Publicidad
Entretenimiento 29 Jun 2013 - 4:05 pm

Diez años sin la diosa Katharine Hepburn

"Los enemigos son muy estimulantes", dijo en más de una ocasión.

Por: EFE
  • 79Compartido
    http://www.elespectador.com/entretenimiento/diez-anos-sin-diosa-katharine-hepburn-articulo-430849
    http://tinyurl.com/m276wya
  • 0

Fue la gran dama del cine y una mujer independiente como pocas. Interpretó a María Estuardo o a Leonor de Aquitania, pero hoy, diez años después de su muerte, a Katharine Hepburn se le recuerda por comedias como "Bringing Up The Baby" o "The Philadelphia Story".

Su relación con Spencer Tracy, casado y católico, en un Hollywood puritano no le impidieron desarrollar una de las carreras más brillantes de la historia del cine.

Cuatro Óscar -la única en conseguirlos- de 12 nominaciones, todas ellas como protagonista, dos Bafta del cine británico, premios de interpretación en Cannes y Venecia y muchos otros reconocimientos al trabajo de la estrella femenina más importante de los primeros cien años del cine norteamericano, a juicio del American Film Institute.

De una familia de clase alta de Connecticut, Katharine Houghton Hepburn (1907-2003) se crió en un ambiente mucho más libre de lo habitual en la América de las primeras décadas del siglo XX, con una madre sufragista muy activa en política, que le ayudó a valorar su independencia y a expresar sus opiniones.

Una infancia feliz rota por el suicidio de su hermano Tom cuando tenía 14 años, un hecho que la marcó profundamente, aumentó su ya enorme timidez, pero que al mismo tiempo la fortaleció y la hizo refugiarse en una ironía y sarcasmo que se convertirían en dos de los principales rasgos de su personalidad.

Una personalidad muy marcada, tanto que le tachaban de arrogante y de altiva, algo que a la actriz no parecía importarle lo más mínimo. "Los enemigos son muy estimulantes", dijo en más de una ocasión.

Porque, si algo caracterizaba a la "diosa", un apelativo usado a menudo para referirse a ella, era esa independencia y esa falta de interés por los cometarios de los demás.

Divorciada, mantuvo varias relaciones con hombres tan conocidos como John Ford o Howard Hughes antes de protagonizar uno de los escándalos más sonados de la época al unirse a Spencer Tracy, casado y firmemente católico.

Pasaron juntos 25 años, hasta la muerte del actor en 1967, y en ningún momento él se divorció ni ella se lo pidió.

"Tracy nunca me dijo que me quería. Si lo dijo, no me acuerdo, aunque siempre fui reacia a creerlo. Vivimos de una forma muy abierta, nunca me molestó tener una relación con un hombre casado y tanto su mujer como yo vivimos ignorándolo mutuamente", afirmó la actriz en una entrevista con la periodista Bárbara Walters.

Una declaración que resumía la vida de una mujer con un estilo propio tanto dentro como fuera de la pantalla.

Vestida siempre con pantalones, su imagen era tan masculina que destilaba feminidad y era sofisticada hasta límites insospechados, lo que hizo de ella, sin pretenderlo, un icono de la modernidad y de la moda.

En la misma entrevista con Walters, la periodista le preguntó si no tenía ninguna falda, a lo que Hepburn, sin pestañear, contestó: "Tengo una señora Walters. La llevaré en su funeral".

Inteligente y de lengua afilada, Hepburn se mantuvo siempre al margen de la vida de Hollywood y tuvo una vida que ella misma calificaba de "afortunada y feliz".

Y a ello contribuyó una profesión en la que siempre se sintió cómoda, rodeada de una libertad difícil de encontrar en una estructura de vida más tradicional.

Medio centenar de películas componen una carrera que se prolongó de 1932 a 1994 y en la que también hubo espacio para grandes obras de teatro que la consagraron como una de las más grandes actrices de todos los tiempos.

Su primer Óscar llegó muy pronto por "Morning Glory" (1933), un premio que se repetiría en 1968 por "Guess Who's coming to Dinner", en 1969 por "The Lion in Winter" y en 1982 por "On Golden Pond".

Cuatro grandes trabajos pero que no están entre los más populares de la actriz, diez años después de su muerte.

Sus comedias con Cary Grant -"Bringing Up Baby" (1938) o "The Philadelphia Story" (1940)- se emiten sin parar en las televisiones, cosechando el mismo éxito que en la época de su estreno.

Así como las numerosas colaboraciones que realizó en el cine con Spencer Tracy, como "Woman of the Year" (1942), "Adam's Rib" (1949), "Pat and Mike" (1952) o "Desk set" (1957).

Pero, si hay una imagen que está en las retinas de los espectadores, es la de la temperamental y al mismo tiempo frágil Rose Sayer de "The African Queen" (1951), una historia de amor y aventuras en la que hizo de inolvidable pareja de Humphrey Bogart.

Un personaje en el que la actriz dio lo mejor de sí misma, como lo haría años después en "On Golden Pond" (1981), formando otra pareja de ensueño, esta vez con Henry Fonda.

Una carrera llena de momentos gloriosos -pese a que en algún momento se le consideró 'un veneno para la taquilla'- y una vida plena.

"No lamento nada de lo que he hecho. Lo disfruté en cada momento"

  • 8
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Industria avícola en Santander en riesgo por fenómeno de El Niño
  • El Centro Democrático ya es un partido
  • Se acerca Colombia 3.0, la cumbre sobre contenidos digitales en Latinoamérica

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio