Publicidad
Un chat con... 18 Oct 2016 - 9:57 pm

En la piel de los antagonistas con Mauricio Mejía

El actor envigadeño estudió actuación mientras trabajaba como obrero en Tocancipá. Su trabajo en televisión lo ha llevado a participar en producciones de Netflix y Universal.

Por: Un chat con...
  • 1Compartido
    http://www.elespectador.com/entretenimiento/unchatcon/piel-de-los-antagonistas-articulo-661011
    http://tinyurl.com/jq3qdfl
  • 0
insertar
Mauricio Mejía ha encarnado personajes como Pablo Escobar y Carlos Castaño. / Mauricio Alvarado

¿Qué recuerdo tiene de su vida en Envigado?

Tuve la fortuna de ser un niño de barrio y de vereda. Cuanto árbol de fruta había, allí estaba encaramado. Me la pasaba afuera, en medio de juegos muy sanos. Tuve todo lo que un niño con una buena infancia podría tener.

¿Cómo fue la época en la que trabajó como obrero?

Siempre quise ser actor, pero en mi familia no había actores o actrices, así que hice mi camino para lograr ese sueño. Empecé como obrero cuando tenía cerca de 18 años y se presentó la oportunidad de trabajar con Ecopetrol. Después salió una obra en Tocancipá y a partir de allí el sueño de ser actor empezó a materializarse.

Cuando llegó a Tocancipá empezó a estudiar actuación. ¿Qué recuerda de ese período?

Me inscribí en un taller del Teatro Libre, en Bogotá. De regreso a Tocancipá tenía que coger Transmilenio hasta la 170 y de ahí me subía a otro bus. Un día me quedé dormido y me desperté en Sesquilé. A esa hora no había buses de regreso y, con el frío que hacía, me tocó esperar en una estación de gasolina hasta que me acercaron.

Usted ha encarnado personajes muy oscuros de nuestra historia. ¿Cómo los prepara?

Los personajes que salen de la ficción son mucho más difíciles de construir. Cuando se trata de un papel basado en una persona real, tengo la fortuna de que hay mucho material para ver. Trato de copiar lo que más puedo y después voy reconstruyendo su personalidad.

¿Es complicado ser reconocido por encarnar a Pablo Escobar y Carlos Castaño?

Como actor tengo el deber de interpretar. A mí me entregan un guion con una información que se busca transmitir, y esa es mi tarea. No me invento las historias y, en el caso de esos personajes, se trata de la historia del país. Estamos retratando nuestra realidad y me parece importante que la contemos nosotros, porque somos quienes saben de ella.

¿Hay algún impacto emocional cuando se interpreta ese tipo de personajes?

He tenido escenas en locaciones muy crudas, como anfiteatros, sótanos y cárceles, y la energía de esos lugares se impregna un poco. Sin embargo, todos los actores tienen un método distinto y, en mi caso, cuando dicen “corte” me salgo de la piel del personaje, me pongo mi ropa y me voy para la casa.

¿Qué tal fue hacer cine para una productora como Universal?

El cine es el sueño de todo actor. De hecho, en Colombia, el cine se hace por pasión y no por plata, porque los recursos son limitados. Hace un año tuve la oportunidad de rodar una película que se llama American Made, sobre un piloto estadounidense que trabajó para el cartel de Medellín. Significó la oportunidad de trabajar en la misma producción que Tom Cruise y fue una experiencia increíble.

¿Fue muy diferente a trabajar para Netflix?

La experiencia de Narcos fue muy parecida. El mismo equipo que se contrató para hacer American Made trabajó en Narcos. Son producciones en las que se invierte mucho en el talento humano. Los efectos especiales, por ejemplo, son realizados por personas que trabajaron en películas como Rambo.

¿Qué opina de la televisión en Colombia?

Estamos atravesando un momento duro. El mercado ha cambiado y el rating ya no es lo que era. En Colombia se está exigiendo un rendimiento industrial para que alcance el presupuesto. Ya no importa la calidad de las escenas sino la cantidad de minutos grabados. En eso coincido con (el director) Mario Ribero cuando dice que esto es negocio, pero entre mejor se hagan las cosas, mejor va a ser el negocio.

¿Qué viene para su papel en “Narcos”, la serie de Netflix?

Es una sorpresa. Para nadie es un secreto que mi personaje (Carlos Castaño) muere, pero podría pasar en el primer o en el último episodio de la siguiente temporada. La historia no está centrada en la vida de Pablo Escobar o en el paramilitarismo. Narcos abarca mucho más, y mientras aparezca mi personaje lo voy a disfrutar.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

0
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$423.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio