El creador de bikemyself.com

La bici como embajadora de buena voluntad

El brasileño Pedro Vianna llegó pedaleando a Colombia dentro de un proyecto global que invita a los jóvenes a viajar ayudando a los demás.

Pedro Vianna, arquitecto de 28 años, natural de Río de Janeiro. / Cortesía

“BikeMyself es mucho más que un proyecto, es mi forma de vivir”. Estas son las palabras que Pedro Vianna, un arquitecto de 28 años natural de Río de Janeiro, eligió para introducir su proyecto de vida a cualquier internauta que llegue a su página de internet o a su canal de Youtube que ya cuenta con más de 1.200 adeptos. BikeMyself es un proyecto que combina viajes de bicicleta alrededor del mundo con autoconocimiento, desafíos físicos y personales y, por primera vez ahora en Colombia, con impacto social.

Pedro ya ha pasado por Europa en 2014, por Japón en 2016 y ahora está en Bogotá con el respaldo de la asociación Aiesec, una organización mundial de intercambio para estudiantes voluntarios. Todo nació después de una charla de TED del arquitecto brasileño Argus Caruso en la universidad de Pedro, donde este contaba de su viaje en bicicleta alrededor del mundo. Esta inspiración, sumada a la pasión que Pedro siempre tuvo por viajar, fue lo que encendió la llama que más tarde se convertiría en el BikeMyself.

Tras comprar una bicicleta fija usada, ocho meses de preparación física y juntar dinero, sin mayor experiencia pedaleando grandes distancias o documentando viajes, Pedro emprendió rumbo a Europa en el 2014. Pedaleó desde Barcelona hasta Roma, pasando por la costa sur de Francia, y contó su experiencia en un blog que había creado para ese viaje. Así se daban las primeras pedaleadas del proyecto.

Pedro calificó el viaje a Europa como “la experiencia más emocionante de mi vida”, pero tras volver a casa enfrentó el vacío que casi todos los viajantes experimentan después de un largo viaje. “¿Y ahora?”. Decidió terminar la universidad y estructurar un proyecto que le permitiera vivir ese tipo de experiencias por el resto de su vida.

En 2016, con un programa mucho más estructurado, más experiencia y mejor equipamiento para documentar sus aventuras, BikeMyself fue a Japón. Allá, además de toda la experiencia personal y cultural vivida, Pedro produjo más de 15 videos de altísima calidad mostrando sus aventuras por las tierras del Sol Naciente. Al volver a casa, Pedro buscó a la Organización Mundial de Intercambios Aiesec, para llevar el objetivo a un siguiente nivel.

Hoy, BikeMyself está en Bogotá con planes de ir hasta Medellín y luego a la costa Caribe. Pedro está documentando el trabajo de Aiesec con fundaciones sociales en beneficio de la niñez en Bogotá y hará lo mismo en Medellín y Barranquilla. Todo para buscar mayor respaldo a esta causa y sumar jóvenes dispuestos a sumarse al voluntariado del pedal en Colombia y otros países.

Además de generar impacto social con sus videos y ayudar así a los más necesitados, Pedro valora la inmersión cultural, que es una historia digna de contar. Este brasileño es el reflejo de una tendencia creciente entre los jóvenes de hoy, que tienen la sed de explorar el mundo, descubrirse, jóvenes que encontraron en las redes sociales una forma de vida para seguir viajando y viajar para vivir, contar sus aventuras e incentivar a otros jóvenes a hacer lo mismo. Para ellos, las fronteras son apenas líneas en un mapa, si hay un espíritu emprendedor.

 

Temas relacionados