Nigeria pide ayuda tras derrame de 30.000 barriles de crudo

Trece aldeas resultaron afectadas debido al derrame en el Delta del Níger.

La fuga, que se declaró en el campo de aguas profundas Bonga, a 120 km de las costas del Delta del Níger, en el sur de Nigeria, fue detenida, así como la producción en esta importante instalación cuya capacidad de extracción asciende a 200.000 barriles por día.

"Es la peor marea negra desde 1998" en Nigeria, estimó el director de la agencia nacional de detección y de respuesta a las fugas de crudo (NOSDRA) de ese país, Peter Idabor, haciendo referencia a un incidente que implicó ese año a Mobil.

Las autoridades nigerianas activaron un plan de emergencia.

Según la compañía anglo-holandesa "menos de 40.000 barriles" se habrían vertido accidentalmente en el Océano Atlántico cuando se trasladaba el fluido hacia un buque tanque.

Sin embargo, en tierra, según los activistas, se vertieron fluidos mucho más importantes que llegaron al Delta del Níger, región petrolera del sur del país, el primer productor de crudo de Africa.

Esta región petrolífera está extremadamente contaminada luego de más de 50 años de explotación.

En un informe publicado en agosto sobre la polución en el país Ogoni, un sector del Delta del Níger en el que Shell estuvo particularmente implantado en el pasado, la ONU estimó que los daños para el agua, la tierra y el aire eran tales que la limpieza de la zona será la más importante que se lleve a cabo en el mundo.

Los habitantes de las trece aldeas exigen ayuda pues el crudo hace imposible pescar, esta es la actividad que les da alimento y sustento.