Ha publicado diez libros sobre el tema

Los niños, ¿víctimas de los errores de sus padres?

La argentina Laura Gutman hace estudios sobre la mujer y la maternidad desde hace 35 años. Considera que a veces los adultos, ante el desconocimiento de sus sufrimientos, impactan en la vida de los menores.

Laura Gutman ha escrito los libros “Qué nos pasó cuando fuimos niños y qué hicimos con eso” y “La maternidad y el encuentro de la propia sombra”. / Alejandra López

¿Por qué decidió especializarse en maternidad, nutrición infantil y la mujer?

Me duele la civilización tal como la perpetuamos. Me duelen el desamparo y el desamor sobre nuestras criaturas y sé que las cosas van a cambiar el día que, sobre todo las mujeres, tengamos mayor conciencia de nuestras realidades emocionales para decidir amar, proteger, nutrir y cuidar a los niños.

¿Cuál ha sido su motivación para dedicarse a estos temas?

La vida me fue llevando, no estoy segura de si hubo una sola motivación. Siempre tuve especial sintonía con el sufrimiento emocional de los niños pequeños.

¿Considera que la sociedad no tiene suficiente conciencia de la importancia de la nutrición de los niños?

Estoy segura de que los adultos no tenemos conciencia de nuestros propios sufrimientos vividos durante la niñez, por lo tanto, hemos generado una distancia afectiva que hoy nos aleja de nuestros hijos.

Cuando hablamos de infancia, ¿hay algo que sea urgente por atender?

Si un árbol se marchita, revisaremos la fertilidad de la tierra y el estado de sus raíces. Los niños son nuestras raíces. No hay futuro sin el bienestar de ellos. El nivel de violencia, adicciones, delincuencia, guerras, abusos, injusticia y corrupción que hay hoy en el mundo, como mínimo nos obliga a mirar qué es lo que venimos haciendo. Los adultos somos una consecuencia de los niños que fuimos.

A propósito de su artículo “Nuestras infancias”, ¿qué está pasando con las infancias?

No están ni mejor ni peor que cuando nosotros mismos fuimos niños. Las madres no sentimos a nuestros hijos, y si no lo hacemos, no los podemos satisfacer.

¿Cómo enfrentarlo?

No es un problema de enfrentar. Primero tenemos que ser conscientes de nuestros propios estados emocionales, para tener la capacidad afectiva de sentir a los niños y luego satisfacerlos, apoyarlos, acompañarlos, amarlos y nutrirlos.

¿Cómo explicar el fenómeno de la desnutrición infantil?

Pasa que, si las mujeres llegamos a la maternidad lastimadas, heridas, violentadas y despreciadas, no podremos compadecernos del niño y no nos sentiremos apasionadamente unidas a ellos para alimentarlos ni amarlos.

¿Dónde quedan los derechos de los niños cuando comienzan a sufrir de desnutrición?

Es obvio que todo niño merece ser amado. Por supuesto, la desnutrición es una consecuencia más de la violencia y la distancia que perpetuamos todos. Deberíamos cuidar a cada madre para que esté en condiciones de cuidar a su propio hijo. Los adultos somos responsables.

¿Quiénes son los responsables de la desnutrición infantil?

La madre en primer lugar, luego su entorno y cada uno de nosotros.

¿Qué se puede hacer?

Apoyar a la madre en su indagación personal, tocar el corazón herido de cada una. Comprender y compadecernos de ellas para luego ayudarlas a tomar la decisión consciente de dar prioridad al niño, siempre, en cada una de sus necesidades genuinas y legítimas.

Temas relacionados