Publicidad
Libros 13 Dic 2012 - 10:00 pm

‘Fernando Botero. La búsqueda del estilo: 1949-1963’

La historia interna de Botero

El libro de la editorial Bachué indaga sobre el período temprano de la producción del artista colombiano más reconocido internacionalmente.

Por: Liliana López Sorzano
  • 1Compartido
    http://www.elespectador.com/entretenimiento/libros/articulo-392340-historia-interna-de-botero
    http://tinyurl.com/l57oe3m
  • 0
‘Jornaleros’, acuarela sobre papel. 1949. La influencia del muralismo mexicano se refleja en esta obra.

Mucha tinta ha corrido sobre el arte de Fernando Botero. Sus gordos han sido puestos en la balanza miles de veces, los han sopesado y han puesto en duda su real peso. Los críticos lo han alabado al mismo tiempo que lo han cuestionado. Y a pesar de ellos, a pesar de todos, es el artista colombiano de mayor reconocimiento internacional y el más vendido. Sus obras son las que mayor valor comercial han alcanzado en el mercado del arte. Su nombre es conocido más allá de la escena artística. Un artista superlativo en muchos sentidos, tan rodeado de controversias como de fieles peregrinos.

La primera publicación de la editorial Bachué, dirigida por el empresario y coleccionista de arte José Darío Gutiérrez, pretende hacer una revisión de los inicios de Fernando Botero en el arte, para explicar y comprender su proceso como artista y también para escudriñar esa producción anterior de la cual existe un limitado inventario visual. El libro Fernando Botero. La búsqueda del estilo: 1949-1963 revela los inicios de su carrera, para muchos, desconocidos y tan escasamente registrados. El historidador de arte, Christian Padilla, fue el encargado de hurgar, buscar y contrastar en catálogos, publicaciones, periódicos y estudios varios sobre los orígenes del maestro, así como también de propiciar encuentros personales con el artista.

El libro es revelador e instructivo para aquellos que sólo se han acercado al arte de Fernando Botero desde su estilo definitivo, por el que se le conoce en el mundo y se adentra en las semillas del mundo “boteriano” para documentar con textos e imágenes una época poco comentada y estudiada.

El año 1958 fue decisivo para su reconocimiento nacional. La obra Camera degli Sposi (Homenaje a Mantegna) fue en un principio rechazada por los organizadores del Salón Nacional de Artistas, pues fue malinterpretada como una caricatura a la historia del arte. Lo que realmente hizo fue retomar una obra renacentista para recrearla en lenguaje propio a manera de homenaje, pero nunca en tono de burla . Al final, después de la incomprensión, pasó a ser la obra ganadora del Salón.

“Creo que nadie ha tenido tantas influencias como yo. Mis primeras exposiciones eran una especie de salones nacionales que pintaba yo solo. Y después seguí con todos los pintores internacionales que me interesaban hasta que se me acabaron y me tocó pintar como yo mismo”. La frase dicha por Fernando Botero en 1964 es definitiva para describir el período antecesor a su reconocimiento internacional marcado en la misma fecha. Con el cuadro de La familia Pinzón se marca un punto de inflexión, en el que el lenguaje pictórico de Botero se afianza.

El período que abarca el libro recorre esas obras influenciadas por el muralismo mexicano, contenedor de ideas y de revoluciones más allá de la mera representación. El alargamiento de la figura humana, la exageración de las extremidades, eran algunas de las características que marcaron algunas de sus piezas.

Sus primeros viajes a Italia y a Estados Unidos lo empaparían con diversas influencias como el cubismo, Picasso, Gauguin y su corte indigenista, el arte pop, la abstracción geométrica, el expresionismo abstracto con su violencia gestual y el color a borbotones. Y en lo local, fue permeado por Alejandro Obregón y por las raíces precolombianas.

En todo caso, el interés en el volumen y la búsqueda de estas formas en la anatomía del cuerpo siempre fueron una constante en su recorrido para encontrar su estilo. Las figuras humanas dominarían el papel y el lienzo, y del alargamiento vertical, se ensancharían horizontalmente para inflarse y presentar sus cabezas macrocefálicas. Son esos gordos los que lo llevaron a ganarse méritos y múltiples premios, y a traspasar las fronteras para asumirse como el artista global que es en la actualidad.

www.proyectobachue.org

  • 1
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio