'Colombia es más racista que Brasil'

Celia Sacramento, líder en las políticas de inclusión en su ciudad, asegura que es muy probable que la próxima cumbre de afrodescendientes se realice en Brasil.

Celia Sacramento en el Centro de Eventos del Pacífico, en Cali, donde se realizó el acto inaugural de la tercera Cumbre, que continúa hoy en Cartagena. / Nelson Sierra - El Espectador
Celia Sacramento en el Centro de Eventos del Pacífico, en Cali, donde se realizó el acto inaugural de la tercera Cumbre, que continúa hoy en Cartagena. / Nelson Sierra - El Espectador

¿Qué hacía antes de llegar al mundo de la política?

Era profesora de universidad. Me gusta mucho estudiar, capacitarme, porque concibo la educación como uno de los principales patrimonios y la mejor inversión que puede tener el ser humano para lograr un desarrollo social, político, económico. Tengo un posgrado y doctorado en Química, entré a la política casi por coincidencia.


¿Cómo fue?

Siendo educadora desarrollé varias políticas y proyectos como casas de arte, cooperativas; creé el primer preuniversitario en mi ciudad, Salvador de Bahía, para que los estudiantes ingresaran con mayores bases a la educación superior. Entonces esa gestión, ese trabajo diferente e innovador como docente, llamó mucho la atención al secretario de Educación y fue como llegué a la política.


¿Cómo son las políticas de inclusión de la población afro en Salvador del Conde de Bahía?

Tenemos como premisa que todos deben tener las mismas oportunidades, sin importar su sexo, raza, religión, filiación política. Y como el 90% de la población allí es negra, desarrollamos políticas públicas que van encaminadas a la inclusión, estrategias para que las oportunidades de la población afro se den no sólo en nuestra ciudad, sino en todo el territorio brasileño.


¿Existe racismo allí?

Dentro de mi ciudad no tendría por qué existir el racismo. Estoy trabajando para invertir, más que en las ciudades, en la gente, que es el mayor activo que tiene una ciudad.


¿Y cómo es la participación política de las mujeres y la población negra en su ciudad?

Hay un liderazgo muy marcado. La gran mayoría de mandatarios y líderes son negros y además mujeres, más del 60 por ciento.


¿Cuál es su principal propuesta para lograr cerrar la brecha de la desigualdad?

Sin políticas públicas y sin la ejecución de las mismas, no es posible un cambio. Por eso la importancia de esta Cumbre, porque es desde las instituciones y desde el Estado que se debe haber un cambio en pro de la gente. Como educadora y alcaldesa, lucho para que la población tenga acceso a la educación, al mínimo de las tres comidas diarias, que sea tratada como igual, porque tenemos los mismos derechos. Si no se buscan políticas incluyentes, crece la brecha de la desigualdad.


¿Qué es lo principal que debe salir de esta Cumbre?

Los medios de comunicación tienen un papel muy importante, por la visibilización que le están dando a este encuentro. Cuando ustedes muestran una situación como la que ha vivido la ministra de Italia, están aportando al debate, a las soluciones. Nos vamos a ir de aquí con la idea de que se puede hacer más, que hay caminos. No puedo imaginar una escuela donde sólo haya blancos. Las personas que son racistas no consiguieron evolucionar y están en la edad de piedra, así que ese concepto tiene que cambiar.


¿Cree que el racismo y la exclusión son más fuertes en Brasil que en Colombia, o viceversa?

Cuando vas a un restaurante costoso en Brasil, sabes que el dinero tiene color y es blanco. Fuimos colonizados por portugueses y la mayoría de población obrera es de África y vinieron para producir. Entre 1500 y 1600 un negro era considerado animal y sin alma. Construían iglesias, pero no tenían derecho a bautizar a sus hijos. A pesar de ello, es notable que en Colombia son más racistas que en Brasil. Ustedes tienen que trabajar mucho en esta temática. No hay políticas. Tienen todas las posibilidades de cambiar esa situación. Si trabajan en esto tendrían más posibilidades de desarrollo que Brasil.


¿Por qué Brasil para llevar a cabo la próxima Cumbre?

Si queda Brasil será una buena opción porque es un país que tiene mucho que mostrar y un ejemplo en políticas públicas para las minorías. Por ejemplo, tiene un sistema de cuotas para los estudiantes afros.


¿De qué se tratan?

Antes, las escuelas de medicina no tenían un solo negro. Las oportunidades eran sólo para los estudiantes que venían de escuelas privadas y además sólo para los blancos. Ahora, con el sistema de cuotas, tiene que haber un porcentaje de plazas obligatorio para negros y blancos. Es decir, el 50% de lugares tiene que ser para la población afro. Por eso esta política garantiza la inclusión. Siendo química, la comparo con un catalizador. Es un filtro que permite que el racismo se quede arriba y que la sustancia, al final, sea homogénea, igual para todos.