Publicidad
Libros 11 Dic 2012 - 5:55 pm

25 años de buena mesa

El grupo DLK lanza el libro "Siete cocinas" para celebrar su aniversario y hacerle un reconocimiento a la labor de los chefs y al personal que trabaja en sus restaurantes.

Por: Liliana López Sorzano
  • 0Compartido
    http://www.elespectador.com/entretenimiento/libros/articulo-391917-25-anos-de-buena-mesa
    http://tinyurl.com/c324nd4
  • 0
Cocina de Di Lucca.

Los aromas de la cocina italiana, los platos de un típico bistrot parisino, lo soleado de la culinaria mediterránea, las indulgencias de la comida norteamericana o los sabores criollos han sido los bastiones con los que el grupo DLK ha forjado durante 25 años sus restaurantes en Bogotá

Di Lucca, Niko Café, Agadón, Patria, Casa, El Café del Museo y la Brasserie son los locales que han liderado los empresarios Jaime Escobar y Luis Carlos Piñeiro, quienes han impulsado la escena gastronómica de la ciudad a punta de consistencia y calidad. Muchos de sus locales ya son unos clásicos porque han sobrepasado los vientos pasajeros de la moda para congregar una clientela que siempre vuelve y captar a su vez, nuevos comensales.

El libro “Siete cocinas” creado y editado por Deliria S.A.S pretende abrir las puertas de par en par de sus restaurantes y visibilizar a la gente que trabaja en sus fogones y en todos los espacios, desde el vigilante hasta el cocinero. Es un reconocimiento a todos aquellos que emprenden maratones para que los platos salgan bien, para que las órdenes marchen a tiempo y para que toda la orquesta esté afinada a la hora de servir a manteles.

Si bien el modelo que aplican en sus comedores no es el de tener un chef estrella que firme los platos ni el que recibe todos los aplausos, si hay un equipo consolidado que trabaja como grupo al que quieren hacerle un homenaje con estas páginas. Ahí están sus historias personales, las anécdotas particulares de los comensales asiduos, exigentes y particulares que les toca atender. Es el caso de Fernando Molina, el Maître de Niko. Cada vez que un expresidente visita el restaurante, sólo se deja atender por Molina, a quien saluda siempre por el nombre, no le pide la carta sino la recomendación de lo que esté mejor ese día.

La publicación también es un registro de esas recetas que se amasaron por días, a las que le dieron la vuelta para afinar sabores y ajustar cantidades. Ahí están el Pulpo de Casa sazonado con páprika ahumada y acompañado de papas crocantes, los Escargots a la Bourguignonne de la Brasserie, los Profiteroles de Di Lucca, la Hamburguesa Campesina de Agadón, el Arroz frito caribeño de Café del Museo o la Ensalada Camembert de Niko.

El balance quizá vaya más allá de kilos de carne y vegetales, de sillas ocupadas y de cuántas botellas se descorcharon y cuántos cafés se tomaron. El balance quizá vaya más del lado de los miles de comensales que han gozado alrededor de una mesa y que han salido con una sonrisa satisfecha.

TAGS:
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio