El rock de David Gilmour sonó en Pompeya

El 29 de septiembre será el lanzamiento mundial de “David Gilmour Live at Pompeii”, un álbum doble que incluye canciones del músico como solista y temas de su paso por la banda Pink Floyd.

David Gilmour grabó el material para su álbum doble en el anfiteatro de Pompeya, los días 7 y 8 de julio de 2016. Cortesía Cine Colombia

Disfrutar a Pink Floyd sin el cercano scratch (el rasgado) del acetato representa casi lo mismo que escucharlo con él. La razón es muy sencilla: la música de esta agrupación, y de cualquiera de sus integrantes actuales o de antaño, supera la conquista auditiva, porque su sonido es capaz de entrar en el cuerpo sin transitar por la vía directa entre los oídos y el cerebro.

El arte de los músicos que han figurado en cualquiera de las tapas o contraportadas de Pink Floyd puede ingresar por el estómago, cuando las vibraciones del bajo ejecutado por Roger Waters asumen su faceta más intensa o cuando los acordes de la guitarra de David Gilmour protagonizan una de sus faenas memorables.

También logra acceder a los confines humanos por los ojos, cuando se trata de propuestas conceptuales como la mayoría de los ejercicios experimentales de la banda británica, en los que las imágenes y el juego de luces son casi tan contundentes como el propio contenido sonoro. Otra posibilidad de aproximación es a través del espíritu, ese órgano intangible que para algunos está en todas partes y para otros en ninguna, pero que tomado de la mano con esta corte de maestros del rock puede encontrar su máximo nivel de evolución.

Pink Floyd, como colectivo o como denominación personal con nombres y apellidos, no es progresivo porque a algún crítico intrépido le dio por catalogarlo de esa manera, encasillando un estilo que ni antes ni ahora ha tenido límites y, así, facilitarle la vida a quienes son felices ubicándolo todo dentro de cuadrículas. Pink Floyd es una banda progresiva, simplemente, porque mira hacia adelante.

La agrupación, que comenzó actividades artísticas en 1964, lidera todo un movimiento que a partir de la psicodelia se esmeró en abrir otros canales de comunicación, mientras los demás se empeñaban en saturar un solo registro siguiendo alternativas exitosas. Con Syd Barrett intentó ser diferente. Con David Gilmour y Roger Waters lo logró en definitiva al pisar terrenos casi inexplorados como el rock sinfónico y el arte progresivo.

Poco se hablaba de “obras” en el rock y mucho menos se les ponía el apellido de conceptuales. Los integrantes de Pink Floyd comenzaron a abrir la senda al componer álbumes completos, sin cortes, en los que un tema estaba ligado con el siguiente, algo impensable en este tiempo dominado por sencillos (singles) de no más de cuatro minutos de duración con la única finalidad de ser radiados y conjugar el verbo “estar” dentro de los listados de popularidad.

Al romper esa barrera del tiempo, la banda elaboró registros tan impactantes (audio, visual y espiritualmente, como siempre ha sido su costumbre antes, en las épocas de consolidación del rock; y ahora, cuando el género es un amigo veterano ya) como Atom heart mother, Meddle, The wall, The Division Bell, Whish you were here y, por supuesto, la recordada The dark side of the Moon.

Las noticias sobre Pink Floyd se activan cuando alguno de sus músicos retoman la actividad y le hacen un guiño a la historia publicando, una vez más, un álbum conceptual y alejado de los parámetros comerciales. Hace poco el compositor, guitarrista y a la vez intérprete de varios instrumentos David Gilmour anunció el lanzamiento de su próximo registro con el que quiere seguir sacudiendo la escena sonora del mundo.

Después de 45 años de su primera presentación en el anfiteatro de Pompeya, con motivo de la aparición de la cinta dirigida por Adrian Maben, Pink Floyd live at Pompeii, David Gilmour ofreció dos conciertos bajo la sombra amenazante del monte Vesubio, los días 7 y 8 de julio de 2016.

Los dos conciertos se convirtieron en las primeras presentaciones de rock dirigidas a audiencias en el antiguo lugar llamado Espectaculum, que fue construido en el año 90 a. C. y cayó en cenizas cuando el Vesubio hizo erupción en el 79 d. C. Gilmour fue el primer artista en ofrecer un show para el público desde los tiempos de los gladiadores, hace casi 2.000 años, cuando estos guerreros se enfrentaban entre sí y el premio era, después del aplauso del auditorio, la preservación de la vida.

David Gilmour live at Pompeii fue grabado en 4k por el director Gavin Elder e incluye imágenes realizadas durante ambos shows, además de ofrecer una experiencia audiovisual que incorpora el desarrollo de la denominada gran pantalla circular ciclorama, al igual que incorpora en su propuesta una variedad incalculable de lasers robóticos y juegos pirotécnicos.

“Es un lugar mágico. Volver y ver el escenario es impactante. Es un lugar de fantasmas”, comentó David Gilmour durante la realización de esta jornada musical en la que hay canciones derivadas de sus álbumes recientes Rattle that lock y On an island.

Adicionalmente en el trabajo discográfico En el disco se pueden escuchar clásicos del guitarrista británico y canciones emblemáticas con la banda Pink Floyd como Wish you were here, Comfortably numb y One of these days. Ambos conciertos fueron escenarios para las presentaciones de The great gig In the sky del registro The dark side of The Moon, que muy pocas veces ha sido interpretada por David Gilmour en su etapa como solista.

David Gilmour - Live at Pompeii será lanzado a la venta en todo el mundo en diferentes formatos el 29 de septiembre de este año. Los fans ya pueden solicitar el material en la página http://smarturl.it/DGPompeii. La noche del 13 de septiembre se emitirá David Gilmour - Live at Pompeii en unas dos mil salas de cine en todo el mundo. Una repetición de esta jornada se adelantará el martes 19 de septiembre, también en distintos escenarios del mundo.

Rock conceptual, sonidos progresivos al mejor estilo de Pink Floyd, jazz y arreglos novedosos hacen parte de este álbum-película, que demuestra que David Gilmour es capaz de rebasar cualquier límite.

“David Gilmour - Live at Pompeii”, 13 y 19 de septiembre a partir de las 8:30 p.m., en los teatros de Cine Colombia de Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga, Manizales, Cartagena y Barranquilla. Información y boletería en www.primerafila.com.co.