovideoteca de Escritores de Buenos Aires en la que Silvia Vegierski trabaja como coordinadora ejecutiva. Las dos llevan en el cargo desde la creación de la institución hace 10 años, y han realizado la producción demúltiples cortos y proyectos para salvaguardar las apuestas visuales y auditivas de los escritores argentinos.

La realización del documental tomo un año y se hizo con las uñas. “Contábamos con muy poco presupuesto para lo que se suele utilizar enpelículas con una alta calidad de cine. La realización fue posible también gracias al interés del ministro de cultura de la Ciudad de Buenos Aires, Hernán Lombardi que nos brindó todo su apoyo”, anotó Wroblewski.

El documental contienen una serie de valiosas entrevistas con personajes de la talla del escritor Mario Vargas Llosa, la pianista argentina Margarita Fernández, el músico francés Michel Portal, la escritora argentina Liliana Heker, el músico Juan Tata Cedrón y el filólogo españolCarles Álvarez Garriga, también editor de la obra de Cortázar.

En diálogo con El Espectador Karina Wroblewski y Silvia Vegierski hablaron de la realización del documental, la propuesta audiovisual y sus retos.

P: Reunir a todos estos personajes debió ser algo complejo, ¿qué dificultades tuvieron?

R: La distancia de quienes queríamos incluir en el documental, muchos de ellos viven fuera de la Argentina, así que con la ayuda de dos jóvenes franceses que se enamoraron con la idea, logramos entrevistar a personas que no teníamos a la mano para filmarlos.


P: De Julio Cortázar hay algunos trabajos visuales, muchos críticos han señalado que su documental difiere en pleno de los existentes. Cuéntenme, ¿por qué?

R: El documental elude las entrevistas con estudiosos de Cortázar, que buscan realizar un diagnóstico. Reúne a sus amigos, músicos y escritores que lo conocieron y que compartieron con él diversas etapas de su vida. Buscamos indagar por Cortázar mediante los testimonios de dichas personas, para adentrarnos de una forma más certera a su universo.


P: ¿Qué tanto sigue impactando la obra de Julio Cortázar entre los jóvenes?

R: La obra sigue fascinando como en un principio, sobre todo le gusta a los jóvenes. Algunos se inician en la lectura con su producción.


P: Hablemos de la relación entre Cortázar y la música…

R: La mención a temas musicales como en varios capítulos de Rayuela o personajes musicales como en el Cuento El Perseguidor dedicado a Charlie Parker hacen que la misma sea fácil de percibir.
Con el documental los lectores de la obra de Cortázar podrán indagar sobre una dimensión poco explorada. Por otra parte, también puede ser un camino para nuevos lectores.


P: Los recursos audiovisuales son insumos obvios para la realización de un documental. En este caso, ¿cómo reunieron el material para su realización?

R: En el documental se pueden oír grabaciones de Cortázar que fueron editados por la UNAM y por Héctor Yánover. Aunque teníamos un par de copias en la Audiovideoteca , que son de uso público, el departamento de Literatura de la UNAM y Débora Yánover, hija de Héctor Yánover nos cedieron gentilmente este material.


P: ¿El documental nos presenta material inédito?

R: Audios. Cuando nos encontrábamos en la etapa de investigación y producción, buscábamos darle más espacio a la voz de Cortázar. Fue entonces cuando caímos en cuenta que el libro Clases de Berkeley publicado por la editorial Alfaguara era una edición de la transcripción de sus clases. Así fue como iniciamos la búsqueda por dicha grabación, que era perfecta para nuestro filme porque hablaba de la relación existente entre literatura y música. En realidad eran varios audios, que tenía la Agencia Literaria Carmen Balcells, y que en un gesto muy valioso, no sólo nos autorizó a usarlos sino que nos envió una copia de los mismos.

 

 

Temas relacionados