El hombre que puso al país a comer cerdo

El consumo de este tipo de carne se duplicó en el país en los últimos 12 años. Fortalecimiento de la industria, la clave para lograrlo.

Carlos Alberto Maya, presidente de Porcicol, agremiación que cumple 30 años de formalización de la industria porcina en el país. / Gustavo Torrijos
Carlos Alberto Maya, presidente de Porcicol, agremiación que cumple 30 años de formalización de la industria porcina en el país. / Gustavo Torrijos

¿Qué tanto persiste el estigma sobre la insalubridad de la carne de cerdo?

Ha cambiado radicalmente la imagen de la carne de cerdo en el país. A diferencia de lo que sucedía en el pasado, donde el consumo de carne se daba principalmente en las fechas especiales y en las celebraciones, hoy la carne de cerdo está siendo cada vez más incluida en la rutina de los hogares.

La industria celebra 30 años de existencia, ¿cómo ha sido la evolución del consumo de la carne de cerdo?

Durante los últimos 12 años, el consumo se ha duplicado, pasando de 3 kilos per cápita al año a 6, y esperamos que siga el crecimiento por encima del 10% anual para alcanzar pronto los 10 kilos.

¿Qué labor realizan para lograr que los campesinos que aún trabajan de manera artesanal e independiente se unan al gremio y aumenten la calidad?

Tenemos programas de apoyo y capacitación no solamente para los campesinos y pequeños productores, sino para los integrantes de otros eslabones de la cadena, como los transportadores y comercializadores.

¿En qué porcentaje está formalizado el sector?

El 75 por ciento. Esto debido a que en algunas regiones de Colombia hay producción para autoconsumo que no parte de la formalidad tributaria o del beneficio de los animales.

En relación con otras carnes, ¿qué tan magra y saludable es la del cerdo?

La carne de cerdo es muy saludable. Una de las más claras pruebas es que los habitantes de países europeos y asiáticos, que basan su alimentación principalmente en esta proteína, tienen las mejores condiciones de salud.

¿Cómo se vieron afectados con la ola de la peste porcina clásica, antes de que se declarara la anulación de esta en 2011?

En Colombia el último foco de peste porcina clásica fue en el año 2007. Llevamos más de 70 meses sin esta enfermedad y, por el contrario, el país está muy cerca de declararse libre de la misma. Ya se declaró libre la región que produce el 70% de la producción del país.

¿Cómo se llegó a la calidad que hoy conocemos en la industria? 

Hubo un cambio radical en la alimentación, en la genética y en las condiciones de producción. El cerdo de hoy tiene una alimentación balanceada basada principalmente en maíz y soya, los desarrollos genéticos han logrado llegar a producir animales más magros y carne de mejor calidad.

¿Cuál es la ciudad o población colombiana que más consume carne de cerdo?

Medellín, en promedio. Antioquia es el departamento en el país de mayor consumo de carne de cerdo con casi 20 kilogramos por persona al año. Hay muchas ciudades de Colombia, donde apenas en estos últimos 5 años ha surgido un nivel importante de consumo, como es el caso de Bucaramanga.

¿Qué hace falta para que se logren exportar las 20.000 toneladas proyectadas a Corea del Sur?

Las condiciones comerciales son muy favorables, pues este país tiene un alto consumo, su población tiene un altísimo poder adquisitivo y sus preferencias en cuanto a cortes son distintas a las de los colombianos. Sin embargo, lo que sí hace falta es que el Gobierno Nacional avance con la agenda de trabajo frente a los requisitos sanitarios de admisibilidad. Esto ha estado muy demorado, y si no se logra rápido no tendremos ninguna posibilidad.

¿Qué hace falta para que el sector esté posicionado entre las mejores industrias del país?

Apoyo y acompañamiento de las instituciones de gobierno enmarcadas en una política de desarrollo agropecuario. Este sector seguirá creciendo y agregará valor con exportaciones. Además, seguirá comprometido con el medio ambiente, el bienestar animal y la responsabilidad social. Sin embargo, sin política agropecuaria esto será muy difícil.

¿Qué puertas les está abriendo o cerrando los TLC al sector?

Los tratados de libre comercio no nos van a acabar como sector, pero sí nos han obligado a fortalecernos. Lo que reclamamos es que el Gobierno fue el que negoció los acuerdos comerciales entregando excelentes condiciones a otros países para que ingresaran carne de cerdo a Colombia, no fortaleció a tiempo las instituciones para alcanzar admisibilidad de nuestros productos a otros países. Desde este punto de vista nos han abierto las puertas para la entrada, pero no para la salida.