El experto puede identificar más de cuatro mil aromas

El buscador de fragancias

Marc Blaison es considerado como una de las mejores narices del mundo. El químico francés se entrena oliendo materias primas y explorando nuevos perfumes sobre el cuerpo humano.

Marc Blaison se especializó en el Instituto Internacional de Perfumería, Cosmética y Alimentos Aromáticos (Isipca) en París. / Cortesía Yanbal

¿Cómo define ser una de las mejores narices del mundo?

Una buena nariz se entrena todos los días como si fuera un músico o un deportista. Sigo desarrollando el sentido del olfato, prestando más atención al olor de cada lugar que visito en vez de lo que veo o escucho. Percibo y grabo el aroma de cada plato que disfruto o de cada obra de arte. Lo más importante es captar ese momento de interacción entre la materia prima (flores, especias, maderas y frutos) y su olor.

¿Qué ha hecho para merecer ese título?

Creo que es un reconocimiento a una trayectoria de más de 25 años creando fragancias, que son producto de mis viajes por el mundo extrayendo los mejores aromas de cada país. Un proceso riguroso que implica inmersión e investigación en cada lugar para identificar sus tesoros olfativos.

¿Por qué se especializó en fragancias?

Cuando un amigo de mi juventud me contó que existía el trabajo de perfumista supe que eso era a lo que me quería dedicar toda la vida. Me apasiona saber que tal vez un hombre en algún lugar del planeta se enamoró de una mujer por su aroma, gracias a una de mis creaciones. Me emociona pensar que alguien pueda dejar huella positiva por donde pasa y hacerse inolvidable con su perfume.

¿La capacidad de identificar aromas es un don especial?

Hay que tener un cierto don, pero sobre todo hay que cultivar ese don, trabajar todos los días en él para mejorarlo y mantenerlo en el tiempo. Esa es la clave que diferencia las narices de otros talentos: oler, interpretar aromas, viajar, conocer, probar combinaciones de fragancias...

¿Qué significa un olor para usted?

Es algo muy personal. Lo que para mí es un aroma agradable, puede no serlo para otros. Dos personas podemos oler el mismo ingrediente al tiempo y podemos tener sensaciones distintas, más fuertes o más suaves. Cada olor cuenta una historia.

¿Cuál es su inspiración?

Mis fuentes de inspiración son muy variadas. Un recuerdo de la infancia, un viaje o hasta un encuentro con alguien. La naturaleza es una gran inspiración -los paisajes y las flores- o también las artes.

¿Cómo es el proceso para crear una fragancia?

Cuando creé Ccori, que significa oro en quechua, visité por varios meses los Museos del Oro de Perú y Colombia para descubrir a qué podía oler ese metal precioso. Gracias a eso, elegí materias primas poderosas como la rosa, la flor de azahar y la orquídea, que al fusionarlas podían asemejar el aroma del oro. Después es muy importante el proceso de maceración. Ese es un ejemplo del proceso para crear una fragancia.

¿Cómo selecciona los ingredientes?

Flores, hierbas, maderas, aceites de frutos y especias son consideradas materias primas de primer nivel. Todas deben ser seleccionadas de diferentes lugares exóticos del mundo para la creación de los perfumes más exquisitos que realmente marquen la diferencia.

¿Cuál es el papel de la naturaleza en la creación de fragancias?

La naturaleza es nuestro proveedor de materias primas, por eso debemos respetarla. Algunas personas no están de acuerdo con utilizar químicos, pero en ocasiones es necesario para no provocar la extinción de las especies.

¿Hay una fragancia para cada persona?

Definitivamente sí. El secreto para elegirla está en que la persona que la lleva se sienta segura. Si se trata de alguien joven, es recomendable elegir fragancias frescas a base de cítricos, flores y maderas, y evitar las que son demasiado dulces. Sin embargo, es relativo, puede que haya alguien joven que se sienta bien con una fragancia dulce.

 

Temas relacionados