“Macbeth” estará en el Teatro Colón entre el 16 y 26 de marzo

Clásicos en el teatro

Para el director de teatro Pedro Salazar las obras de William Shakespeare han sido una constante en su carrera. Ahora vuelve con un clásico del escritor, esta vez enfocado en la fantasía que vive el personaje en medio de sus pesadillas por el poder.

¿De dónde nació la afición por adaptar los clásicos de la literatura al teatro?

Para mí no hay dramaturgo con la profundidad humana de Shakespeare. Él toca lo más profundo del ser humano, que es su esencia y elementos que aún siguen vigentes, a pesar de los cambios en el mundo. Plantea algo más allá de la filología, la ética y de las concepciones de la moda. Además tiene una trama muy entretenida, que leí por primera vez de pequeño, pero que estudié mucho en el Shakespeare and company, en Massachusett. El resto de mi formación en teatro ha servido para que toda la fantasía de él se alimente más allá del texto. (Galería Nueva oportunidad para ver "Macbeth" en el Teatro Colón).

Cuando adaptó la obra de “Macbeth”, ¿pensó en hacerlo al contexto colombiano?

No. Creo que en este tipo de obras siempre puede haber relación entre la realidad objetiva que vivimos y el texto de Shakespeare. Cuando hice Otelo, si buscamos las estructuras de poder en el contexto colombiano entre el gobierno central y lo que se vive en la Costa Caribe. Para Macbeth nos concentramos en la fantasía que sale del texto. Él es un hombre que alucina y tiene visiones todo el tiempo y que de alguna manera está confrontando una realidad un poco distorsionada y por eso nos llamó la atención centrarnos en ese universo que viviera la pesadilla y que el tiempo no fuera lineal, ni racional ni objetivo y en ese sentido generamos un universo propio con elementos de época. Nos pareció interesante centrarnos en Macbeth, el hombre que hace cosas nefastas por ambición.

¿Cambió algo en el montaje original y el que presentan ahora en el Teatro Colón?

Hay cinco actores nuevos. Tenemos una nueva Lady Macbeth, que es Diana Alfonso. Está Iván Carvajal, Christian Ballesteros, Alexis Rojas y Matías Maldonado, quien será el personaje cómico de la obra. Además, hay cambios en el maquillaje, acortamos escenas y como nuevo tenemos revelaciones, que variamos de la primera versión de la obra.

¿Qué recuerdos tiene de su infancia del Teatro Popular de Bogotá?

Mi papá me llevaba a ver algunos montajes de Jorge Alí Triana. Recuerdo mucho la obra de San Chepas, que fue mi primer encuentro con el teatro realista americano. También recuerdo muchísimo el Zoológico de cristal, de Diego León Hoyos, que años más tarde dirigí. Creo que el teatro siempre fue muy fuerte para mi de niño, recuerdo mucho los montajes que vi en viajes y el teatro musical que es una de mis pasiones en mi vida, y el teatro mágico, que de alguna manera me genera una curiosidad por tener algo que es increíble y maravilloso, que es más grande que yo mismo y no puedo entender y superar. Definitivamente son recuerdo muy fuertes que me han marcado mucho.

Además de los musicales se ha interesado por el teatro físico...

Estudié en las escuela de Jacques Lecoq, en Francia, teatro físico que es el que utiliza el cuerpo con la naturaleza y se crea de todo lo que vivimos y observamos, desde las dinámicas de las cosas hasta los cambios del clima, y cómo todo eso puede utilizarse para crear. En parte eso es lo que hemos puesto en práctica en Macbeth, para que los actores se sensibilizaran más dentro de lo que planteaba Shakespeare.

¿Entonces la obra “María Barilla” fue una ruptura al experimentar con la cultura tradicional colombiana?

También he hecho teatro contemporáneo y me gusta mucho la comedia, pero el caso de la obra María Barilla, la atmósfera de la música del Sinú y encontrarla viva hoy fue un trabajo muy bonito, pero creo que para mí el teatro es musical, porque la base de todo es lo que se escucha y eso es lo que hace un buen director, sabe escuchar para saber qué está bien y qué no en escena.