Robin Wright dice que Netflix no le paga lo mismo que a Kevin Spacey en "House of Cards"

La actriz asegura que fue "engañada" y que su sueldo siendo inferior a la que percibe su compañero de reparto. En Cannes presentó su primer cortometraje.

Robin Wright en Cannes.AFP

La batalla que Robin Wright mantuvo con la plataforma Netflix, encargada de producir y distribuir la serie "House of Cards", y sus estratagemas para conseguir que su salario fuera el mismo que el de su co-protagonista Kevin Spacey, entre las que se incluyeron medir los datos de audiencia cuando era ella la única que aparecía en pantalla y compararlos con los de él, la convirtieron en una heroína para muchos en la industria de la interpretación tras lograr finalmente su objetivo. (Ver "House of Cards" lanza el tráiler de la quinta temporada).

Sin embargo, Wright -quien interpreta a una retorcida Primera Dama estadounidense y candidata a la vicepresidencia en la ficción ambientada en Washington- acaba de realizar unas sorprendentes declaraciones en las que revela que fue deliberadamente engañada acerca de la remuneración que recibía y que, según afirma ella, sigue siendo inferior a la que percibe su compañero de reparto.  (Leer Pedro Almodóvar contra Netflix en la apertura del Festival de Cannes).

"Me dijeron que se me estaba pagando lo mismo, y les creí, y recientemente he descubierto que no es el caso... así que eso es algo que tendré que investigar", explica Robin sin entrar a dar más detalles en una entrevista a la publicación digital The Edit.

El personaje de Claire Underwood, al que da vida en la serie de la plataforma digital ha ido ganando peso en la trama a lo largo de cuatro temporadas, aunque sin llegar nunca al nivel de protagonismo del maquiavélico presidente al que interpreta Kevin Spacey. Pero esta diferencia no explica, desde el punto de vista de la actriz, que ella deba ser recompensada en menor manera si su papel sigue clave en el desarrollo de la historia.


"Claire y Francis son iguales en cuanto a su poder, su unión y el argumento de la historia. Puede que yo no tenga tantas escenas o diálogo como Francis [el personaje de Spacey], pero es que Claire no necesita verbalizar tanto. Francis es un orador, un poeta, y Claire es el poder que se sienta en las sombras y le dirige, pero son compañeros igualmente", dice.

Bien sea por la brecha salarial que sigue existiendo entre ella y la otra estrella de la serie o por su propio hartazgo, el futuro de Robin Wright en "House of Card" parece estar en peligro.

"Lo único que quiero es dirigir. Ya no me interesa seguir estando delante de las cámaras. Ya lo he hecho, y me aburre. Aprecio mucho esta carrera, llevo dedicándome a ella 30 años, pero me encanta ver actuar a otros y ayudarles a hacer florecer su talento", comenta en la misma conversación, dejando la puerta abierta a un posible final para las andanzas de Claire Underwood en Washington sin especificar, eso sí, si la suya será una salida trágica y por todo lo alto a la altura de los dramáticos giros argumentales a los que tiene acostumbrados a sus espectadores la serie de Netflix. (Entrevista: “Finjo para vivir”: Kevin Spacey).

Este jueves, durante su participación en el Festival de Cine de Cannes, la artista de 51 años presentó su primer cortometraje "The Dark of Night".

Wright, quien acaba de rodar "Wonder Woman" - que describe como "la primera película de superheroína"-, llamó a la industria del cine a dar mayor cabida a las mujeres, minoritarias, sobre todo entre los cineastas. "El feminismo es igualdad. A trabajo igual, salario igual", reivindicó.

Así mismo explicó haber sido víctima de sexismo durante su carrera, con una primera experiencia dolorosa en un cásting, cuando tenía 17 años en París. "Creía que miraban solo mi cara, pero el tipo me dijo que me levantara mi camiseta. Lo hice y me dijo: 'No, me gustaban más las tetas de la otra".

Temas relacionados