Es el presentador de “Yo me llamo”.

“Presentar en vivo es como hacer teatro”: Ernesto Calzadilla

El caraqueño, que se formó como actor y presentador en México, prepara una obra de teatro en la que narra la historia de su vida desde que era niño y quería ser maestro de orquesta hasta el momento en que se convirtió en Míster Venezuela.

Empezó a modelar a los 23 años. ¿Cómo llegó a ese mundo?

Estaba haciendo mi tesis de grado en la universidad. Soy licenciado en acuicultura, pero mientras estudiaba trabajé como bar tender, guardián de playa y mesero. Un día, una amiga que era modelo me invitó a un casting para un comercial de cervezas. (Leer El emotivo momento que vivió Amparo Grisales al recordar a su mamá en "Yo me llamo").

¿Qué lo hizo seguir siendo modelo?

Me gustó el modo en que un modelo se para frente a la cámara y comunica cosas sin decir nada. Además tuve la suerte de irme preparando para el mundo artístico a través de mi agencia. El primer comercial que hice, por ejemplo, fue mi encuentro con el cine. En esa época se grababa en rollos de 35 mm y había toda una mística alrededor de eso porque cada lata era muy costosa. (Leer César Escola, un maestro de la música y la pantalla chica).

¿Su familia lo apoyó en su carrera?

Tuve la fortuna de que mis padres me apoyaron en todo lo que quise hacer. Una vez me gradué de la universidad me empezó a ir muy bien con el modelaje. Hacía campañas internacionales y lo único que siempre me aconsejaron fue que me divirtiera y que tratara de hacer lo mejor. Mi mamá es muy crítica y siempre me ha dicho si le gusta o no le gusta cuando me ve en televisión. (Ver "Pipe y yo ya somos como familia": Jessica Cediel).

¿Por qué llegó a la actuación?

Para mí era el paso que seguía naturalmente después del modelaje. Me empecé a preparar como actor y presentador en 2000 y debuté en el teatro con un monólogo en 2001.

Antes de eso fue Míster Venezuela. ¿Qué puertas le abrió ese concurso?

Fui Míster Venezuela en 1998. Gracias a eso representé a mi país en Filipinas, en un concurso que se llama Manhunt International. Uno de los premios que ganaba con mi título era un contrato para trabajar en Asia del Este y el Pacífico. Estuve año y medio rodando por Singapur, Hong Kong, Filipinas, China, Vietnam y Australia. Regresé y debuté como actor en 2001.

Después de hacer teatro y televisión en su país, viajó a México. ¿Por qué?

Llegué a México en 2004 y me quedé allí tres años. Fui a estudiar en un programa especial que tenía Televisa para actores y presentadores. Allí también tuve la oportunidad de trabajar en algunas producciones y realicé cursos de stand-up comedy y dirección cinematográfica.

¿Qué lo hizo venir a Colombia?

Hace ocho años me invitaron a hacer un casting para la novela Amor en custodia. Se suponía que iba a durar nada más ocho meses, pero ya llevo ocho años acá. Antes de eso había pasado una pequeña temporada en el país trabajando para E! Entertainment.

¿Cómo lo recibió el país en ese momento?

Llegué a trabajar con un elenco maravilloso, encabezado por gente como Alejandra Borrero y Marcelo Dos Santos. Era una gran historia que había tenido un enorme éxito en su versión argentina y mexicana. También tenía un gran personaje, hacía de un guardaespaldas muy bondadoso. Gracias a ese proyecto llegaron más series y novelas.

Es presentador de “Yo me llamo”. ¿Qué trae la nueva temporada?

Este año los actos estaban muy pulidos para las audiciones. Eso es un gran piropo para el programa. Me tiene muy emocionado poder compartir el talento que hay en el país y el proceso que atraviesa cada participante porque, aunque no ganen, esto representa un cambio de vida.

¿Le gusta presentar en vivo?

El teatro me encanta y presentar un programa en vivo es hacer teatro televisado. Es muy exigente porque no hay segundas tomas. En eso y en el contacto con la gente es muy parecido al teatro, y eso hace que cada noche sea como un viaje único e irrepetible.

Planea presentar un “show” humorístico. ¿Sobre qué es?

Es una historia tragicómica en la que abro el clóset de mi vida y comparto historias que mucha gente desconoce. My name is el Turpial de Macuto es un viaje que va desde que era niño y quería ser maestro de orquesta hasta el momento en el que llegué a ser Míster Venezuela.

¿Por qué escogió ese nombre para la obra?

El turpial es el traje típico con el que representé a Venezuela en Manila y Macuto es el pueblo en el que me crie, frente al mar Caribe y a media hora de Caracas. Dura 90 minutos y es una invitación a reconocernos. En eso consiste la stand-up y creo que poder reírnos de nosotros mismos es una de las cosas más importantes en una sociedad.