“Soy una mujer soñadora”: Esperanza Rico

Tiene más de 25 años de experiencia profesional, es periodista de Inpahu y ha estado detrás de la cobertura de las noticias más importantes del país a través de la radio.

Esperanza Rico lleva un poco más de cuatro meses a cargo del servicio integrado de información de RCN. / Gustavo Torrijos

Su enfoque ha sido la radio, pero ¿le gustaría trabajar en prensa o en televisión?

Voy a cumplir 28 años en radio. Ahora con los medios multimedia creo que de alguna manera hacemos un poco de prensa y de televisión. Si algún día se presenta la oportunidad y quiero hacerlo, sería una buena experiencia. Por ahora estoy en radio, que es un medio que me apasiona y me hace vibrar.

¿Cuáles han sido su mejor y su peor recuerdo de su carrera como periodista?

Hay muchos. Los mejores, las liberaciones de los secuestrados, los triunfos de la selección Colombia y de deportistas colombianos, los descubrimientos científicos, la firma de los acuerdos de paz, el Nóbel de Gabo. Los peores, uno muy triste fue dirigir la emisión con la noticia de la muerte de mi amigo Antonio José Caballero.

¿Quién es realmente Esperanza Rico?

Soy una mujer soñadora, demasiado romántica para la época, madre, hija, hermana, tía y periodista, lo llevo en las venas.

¿Por qué formarse en el periodismo en este país es tan difícil?

Puede ser difícil por la inseguridad, las amenazas, el difícil acceso al trabajo y la mala preparación de algunos periodistas cuando terminan su carrera. En las regiones los periodistas están más expuestos, porque trabajan sin protección, rodeados por políticos corruptos y grupos al margen de la ley.

¿Se ha arrepentido de dar alguna noticia o de no darla?

Que recuerde arrepentirme de dar, ninguna. Que hubiera preferido que no ocurrieran: algunas, por dolorosas y tristes. Colombia es un país de muchas, muchas noticias.

¿Qué odia de usted y ama de usted?

Lo perfeccionista que puedo llegar a ser. Quiero que siempre todo salga bien y a veces se me van las luces tratando de que todo se vaya perfecto. Además, lloro mucho y eso no me gusta. Soy muy expresiva y eso lo amo, aunque eso pueda ser un defecto a la vez, pero la gente sabe mis sentimientos con solo mirarme a la cara.

¿Considera que hay machismo en el periodismo?

De pronto cuando entré a trabajar a Caracol Radio, donde estuve más de 20 años y la mayoría eran hombres, entonces noté un poco de machismo. Sin embargo, poco a poco mis compañeros se fueron dando cuenta de que por el hecho de ser mujer no era menos y por el contrario yo era capaz de hacer muchas cosas e incluso apoyaron eso, y hasta ahora ha sido un apoyo total.

¿Extraña hacer reportería?

Sí, lo extraño. Pienso que el mejor trabajo es ser reportero, porque vas a las fuentes, investigas y estás buscando la noticia. Es difícil ese trabajo, requiere mucho sacrificio, y no solo ese, sino en general el periodismo. Fui reportera hace algunos años y extraño volver a las fuentes y hablar con ellas. Lo hago de una manera diferente, pero sí lo extraño porque eso se lleva en las venas.