Un chat con... 29 Abr 2013 - 10:00 pm

Comediante y escritor argentino

'Escribir es mi necesidad'

Luis María Pescetti no sólo trajo literatura infantil a la Feria del Libro, sino el buen humor y la alegría que lo caracterizan. Habla de los retos que se deben asumir con las nuevas formas de comunicación digital entre los niños y jóvenes.

Por: Elespectador.com
  • 48Compartido
    http://www.elespectador.com/entretenimiento/unchatcon/escribir-mi-necesidad-articulo-419191
    http://tinyurl.com/bogmacg
  • 0
insertar
Luis María Pescetti asegura que puede estar más tiempo sin actuar que sin escribir. / Gustavo Torrijos-El Espectador

Es un artista polifacético: músico, escritor, actor, humorista...

Claro, es que un sólo sueldo no alcanza (risas).

¿Con cuál de estas facetas se siente más identificado?

Mirá, escribir es muy íntimo, si bien se hace un período de investigación y salís y hablás con la gente, la mayor parte del tiempo, como dice Virginia Woolf, necesitás un cuarto propio. Y la actuación es todo lo contrario: la exposición, la adrenalina. Cada uno tiene cosas irreemplazables. Si paso mucho tiempo sin escribir, lo extraño; lo mismo sucede con la actuación.

De los dos, ¿cuál es el que más necesita?

Definitivamente, escribir. Puedo estar más tiempo sin actuar que sin escribir. Lo necesito inmensamente.

Empezó con la escritura, ¿cuándo llegó a la música?

Empecé como profesor de música en las escuelas primarias, y luego vi que las canciones que les hacía a mis alumnos divertían a los adultos, entonces empecé a explorar más ese campo.

¿Es difícil el público infantil?

Más o menos. Se dice que el público adulto espera el final de una canción y de todas maneras aplaude, mientras que el público infantil no.

La era digital, a la que cada vez acceden más las nuevas generaciones de niños, ¿los beneficia o los perjudica?

Todo depende. Los perjudica en la medida en que sus papás, que están al lado, están atentos a la pantalla... pero de su Blackberry (risas). Lo digital pone todo en una escala que va más allá de lo que el cerebro va preparando, y, traduciendo en concreto, hay que ir modulando esa escala de a poco. Un niño está preparado para que lo que hace sea visto por tus cercanos y no por un millón de espectadores al otro lado del mundo, a quienes ve sólo por una pantalla. No están preparados para lidiar emocionalmente con eso.

¿A qué edades podrían estarlo?

Una niña de doce años puede estar preparada para un encantamiento de la edad propio, es decir, tú me gustas, ¿quieres ser mi novio? Pero eso mismo, puesto en un video que se reproduce y es como un eco permanente de esa acción, parte la cabeza. Lo público y la escala de lo no público son cosas delicadas.

¿Escribir hoy para un público infantil debe ser diferente que hace unos años?

Acabo de escribir una novela para niños de diez años. Ellos están en contacto permanentemente con lo digital. Sería incoherente poner que si se van de vacaciones a distintos lugares no se comunican de alguna manera. Tuve entonces que buscar la vuelta y ver cómo hacer para que permanezcan en contacto digitalmente, pero no instalar realidad en el presente, porque no sabemos cuánto durará Facebook.

¿Cuál es la importancia del humor en su obra?

El humor es un estallido emocional de alegría, un camino que siempre te pone en comunión con el otro. El humor es aquello que te regresa a la ronda, después de que te habían echado. Si la embarraste y te azotas por ello, pero viene alguien que te cuenta casi lo mismo, aunque peor, te ríes. Sientes el alivio de regresar, ya no estás en el exilio, sino que eres bienvenido entre los humanos de nuevo.

Natacha es un personaje que aparece recurrentemente en toda su obra infantil. ¿De dónde salió?

Es un personaje que quiero mucho. Era una alumna mía y empecé a poner en ella frases que yo decía en broma, y le fui añadiendo cosas. Es un personaje desparpajado, con mucha confianza en sí misma y al tiempo muy ingenua. Es una voz que tengo muy clara. Me resulta muy fácil enfrentarla a cualquier situación y saber qué haría ella.

¿En qué está trabajando ahora?

Terminé dos libros y un disco: el primero, Unidos contra Drácula, poemas y textos breves para públicos de varias edades; el segundo, Alma y Frin, y el disco, que está en producción, Él empezó primero, que es la excusa entre los niños para culpar al otro de lo que hacemos, aunque pasa también en la política.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio