No gustó el comercial de Kendall Jenner para una marca de gaseosas

Muchos dicen que frivoliza un tema tan delicado como el de los movimientos de protesta.

Kendall Jenner está en el centro de la polémica tras protagonizar un anuncio de Pepsi en el marco de la campaña 'Live for now moments anthem' -'Vive para el momento'-, que ha dado pie a un aluvión de críticas en las redes sociales por parte de usuarios ofendidos, que acusan a la compañía de frivolizar y tratar de explotar comercialmente movimientos de protesta como el 'Black Live Matters'.

En el video de dos minutos y medio, la modelo aparece posando para un fotógrafo con una peluca rubia y los labios pintados, pero de pronto abandona la sesión para unirse a una protesta pacífica, no sin antes cruzar una mirada cargada de intención con un atractivo manifestante y deshacerse de la peluca y el maquillaje.

Pero el momento exacto que ha indignado a la esfera virtual llega cuando Kendall abandona el grueso de la marcha, que parece más un festival de música que una verdadera concentración para denunciar abusos políticos o sociales, y se acerca a uno de los policías que controlan a la multitud para entregarle una lata de gaseosa.


"Un corto sobre esos momentos en los que decidimos dejarnos llevar, actuar y seguir nuestra pasión, sin que nada consiga detenernos", dice el eslogan de la campaña publicitaria.

Tras ser acusados de ofrecer una imagen glamurosa y superficial de las manifestaciones y protestas que llevan realizándose casi de manera continua en Estados unidos tras la investidura del presidente Donald Trump, Pepsi ha decidido dar un paso al frente para defender tanto el anuncio como a su protagonista.

"Se trata de un anuncio global que refleja cómo diferentes personas se unen en un espíritu de armonía, y consideramos que ese es un mensaje muy importante que debemos transmitir", afirma la compañía en un comunicado público.