La historia de Rock al Parque

A la primera edición de Rock al Parque asistieron más de 80.000 personas de todo el país.

/Archivo
/Archivo

El Festival en sus 18 años ha recibido a más de 4.800.000 asistentes de todo el país y algunos extranjeros. Sin importar las circunstancias, los amantes de la música asisten a la cita anual con el género masivo por excelencia.

En el 2007 el festival se suspendió por una fuerte granizada que dejó a más de 50 espectadores con hipotermia. Sin embargo, los fanáticos querían ver a sus bandas favoritas sin importar las consecuencias. Finalmente se postergó la presentación de los grupos y se canceló las presentaciones de ese día.
Con esta serie de acontecimientos y con el pasar de los años se puede evidenciar que Rock al Parque se ha convertido en un espacio en el que los jóvenes y adultos comparten experiencias en torno al encuentro, que llega con su décimo novena edición conservando su carácter al aire libre y gratuito. En la actualidad es uno de los eventos más grandes de Colombia y de américa Latina, que reúne bandas de rock nacionales e internacionales para llenar los escenarios tres días con música de todos los géneros.

Este festival, que este año se realizará del 29 de junio al 1 de julio en el Parque Metropolitano Simón Bolívar, nació por la necesidad de un grupo de jóvenes de tener un espacio en el que la música al aire libre se pudiera vivir y compartir con respeto hacia la diversidad. Por esta razón Mario Duarte, Julio Correal y Berta Quintero dieron vida al festival en 1995, con el apoyo de Instituto Distrital de Cultura y Turismo. De esta manera, desde el 26 al 29 de mayo agrupaciones como Aterciopelados, Minga Metal, Morfonia, 1280 Almas, Catedral y La Derecha se presentaron en los escenarios con sus grandes éxitos en La Media Torta, el parque Simón Bolívar, el Estadio Olaya Herrera y la Plaza de Toros La Santa María, el único escenario que cobro la entrada. Para 1996 se realizaron algunos cambios como omitir el espacio de La Santa María, para que el festival fuera completamente gratuito. Desde entonces el Parque Simón Bolívar ha sido su principal sede y el lugar de encuentro para las personas que viajan de diferentes ciudades del país puedan disfrutar de la esencia del sonido rockero.

Diferentes agrupaciones musicales hacen parte de esta experiencia. Desde 1998 se cuenta con un jurado especializado para la selección de las bandas, que se encarga de evaluar a los aspirantes y así darles la oportunidad de participar en Rock al Parque. Los jurados deben cumplir con experiencia en producción y docencia en géneros como el rock, punk y pop. Deben ser investigadores, periodistas o musicólogos con mínimo cinco años de experiencia en crítica musical o realización de programas en medios de comunicación. Para la edición del 2013, los jurados elegidos fueron Rodrigo Mancera, Daniel Bergstrand (Suecia) y Diego Pradilla Jaramillo quienes por medio de audios y videos evaluaron a 305 grupos, a los que se les calificó creatividad, identidad y la propuesta escénica. De este número se preseleccionaron 45 bandas para hacer su presentación en La Media Torta, frente a los jueces, que ahí tuvieron en cuenta interpretación (afinación, medida, acoplamiento, fraseo y desempeño escénico).

Después de este proceso, se escogieron 29 bandas que estarán presentes en los diferentes escenarios de Rock al Parque desde el 29 de junio al 1 de julio. Estas agrupaciones son acreedoras a un estímulo que otorga el Instituto Distrital de las Artes, por la participación en el evento, el dinero se divide entre los integrantes de las bandas. El estímulo busca fomentar y fortalecer los campos del arte, la música y la cultura, para que se puedan desarrollar estas prácticas y difundirlas en la sociedad.

Las bandas estarán presentes en los escenarios ‘Plaza’, ‘Bio’ y ‘Panamérika Redbull’. La banda comisionada para la apertura oficial del evento es Threshold End, una agrupación de Death Metal rica en matices y sonoridades, que le dará paso a las diferentes propuestas musicales para vivir un fin de semana lleno de emociones, buena música, comida y todo lo que nos ofrece este festival. Hay espacio para amigos, novios y familiares, y la consigna es compartir y fortalecer valores como el respeto y la tolerancia que son indispensables para disfrutar al máximo el evento. El cierre estará en manos de la banda argentina Illya Kuryaki and the Valderramas, conformada por Dante Spinetta y Emmanuel Horvilleur con su mezcla entre rock, hip-hop, funk y soul.