Amber Heard es más feliz desde que confesó su bisexualidad

La actriz y novia de Johnny Depp se siente completamente liberada y en armonía consigo misma tras revelar sus tendencias sexuales.

Amber Heard.
Amber Heard.AFP

Amber Heard, novia de Johnny Depp y expareja de Tasya van Ree ha confesado que era incapaz de conciliar el sueño hasta que confesó su bisexualidad ya que sentía la necesidad de no esconder por más tiempo sus verdaderas tendencias sexuales, de las cuales se siente orgullosa.

"No podía dormir al sentir que yo era parte de un problema. Ahora me siento en armonía. Sé que no siempre he hecho lo que era correcto, pero al menos lo he intentado. He tenido muchas relaciones sentimentales y nunca me he arrepentido de ninguna de ellas. No me escondo de nadie", reveló Heard a la edición estadounidense de la revista ELLE en su número de septiembre.

Cuando tenía 17 años la artista se aventuró a abandonar Texas porque estaba desesperada por dejar atrás "las profundas ideas conservadoras del sur de Estados Unidos", por eso estaba encantada con la idea de marcharse a Los Ángeles, una ciudad en la que podía mostrar su propia personalidad.

"Texas no es el lugar ideal para expresar individualismo. Siempre tenía que oír lo que una mujer debía ser en la vida. Me di cuenta de que estaba sola, de que yo no pertenecía a ese lugar. Sentía que estaba muriendo creativamente. Anhelaba un sitio en el que pudiera mostrar cómo era en realidad", reveló la actriz que recientemente promocionó la película "Paranoia", en la que comparte protagonismo con Liam Hemsworth.

Sin embargo, ese lugar que tanto buscaba lo encontró en la cosmopolita ciudad de Los Ángeles, donde la actriz pudo mostrar su verdadera personalidad sin ningún tipo de obstáculos, una época de total libertad que todavía añora.

"Cuando llegué a Los Ángeles no conocía a nadie, no tenía dinero y llevaba todo lo que me pertenecía en una mochila. Cuando ahora pienso en eso me parece aterrador, pero me encanta. No tenía responsabilidades y me sentía totalmente liberada. Fue hace diez años", confesó Amber Heard.