• Los habitantes de Palmor hicieron el tránsito a bombillas ahorradoras hace un año

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • Palmor, "un pueblo de cachacos en tierra costeña"

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • Marcel Pérez, presidente de la Junta de Acción Comunal de este corregimiento de Ciénaga (Magdalena)

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • Antioqueños, santandereanos, costeños, boyacenses, caldenses y, en su gran mayoría, tolimenses fundaron Palmor

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • En 1991 se inauguró la pequeña central hidroeléctrica, para beneficio de 105 viviendas

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • Palmor está situado en medio de la Sierra Nevada de Santa Marta

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • La construcción de la central fue liderado por el Programa Especial de Energía de la Costa Atlántica (Pesenca).

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • Cuando no había energía eléctrica “los que tenían forma de hacerlo compraron su plantica; otros utilizaban esperma o mechones de petróleo

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • La pequeña central hidroeléctrica que en 1991 atendía 105 viviendas pasó a proveer a unos 420 suscriptores, lo que deterioró el servicio

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • El proyecto de ampliación va dirigido a repotenciar la necesidad que tiene el pueblo, pero también a llevarle energía a 300 hogares más.

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • Marina Medina Cordero, hermana de Miguel Medina, principal impulsor de la hidroeléctrica.

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • Sólo Marcel y Julio entienden la impotencia y tristeza que se siente cuando, debido a “la idiosincrasia política, donde todo es para familias de apellido, no se puede progresar"

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • Ampliación cuenta con el apoyo del IPSE y Usaid

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • Consiguieron, además, la construcción del acueducto, carreteras, viviendas, el puesto de salud, la iglesia, el cementerio, el colegio y el parque.

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • Para llegar a Palmor hay que recorrer durante más de dos horas una carretera destapada.

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • "Antes, en la casa se quemaban de a dos o tres paqueticos de esperma semanal. Imagínese cuánto vale eso...

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • “Esos aparaticos son una ayuda muy grande y ese alumbrado es una belleza”, dice Luis González

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • Ni siquiera la prohibición de usar estufas eléctricas los salvó del desabastecimiento.

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • La solción no convencional de energía

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • “Dios permita que nos volvamos municipio”, es otro de los clamores que se escuchan por las contadas calles del corregimiento

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • La construcción que una vez los hizo sentir orgullosos, ya no daba abasto

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • Los racionamientos no se hicieron esperar. Cuando se bajaba la potencia de la luz, era necesario suspender dos o tres horas el servicio en la noche.

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • En realidad la luz llegó el 10 de septiembre de 1990, así la placa en la central diga que fue el 2 de febrero de 1991.

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • Pequeña central hidroeléctrica de Palmor

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • Palmor es considerada la capital cafetera del Magdalena

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • Este corregimiento, hecho a pulso, comparte territorio con los pueblos indígenas kogui y arhuaco

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • Francisco Gil dice que sus “hermanos” (unos 2.000) se han beneficiado indirectamente de la central

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • Un grupo de niños del resguardo Kogui Malayo Arhuaco llegaron al pueblo a realizar su bachillerato

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • Pese a huir de ella, la violencia alcanzó a este pueblo que tiene más iglesias que colegios

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

  • En el proyecto de ampliación, para garantizar energía las 24 horas del día y mejorar la calidad del servicio, se invertirán alrededor de $2.500 millones

    Fuente: Luis Ángel/ El Espectador

Más Galerías

Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio