Mañana comienza el foro “Corrupción: La peor forma de violencia”

"Esta lucha es de toda la sociedad": Alejandro Santos, director de Semana

Alejandro Santos, director de “Semana”, y Juan Roberto Vargas, de “Noticias Caracol”, hablan de la necesidad de exponer asuntos de corrupción y del deber de los medios de comunicación frente a esta problemática. El foro tendrá lugar en el hotel Marriott, en Bogotá.

Juan Roberto Vargas, director de “Noticias Caracol” y Alejandro Santos, de “Semana”, participarán en el foro organizado por Transparencia por Colombia y Foros Semana, en alianza con El Espectador. / Cristian Garavito

¿De qué se trata el foro que van a realizar?

Alejandro Santos: El foro busca profundizar sobre uno de los grandes flagelos del país: la corrupción. Queremos abrir un espacio donde podamos invitar a las personas que más conocen de este tema a nivel internacional para que nos ilustren sobre cómo ha sido la lucha en otros países, con qué herramientas la han librado y qué casos han sido exitosos. Vamos a revisar, por ejemplo, casos en Hong Kong, Chile, Uruguay, Guatemala y Suecia. Creemos que así la lucha en Colombia puede ser mucho más efectiva.

¿La idea de realizar el foro nace de algún hecho particular o es más bien el resultado de una crisis en el país que necesita de toda la atención posible?

El evento se hace porque hoy en día el gran tema de la agenda en Colombia es la corrupción. Lo vemos con el escándalo de Odebrecht y todas sus ramificaciones en la política y el sector privado, pero también con los escándalos financieros de Interbolsa, Estraval y Elite; con la cartelización de empresas como la de los pañales; con los escándalos de contratación. Todos estos temas tienen hoy al país en una crisis profunda de desconfianza frente a las instituciones, con indignación y rabia que se manifiesta en las redes sociales y con una polarización política que preocupa de cara a la campaña presidencial que se avecina.

¿Por qué es importante que los medios visibilicen la corrupción en el país?

Juan Roberto Vargas: Ese es el otro gran tema del foro. En buena medida, los escándalos de corrupción se saben porque los medios los han contado.

A.S.: En los últimos 30 años, el 90 % de estos casos se han conocido por el trabajo de los medios de comunicación: el Proceso 8.000, la parapolítica, Agro Ingreso Seguro, el DAS... Los medios han sido la punta de lanza de la sociedad en su batalla ética y moral de lo público.

J.R.V.: Además, yo creo que sin ese trabajo no se vería la magnitud de estos temas. Por eso es clave este foro, para que nos preguntemos cómo se ha distorsionado el papel de los medios por cuenta de algunos actores de la vida nacional e internacional que han tratado de achacarles la culpa de la mala imagen de las instituciones y del poder a los periodistas. Nosotros tenemos la obligación moral y social de hablar de estos temas.

¿Quién más tiene la responsabilidad de develar estos escándalos?

A.S.: Esto no es una lucha sectorial, es de toda la sociedad, incluyendo a los usuarios de las redes sociales, quienes deberían investigar más e insultar menos. Aquí deben estar todos combatiendo la cultura de la impunidad para que haya más transparencia, para que los incentivos estén alineados para hacer las cosas legal y éticamente, y para que la gente sepa que si va a cometer una acción ilegal, va a tener una sanción disciplinaria, legal o social. Esto no está ocurriendo en Colombia. La información se está viendo afectada además por las medias verdades.

J.R.V.: Hay otro aspecto clave y es que a la corrupción en el país se le ha metido mucha política, y cuando se hace esto se vuelve un tema de medias verdades o verdades acomodadas, como lo decía Alejandro. La verdad termina configurándose dependiendo del sector político que denuncia un acto de corrupción o es el blanco de la denuncia. Ante esto, los medios sí se sienten solos. Aquí la corrupción no tiene color político, y si hay delincuentes, los hay de un lado y del otro. El periodista tiene que saber que tiene que hacer su trabajo, duélale a quien le duela.

¿Qué puede hacer el director de un medio para respaldar a sus periodistas y no quedarse en esas medias verdades?

J.R.V.: Es importante que sepa que no está solo. Que esté rodeado de un equipo y que su propio medio lo apoya. El ejemplo es el trabajo sobre los Panama Papers. ¡Se ganaron un Pulitzer! Ese apoyo es fundamental. También hay que reforzar la idea de que la mejor manera de blindar su trabajo es con su rigor. Si tiene las pruebas y los testimonios, esa es la mejor armadura.

A.S.: También creo que son importantes la colaboración entre periodistas y la credibilidad de la investigación. Ahí es donde radica la capacidad de los reporteros de ir mucho más allá de la información superficial y tener rigor y criterio para develar lo que mucha gente quiere que se mantenga tapado. La información aquí también es primordial, pues en este debate la opinión no puede tener tanto espacio. Hay que darles muchísima más relevancia a las sentencias judiciales, a las pruebas documentales, que a las opiniones en Twitter. Eso les haría mucho favor al periodismo y a la democracia.

¿Creen que hay líderes políticos con las credenciales para llevar la bandera contra la corrupción?

A.S.: Aquí no se puede generalizar. No todos los políticos son corruptos y no toda la política es un nido de ratas. Tampoco vamos a decir que la política colombiana no está carcomida por la corrupción. Pero creo que hay alcaldes, funcionarios del Gobierno, gobernadores y políticos que están tratando de hacer las cosas bien. Al decir que todos son unos bandidos, le estamos ayudando a la corrupción. Lo que hay en Colombia es una gran desconfianza frente a lo público y a las instituciones, porque no han sabido luchar contra la corrupción; tampoco se han podido cortar los lazos entro lo político y la empresa privada. Pero yo espero que las personas que se van a lanzar a la próxima campaña electoral tengan los pantalones y el mandato popular para poner la cara directa a la corrupción.

J.R.V.: Además, todos los candidatos van a usar la bandera de la lucha contra la corrupción. Ese es el tema que más les preocupa a los colombianos. Estoy de acuerdo en que no se puede generalizar, pero es evidente que en todos los bandos políticos hay corruptos. El gran reto de quien va a llevar esa bandera, que tiene que ser una persona impoluta y transparente, es tener la energía y el carácter para decir que va a denunciar a los corruptos de su propio partido, inclusive a quienes le puedan sumar votos. Vamos a ver quién va a tener la entereza pública de decir eso.

¿Quién se atreve a dar nombres?

A.S.: Yo sí creo que hay gente para esto: Iván Duque, Claudia López, Jorge Robledo, Germán Vargas o Juan Manuel Galán, por ejemplo.

J.R.V.: Todos ellos, y Sergio Fajardo también.

A.S.: La gran pregunta aquí es quién será el que, a medida que transcurra el proceso electoral, no termine de rehén de sus alianzas políticas con tal de ganar las elecciones y logre acabar con esa relación clientelista y corrupta cuando gane.

O sea, ¿usted tiene esperanza de que algo cambie?

Uno no puede perder la esperanza. Si la pierde, está muerto.

Aquí puede ver la transmisión en directo y la programación del foro.