Sobre el brebaje del yagé

Los indígenas del Putumayo abren en las personas la comprensión y el interés por muchos temas.

Ricardo Díaz, director de Visionchamanica.com. / Cortesía
Ricardo Díaz, director de Visionchamanica.com. / Cortesía

¿Qué es “Visión Chamánica” y cuándo dio inicio a este proyecto?

Visión Chamánica es un proyecto editorial y de conocimiento que inicié hacia 1998, luego de un trayecto personal de experiencia con la planta del yagé y con el ritual de purga de los taitas del Putumayo. Por aquel tiempo pensaba que esa medicina y ese contexto debían tener mayor difusión y contar con un medio informativo serio y consistente. Luego de ganar una convocatoria distrital en Bogotá, el primer número físico de la revista salió en febrero de 1999. Luego hice dos entregas más en 2000, y a partir de 2002 estamos en la red como Visionchamanica.com. Todo este recorrido ha sido importante para identificar las áreas de interés de “lo chamánico”, así como qué significa “lo chamánico” mismo... Muy sintéticamente, se trata de la búsqueda del empoderamiento de las personas a través de técnicas y procedimientos provenientes de los saberes y recursos de las culturas tradicionales.

¿A quién va dirigido especialmente?

Hemos detectado un gran interés en esta temática. Particularmente en los jóvenes, pero no sólo ellos. Creo que la crisis de los “grandes relatos” que registra la “posmodernidad” ha hecho que el reconocer y volver a valorar antiguas visiones y prácticas tenga un interés muy amplio y nutrido. Nos dirigimos a las amplias capas urbanas alfabetizadas, sensibles a los temas alternativos en la salud y a los mensajes de cuidado y salvación de la Tierra como “madre primordial”.

¿Qué temas se abordan en el proyecto?

La temática central tiene que ver con las “medicinas tradicionales indígenas” o “etnomedicinas”, conocidas como “chamanismos” y uno de sus recursos más recordados son las “plantas de poder” o de conocimiento, que son un recurso genérico de salud que ayuda a las personas, con una preparación previa y proporcionada en las condiciones adecuadas, a contactarse consigo mismas y con esa dimensión de la realidad que podríamos entender como el Todo o Dios, y que puede producir en la persona una actitud profunda de hacerse cargo de su realidad y su destino.

Ese procedimiento de purga integral —la más conocida en nuestro medio se realiza con el brebaje del yagé, de los indígenas del Putumayo— abre en las personas la comprensión y el interés por asuntos como las plantas medicinales, la ecología, las comunidades indígenas mismas, etc. Por eso las secciones de la revista virtual incluyen temas como: yagé y estados modificados de la conciencia, ecología y madre tierra, manifestaciones del arte chamánico e indígena y del arte en general, plantas medicinales y sus utilizaciones, cuidado del cuerpo a través de prácticas físicas, nutrición y alimentación adecuada, los chamanismos o diversas visiones y prácticas de salud y sanación, y las culturas de los pueblos del mundo. Un espectro amplio de lo humano, transversal al tema de la salud.

¿Se realizan talleres y encuentros chamánicos?

Actualmente no. Hasta mediados de 2014 realizamos un evento de purga con yagé que se denominaba “Seminario-taller-ritual Yagé Terapéutico”, del que hicimos 150 ediciones en 14 años. Suspendimos para evaluar y repensar lo realizado. Actualmente realizamos, con quienes nos requieren, un acompañamiento terapéutico personalizado de la purga con yagé, y estamos preparando la realización de un evento más avanzado, para personas que ya conozcan lo que es el yagé, algo así como un “yagé 2.0”. También hacemos de interfaz, remitiendo interesados, con eventos de amigos nuestros, como los del Fuego Sagrado de Itzachilatlan, o las Danzas de Paz Universal, o el dojo budista de la Mente Magnánima, o la ecoaldea Atlántida en Cajibío (Cauca), y otros más, de los que conocemos su seriedad y consistencia y a los que remitimos a quienes nos consultan.

¿Por qué a veces se tiene prevención con el chamanismo?

Hay confusión sobre el tema, dentro de la cual florecen muchos especímenes fantasiosos que se disputan autenticidades y linajes discutibles. Y mucha charlatanería: la proliferación de relatos sobre chamanismos y magias hace difícil orientarse en el medio, más aún para gente neófita.

Pienso que en medio de la danza de egos, vanidades y delirios, las personas que buscan estos recursos deben tener claro, como piedra de toque, que la cuestión es su propio empoderamiento para enfrentar su destino y no encontrar alguien que les haga la tarea —o que se lo prometa— o que las lleve a una dependencia o a afiliarse en alguna creencia o cofradía como solución para su vida.

¿Cuál es el objetivo de Visión Chamánica?

Actualmente queremos mantener la página como fuente de información consistente, atentos a los desarrollos en la utilización de los recursos de las medicinas tradicionales en la sociedad occidental, propiciando el diálogo entre las diversas culturas médicas y proponiendo una mentalidad abierta, lejana de dogmatismos, dando curso y promoviendo la circulación de aquellas propuestas que estén en esa dirección.

¿Se han publicado algunos medios impresos para conocer más de “Visión Chamánica”?

Estamos preparando en la actualidad una compilación de lo que hemos escrito en este tema y que aparecerá como libro. Son intervenciones en diversos foros a los que hemos sido invitados, y artículos y textos con diverso objetivo, pero que definen el marco de preocupaciones que nos han acompañado en este periplo. Allí se registra nuestra experiencia y nuestro aporte a esta temática. Pronto daremos a conocer el resultado de esta gestión.

¿Qué actividades desarrollará este año?

Lo dicho: mantener alimentado con información actual y consistente la página, impulsar el formato personalizado de acompañamiento terapéutico a la purga con yagé, realizar un nivel avanzado del “yagé terapéutico” y la preparación del texto compilatorio anunciado. Y desde luego, atentos a las iniciativas de nuestros amigos y abiertos a la magia y las sorpresas que la realidad nos depara.

Temas relacionados